Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Cómo sobrellevar el duelo en la temporada de fiestas de fin de año

9 consejos que ayudan a superar momentos difíciles.

Vela con luces navideñas

BETSIE VAN DER MEER/GETTY IMAGES

In English | El dolor que sentimos tras la pérdida de un ser querido, sin duda, es una experiencia profunda y difícil. La temporada de fiestas puede intensificar la sensación de pérdida y tristeza, en especial marcada por una pandemia que sigue avanzando y que ya ha cobrado cientos de miles de vidas y ha puesto en duelo a millones de personas.

Las reuniones familiares y las fiestas pueden constituir momentos dolorosos debido a la ausencia de un ser querido. Sin embargo, también pueden constituir momentos reconfortantes en los cuales uno pasa tiempo con la familia y los amigos, centrando la atención en los buenos recuerdos y tratando de recuperar la alegría. Si este año te encuentras llorando la pérdida de un ser querido,  estas son algunas cosas importantes que debes tener en cuenta (Algunos enlaces llevan a páginas en inglés).

1. Haz lo que te haga sentir bien

Tú eres quien decide qué actividades, tradiciones o eventos podrás llevar adelante. No te sientas obligado a hacer nada que no quieras llevar a cabo. El duelo lleva tiempo y las expectativas para ti y los demás deben ser realistas; y, sobre todo, sé compasivo contigo mismo.

Por otro lado, si las fiestas son una buena distracción y levanta sentimientos de alegría y buenos recuerdos, participa a lo grande. Coloca todas las decoraciones y disfruta de los recuerdos felices. Sumérgete en películas navideñas que siempre tienen un final feliz.

Todo eso está bien; no hay una sola fórmula para recuperarse del duelo. Todo lo que debes hacer es transitar el día, la semana o la temporada de una manera saludable, que sea reconfortante para ti. Trata de no pensar demasiado en eso.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


2. Acepta tus sentimientos

Cada uno lleva el duelo a su modo. Algunos tratarán de evitar los sentimientos tristes; otros, llorarán mares de lágrimas. Algunos se sienten mal por no poder disfrutar de las fiestas y otros se sienten culpables por sentir alegría.

Acepta lo que estés sintiendo, y también los inevitables altibajos. Tal vez te sientas en paz en un momento y profundamente triste en otro. Si tienes una idea clara de lo que necesitas, sabrás cómo pasar las fiestas sin juzgarte y sin juzgar a los demás.

3. Busca apoyo

Habla con tus seres queridos acerca de tus emociones y de lo que tu necesita tu salud mental. Sé sincero sobre el modo en que te gustaría hacer las cosas este año; si quieres hablar sobre las personas que perdiste, hazlo, y diles a los demás que está bien hacerlo. Si participas en alguna actividad navideña, diles a los demás que tal vez te retires antes de tiempo si es demasiado para ti y, de ser posible, cuenta con un amigo que pueda ayudarte.

Es importante reconocer si estás cayendo en una depresión profunda, una ansiedad o un duelo complicado (un trastorno psicológico que implica un duelo prolongado y muy intenso que interfiere con las actividades cotidianas). Busca la ayuda profesional de un médico, un terapeuta o un consejero por medio de telesalud.

También puedes buscar grupos virtuales de apoyo u otros servicios disponibles por medio de tu trabajo o la iglesia de tu comunidad, o conectarte con amigos u otras personas que también estén sufriendo una pérdida. Busca en los grupos en línea, como el grupo de conversación Family Caregivers Discussion Group, de AARP.

4. Piensa en los niños

Muchas actividades navideñas y de fin de año dedican una atención especial a los niños, y es bueno pensar en lo que necesitan. Bien sabemos que lo que uno decide hacer para pasar las fiestas puede afectar a los hijos, nietos y sobrinos de la familia. Si te distancias, tal vez ellos no comprendan por qué no quieres participar en el festejo familiar. Tal vez te contagies de su alegría si participas en actividades que son importantes para ellos, y retirarte cuando llegues a tu límite.

5. Haz planes con anticipación

A veces, la expectativa es peor que las propias fiestas. Planea actividades placenteras con anticipación para esperarlo con ganas en vez de acumular temor por el dolor que podrían provocar las fiestas.

