Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

La angustia de los abuelos que no pueden ver a sus nietos recién nacidos

Las preocupaciones por los viajes y la COVID-19 dan lugar a nuevas formas de conectarse y prestar apoyo.

Captura de pantalla de una videollamada entre una mujer y su nieto

Cortesía Cathy Halchak

Cathy Halchak usa la tecnología de videollamadas para hablar y cantarle a su nieto recién nacido Benjamin.

In English | Cathy Halchak solo quiere abrazar a su nieto recién nacido, Benjamin, quien nació en abril. Pero la pandemia de coronavirus no le ha permitido acurrucar al bebé a esta abuela de 60 años.

Halchak, de Cincinnati, dice que su médico le recomendó no viajar a Alaska para conocer a su nuevo nieto, el primer hijo de su hijo menor. Habría sido necesario tomar tres vuelos y pasar por cuatro aeropuertos durante el viaje. Ella y su esposo corren el riesgo de contraer COVID-19.

“Solo quiero poder abrazarlo”, dice Halchak, quien también se preocupa porque no puede ayudar mucho a los nuevos padres, ya que no puede permitirles tomarse un descanso si el bebé está despierto toda la noche ni llevarles comida. “Nos estamos perdiendo de mucho y está fuera de nuestro control".

La COVID-19 les ha robado muchas experiencias a los abuelos. Pero a muchos, la pandemia les ha arrebatado ese momento especial de conocer a un nieto por primera vez y lo ha reemplazado por una espera agonizante.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Encuentra otras maneras de conectarte

La angustia es común. Una encuesta reciente de casi 1,400 abuelos realizada por el sitio web para abuelos Gransnet, con sede en el Reino Unido, reveló que el 69% no había conocido a sus nuevos nietos desde finales de marzo, y el 76% no había abrazado ni tocado a ninguno de sus nietos durante el mismo período. A muchos abuelos, esto los afecta gravemente.

Terri J. Correa, de 58 años, y su esposo, Norberto, condujeron desde Phoenix para conocer a su nieta prematura que nació seis semanas antes de lo previsto a mediados de julio, pero no pudieron entrar al hospital para verla. Tuvieron que irse antes de que le dieran el alta. 

No conocer a la pequeña en persona fue “desgarrador”, pero Correa se conecta a través de FaceTime varias veces a la semana para verla, lo que la ayuda, y se siente aliviada porque su nieta se encuentra muy bien. “Estoy agradecida porque nació sana y está saludable a pesar del aterrador virus”, dice Correa.

Terri J. Correa y su esposo

Courtesy of Terri J. Correa

Terri J. Correa y su esposo Norberto no han podido ver a su nueva nieta que nació en julio.

Halchak, por su parte, ha encontrado maneras de conectarse. Ella y su esposo están presentes en la vida de su nieto (y la de sus padres) por medio de FaceTime, y ella usa un Amazon Echo para ver a Benjamin por video en su sillita mecedora, para hablarle y cantarle y para leerle cuentos.

“Conoce nuestras voces y ha empezado a voltear la cabeza y mirar y responder... Estamos haciendo todo lo humanamente posible, aunque estamos a 3,000 millas de distancia”, dice. “Hemos aceptado que esto no va a terminar pronto”.

Aunque a los nuevos padres les puede preocupar, con razón, exponer a un bebé a cualquier enfermedad, entre ellas COVID-19, la amenaza más grande puede ser contra los abuelos, quienes a menudo se encuentran en la categoría de alto riesgo debido a su edad o a problemas de salud preexistentes. Viajar podría exponer a los abuelos al coronavirus. Además, los familiares —incluso quienes no tienen síntomas— pueden infectar, sin saberlo, a los parientes mayores.

Los expertos recomiendan que si estás haciendo planes para conocer a un nieto recién nacido en un futuro próximo, todos se sometan a una cuarentena de dos semanas antes de reunirse, aun si las personas parecen no tener síntomas.

