Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Se puede cambiar de beneficios jubilatorios del Seguro Social a beneficios por discapacidad?

Nota del editor: en respuesta a la amenaza que representa el coronavirus, las oficinas locales de la Administración del Seguro Social se cerrarán temporalmente al público a partir del 17 de marzo del 2020. Los servicios del Seguro Social seguirán disponibles en internet y por teléfono. Se actualizará este artículo una vez que las oficinas locales vuelvan a abrir.

In English | Sí. Si quedas discapacitado después de presentar una solicitud temprana para los beneficios jubilatorios, quizás puedas cambiarlos al Seguro por Discapacidad del Seguro Social (SSDI). De manera similar, si te jubilas antes de tiempo y luego te enteras de que una enfermedad existente te pudo haber ayudado a cumplir los requisitos para recibir un beneficio por discapacidad más alto, quizás puedas solicitarlo de manera retroactiva.

Para la gran mayoría de los beneficiarios por discapacidad que soliciten el SSDI antes de jubilarse, la pregunta es irrelevante. Si solicitas primero el SSDI, a cualquier edad, el beneficio se calcula como si tuvieras la edad plena de jubilación —la edad en la que tienes derecho a recibir el 100% de los beneficios calculados en función de tus ingresos de por vida—. Una vez que alcances la edad plena de jubilación, tus beneficios por discapacidad automáticamente se convierten en beneficios jubilatorios, y en la mayoría de los casos será la misma cantidad.

Pero supongamos que empezaste a recibir el Seguro Social a los 62 años —por razones que no tienen que ver con la salud— y tus beneficios se redujeron en un 25% por solicitarlos cuatro años antes de alcanzar la edad plena de jubilación (en la actualidad es de 66, pero aumentará gradualmente a 67 durante los próximos años). Seis meses después, te diagnostican con enfermedad renal. Puedes solicitar el SSDI, y si aprueban tu reclamación, recibirás un beneficio más alto, con fecha retroactiva de cuando solicitaste los beneficios jubilatorios. (Aun así, no recibirás tus beneficios jubilatorios completos, pero el "factor de reducción" por la jubilación temprana disminuirá de cuatro años al período en el que solo eras apto para los beneficios jubilatorios).

O, digamos que solicitas tus beneficios jubilatorios del Seguro Social a los 62 años porque ya no puedes trabajar debido al deterioro de tu vista. Tu médico ya te diagnosticó degeneración macular, pero te enteras hasta después de que esto te pudo haber hecho apto para el SSDI. Si puedes demostrar que tu discapacidad comenzó antes de recibir beneficios por jubilación temprana, el Seguro Social te pagará retroactivamente hasta 12 meses de la diferencia entre lo que has recibido hasta el momento y lo que hubieras cobrado bajo el SSDI. (Si solicitaste los beneficios por discapacidad dentro de un año de empezar a recibir el Seguro Social, podrían restablecerse tus beneficios jubilatorios completos; después de un año, se reducirán).

Debido a que el procesamiento de las reclamaciones por discapacidad puede tardar meses o años más que las solicitudes jubilatorias, algunas personas que cumplen 62 años y tienen problemas de salud significativos solicitan ambos beneficios a la vez, para tener algún ingreso del Seguro Social mientras esperan la decisión del SSDI. En ese caso, si tu solicitud por discapacidad se aprueba, recibirás un beneficio más alto (aunque no necesariamente tus beneficios jubilatorios completos) y un pago retroactivo. Pero es una estrategia riesgosa: las reclamaciones por discapacidad tienen un estándar alto de prueba y a menudo son rechazadas; si eso ocurre, podrías recibir beneficios jubilatorios reducidos de por vida. Antes de elegir esta opción, considera consultar con un abogado que conozca bien la ley de discapacidad.

En todas estas situaciones, si cambias de beneficios jubilatorios al SSDI, la cantidad de beneficios por discapacidad que recibes cuando alcanzas la edad plena de jubilación se convertirá en tus beneficios jubilatorios.

Recuerda que

  • Los beneficios jubilatorios son basados en los 35 años en los que ganaste un salario mayor, pero las personas que reciben beneficios por discapacidad pueden haber pasado mucho menos tiempo en la fuerza laboral. En esos casos, tus beneficios del SSDI se determinan en función de tus ingresos promedios ajustados por inflación desde tus 21 años hasta el año en que quedaste discapacitado.
  • Existen factores diferentes a los ejemplos anteriores que pueden influir la manera en que el Seguro Social calcula el cambio de beneficios jubilatorios a beneficios por discapacidad. Puedes llamar al Seguro Social al 800-772-1213 o visitar tu oficina local para hablar sobre cómo puede afectarte cambiar de beneficios.

 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.