Skip to content
 

¿Cómo afecta el matrimonio a la Seguridad de Ingreso Suplementario?

Estar casado puede afectar de manera considerable lo que recibes de la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) —un beneficio administrado por el Seguro Social para las personas mayores y discapacitadas de bajos ingresos— de dos importantes maneras:

  • Si tú y tu cónyuge reúnen los requisitos para recibir la SSI, están sujetos a un beneficio máximo por pareja, una cantidad inferior a la suma de dos beneficios individuales.
  • Si solicitas o recibes la SSI y tu cónyuge no, el Seguro Social puede considerar sus ingresos para determinar si tienes derecho a recibir beneficios o calcular la cantidad de pago, un proceso llamado “atribución”.

Ni el estado civil ni los ingresos de un cónyuge afectan el Seguro por Incapacidad del Seguro Social (SSDI), otro beneficio que la Administración del Seguro Social (SSA) brinda a las personas que no pueden trabajar debido a un problema de salud grave. Los requisitos para recibir el SSDI y los montos de pago se basan solo en tu historial de trabajo y tu enfermedad.  

Pero la SSI se basa en gran parte en las necesidades financieras. Los cambios en la vida que afectan las finanzas de tu hogar, como el matrimonio o el aumento de sueldo de tu cónyuge, pueden resultar en la reducción o la terminación de los beneficios de la SSI. Aquí te explicamos cómo.  

Las parejas con derecho a beneficios y la ‘multa por matrimonio’

La SSI proporciona pagos mensuales a personas con discapacidades, ciegas o de 65 años o más que tienen dificultades financieras. El beneficio federal máximo lo establece la SSA y se ajusta anualmente por la inflación. Se puede reducir si un beneficiario gana ingresos del trabajo o recibe dinero de otras fuentes, como pensiones, programas gubernamentales o familiares.

En el 2022, este beneficio máximo es de $841 al mes. Sin embargo, si dos beneficiarios están casados, se consideran una pareja con derecho a beneficios y no reciben sus propios beneficios por separado. El Gobierno aplica una tasa para parejas, actualmente de $1,261 al mes, 1.5 veces el beneficio individual. Sus ingresos combinados se tienen en cuenta para determinar el pago conjunto.

La SSA también establece un límite a la cantidad de activos financieros que puedes tener —como ahorros, inversiones y propiedades aparte de la casa en la que vives— y todavía reunir los requisitos para recibir la SSI. Para una persona, el límite es de $2,000; para una pareja, $3,000 combinados.

Según un documento publicado por el Seguro Social en el 2003, la razón por la que se paga a los cónyuges con derecho a beneficios menos de lo que recibirían si fueran solteros es que al compartir un hogar y recursos financieros, una pareja puede vivir más económicamente que dos personas que viven solas.

Los defensores de los derechos de las personas con discapacidades y otros críticos dicen que esta disposición discrimina a los beneficiarios de la SSI y a los solicitantes que están casados o desean casarse. El presidente Biden ha pedido eliminar la llamada “multa por matrimonio” para que la tasa para parejas de la SSI sea igual a dos beneficios individuales, y AARP ha respaldado la legislación del Congreso que lo haría.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Ingresos y recursos atribuibles

Si solicitas o recibes la SSI y tu cónyuge no, el Seguro Social puede considerar los ingresos de tu cónyuge para determinar si tienes derecho a recibir beneficios y calcular la cantidad. Esto se debe a que la SSA supone que parte de los ingresos que un cónyuge aporta al hogar está a tu disposición y se dirige a satisfacer tus necesidades.  

Mediante un cálculo complejo se determina si una cantidad de los ingresos de tu cónyuge son “atribuibles”; es decir, si se tomarán en cuenta para determinar si tienes derecho a recibir beneficios. El Seguro Social descuenta algunas ganancias del cálculo, y puede haber deducciones adicionales si tienes hijos que viven contigo. 

Si lo que queda del ingreso mensual de tu cónyuge después de estas deducciones es igual o menor que la diferencia entre el beneficio máximo individual y el beneficio máximo para parejas —en el 2022, esta cantidad es $420— no se aplica el proceso de atribución. Tu SSI no se ve afectada.

Sin embargo, si el ingreso mensual “atribuible” de tu cónyuge es de más de $420, el Seguro Social los considerará una pareja con derecho a beneficios y tomará en cuenta tanto tus ingresos como los de tu pareja para calcular tu beneficio. Eso podría reducir considerablemente tu pago o impedirte recibir la SSI.

Ten en cuenta que

  • El Seguro Social aplica el límite de recursos de $3,000 a las parejas casadas, incluso si solo uno de los dos tiene derecho a recibir la SSI.
  • Los acontecimientos importantes de la vida que puedan afectar tus beneficios de la SSI, como un cambio en el estado civil o en los ingresos de tu cónyuge, deben notificarse a la SSA a más tardar diez días después del final del mes en que ocurrió el cambio.
  • La atribución de ingresos se aplica solo a las parejas casadas que viven juntas. Si estás separado, los ingresos de tu cónyuge no afectan tus beneficios.
  • La SSA también puede aplicar el proceso de atribución al calcular los beneficios de un beneficiario de la SSI menor de 18 años que viva con un padre o sea un inmigrante que tenga un patrocinador en Estados Unidos. Las reglas para determinar el impacto en los beneficios en estas situaciones difieren de las reglas para las parejas casadas.

Actualizado el 29 de diciembre del 2021