Tal vez sea más fácil planear actividades nuevas que no evoquen recuerdos específicos vinculados a los seres queridos que ya no están. Sin embargo, recuerda que las tradiciones familiares también pueden ser placenteras, incluso si tienes que adaptarlas a las circunstancias de este año.

6. Obsequia algo de ti

En momentos de dolor y pérdida, cuando podemos sentirnos paralizados por una profunda emoción o sentimientos negativos como tristeza, enojo o resentimiento, el mayor consuelo puede provenir de adoptar una actitud generosa con los demás. Tomar medidas que generen cambios puede permitirnos ampliar nuestras perspectivas.

Por ejemplo, puedes rendirle honor a un ser querido que ha fallecido si haces una donación a su nombre a una organización benéfica o una causa que valoraba. También puedes comprar algo que simbolice a esa persona o que hayas compartido con ella y donarlo a una familia que lo necesite.

También intenta redirigir las energías negativas y convertirlas en positivas, y así sembrar el bien en el mundo. Ofrece tu tiempo y tu talento. Ofrece tu labor voluntaria para ayudar al prójimo de una manera que se vincule a la causa de tu angustia. Por ejemplo, si has perdido a alguien por un suicidio, ofrece tu servicio voluntario en servicios de asistencia directa por casos de depresión o prevención del suicidio. Si perdiste a un ser querido a causa de la COVID-19 u otra enfermedad, dona dinero a un hospital local o participa en un ensayo clínico.

7. Rinde homenaje a quienes nos han dejado

Puede ser positivo participar en un ritual de fiestas de fin de año para conmemorar a alguien que ha fallecido, en especial si se relaciona directamente con sus intereses. Aquí tienes algunas ideas.

  • Enciende velas.
  • Habla, escribe o publica algo sobre el ser querido en las redes sociales.
  • Dona juguetes o libros infantiles por medio de una organización benéfica como Toys for Tots.
  • Dedica una plegaria o un servicio religioso en conmemoración de tu ser querido, como una misa católica o un kaddish judío.
  • Planta un árbol en conmemoración de la persona que has perdido, en tu propio jardín o en un bosque (por medio de un grupo como Arbor Day Foundation).
  • Escribe una tarjeta o una carta festiva con la fotografía de la persona.
  • Coloca su foto o un objeto suyo que sea importante en el árbol de Navidad o entre las decoraciones navideñas.

8. Haz algo diferente

Las fiestas se ven muy distintas este año, y perder a seres queridos con quienes festejaste por mucho tiempo puede hacerte pensar que nunca volverán a ser las mismas. En cierto modo, no lo serán, y aceptar esta idea te ayudará con la desilusión. Además, que sea diferente no significa que sea malo.

Si puedes, acepta esta diferencia. Para crear nuevos recuerdos, puedes planear actividades originales, que son especialmente valiosas la primera temporada de fiestas después de perder a un ser querido. Organiza una reunión familiar virtualcambia el menú navideño o haz un pedido de comida especial a un restaurante. Muchas familias regresan a sus rituales habituales al año siguiente, pero algunas disfrutan de incorporar estas nuevas vivencias en las celebraciones para siempre.

9. Pasa por alto la fiesta

Si piensas que será demasiado para ti y simplemente no deseas participar en una fiesta, dile a tus familiares y amigos. Pero planea otras actividades reconfortantes y comparte tus planes con alguien. Es buena idea que alguien se ponga en contacto contigo con frecuencia, en especial el día de la fiesta.

En conclusión: el duelo es un proceso muy individual y personal. Nadie te puede decir cómo sobrellevar el dolor ni cuánto tiempo tomará. He vivido la pérdida de mis padres, de mi sobrina Shaelee y de mi hermana Karen, todas durante las fiestas. Logré sobrellevarlo tomándome el tiempo necesario, haciendo lo que me hace sentir bien, buscando apoyo, viviendo el momento y rindiendo homenaje a mis seres queridos.

Tal vez la vida nunca vuelva a ser la misma, pero superarás este momento y la alegría te sorprenderá cuando vuelva a florecer. Tenlo por seguro.

Amy Goyer es una experta de AARP en asuntos de la familia y el cuidado de los seres queridos y autora del libro Entre el trabajo y el cuidado de los nuestros: cómo lograr un equilibrio. Te puedes conectar con Amy en amygoyer.comFacebookTwitter, en la comunidad de AARP en internet y en el grupo de AARP para cuidadores familiares en Facebook.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.