Es difícil prestar apoyo

Para Albert y Sandra Davis (de 73 y 70 años, respectivamente), de Filadelfia, su experiencia después del nacimiento de Jacob, su nuevo nieto, es muy distinta a las ocasiones anteriores en que conocieron a sus otros nietos por primera vez. Para empezar, Sandra no pudo estar presente durante el nacimiento de Jacob, en mayo, algo que pudo hacer las otras veces.

Maneras de ayudar a los nuevos padres desde lejos

  • Usa la tecnología de videollamada, como Zoom y FaceTime, para ver momentos importantes del desarrollo, como cuando el bebé sonría o se dé la vuelta solo.

  • No des consejos a menos que te lo pidan (puedes tener la tendencia a hacerlo cuando la única opción es hablar por teléfono).

  • Envía comida, pero no te olvides del impacto que puede tener recibir algo por correo postal. Un paquete de regalo, una carta, un poema, un libro o un detalle sentimental que tenga un significado para la familia es bienvenido.

  • Intenta distraer a los niños mayores con juegos e historias por medio de videollamadas para dejar descansar a los padres y permitirles concentrarse en el recién nacido.

  • Usa la tecnología para hablar y cantarle a tu nieto e interactuar con él con frecuencia.

  • Muestra empatía y ofrece apoyo a los nuevos padres, y reconoce la tristeza que probablemente están sintiendo por las limitaciones del distanciamiento social y la pandemia.

"El proceso de formar vínculos y la emoción que se siente al abrazar a un bebé recién nacido son increíbles”, dice.

Albert también estaba ansioso por participar en el brit milá de Jacob, una ceremonia judía de circuncisión, aunque gracias a la tecnología participaron más parientes de manera virtual que los que hubieran podido asistir.

Por si eso fuera poco, a su yerno le diagnosticaron COVID-19 recientemente y está en cuarentena en una habitación separada mientras que el resto de la familia está a la espera de hacerse la prueba. Esto significa que la joven familia que reside en Seattle no puede recibir ayuda en persona de nadie, incluidos los abuelos. Por el momento, la hija del matrimonio Davis cuida de su bebé recién nacido y de su hijo de dos años por sí sola.

"Es muy, muy difícil para todos. Todos pierden... los hijos, los nietos”, dice Sandra. “No es algo que se pueda volver a hacer. Solo nacen una vez”.

Los recién nacidos no son los únicos a los que les hacen falta los abuelos. Los defensores de los nuevos padres están preocupados, especialmente por las madres que se están recuperando física y emocionalmente después del parto.

La consejera de posparto Chelsea Skaggs dice que muchas mamás y muchos papás primerizos están pasando por dificultades por no contar con el apoyo de su familia durante la pandemia. Ella ve “la pena y el dolor” de los padres que extrañan a sus propios padres durante el período después del nacimiento del bebé, cuando normalmente habrían recibido visitas y comida y habrían compartido momentos especiales.

Aunque la espera es difícil, los abuelos dicen que cuando al fin todos sientan que es seguro ir de visita, el conocer a un nieto en persona por primera vez será especial.

Los abuelos Elena y Daniel Amsili (de 62 y 65 años, respectivamente), de Aventura, Florida, esperaron ansiosamente ver a su nuevo nieto por primera vez por medio de una conexión por video.

“Estábamos desesperados por hablar con ellos y verlos”, dice Elena. “Fue muy emotivo ver al nuevo miembro de la familia [por FaceTime]”.

Para proteger la salud de todos, Elena dejó de trabajar el 13 de marzo para someterse a una cuarentena en casa antes de visitar a su nuevo nieto en Nueva York. Elena es originaria de Colombia, donde generalmente la familia participa mucho en la vida del recién nacido.

Pero cuando Elena por fin hizo el viaje, su esposo tuvo que quedarse en casa porque tiene diabetes y corre un alto riesgo de contraer COVID-19.

Elena “lloró de felicidad” cuando vio al bebé; se quedó un mes y usó una mascarilla durante el día. Llamaba con frecuencia a su esposo por FaceTime para que participara.

“Fue una experiencia increíble poder estar ahí y ayudarlos”, recuerda. “Me decían que los hijos son especiales, pero los nietos son mágicos”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO