Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Galen Grethen, soldado

Un médico joven muere como un héroe.


spinner image Tropas de Vietnam de la 327ª Infantería, 101ª Brigada Aerotransportada.
Robert C. Lafoon, soldado de primera/Cortesía del Departmento de Defensa, Still Media Records Center.
La 101.ª División Aerotransportada en 1966.

Guerra de Vietnam, 1966
Galen Grethen, soldado
por José Andrés Girón, soldado especialista 4

Girón recibió la Medalla de Mención del Ejército por Heroísmo con una “V” adjunta por valor en combate durante su período de servicio, es un artista y diseñador gráfico galardonado radicado en Phoenix, Arizona. Grethen, que ya había ayudado a salvar una vida el día en que perdió la suya, recibió póstumamente la Estrella de Bronce con una “V” adjunta por valor en combate.

spinner image De izquierda a derecha: Winn Mahuron, Tommy Field, Bill Cleveland, Ray Frank y Mike Durant. En Somalia 1993.

 | José Andrés Girón sirvió en una de las primeras tropas aerotransportadas de combate de la 101.ª División Aerotransportada en llegar a Vietnam en julio de 1965.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

spinner image Imagen de un soldado arrodillado con la leyenda que dice "El amigo que nunca olvidaré".

Era un lugar deprimente. Todos los días salíamos de patrulla o misión. Llevábamos la misma ropa puesta día tras día, atravesando ríos, arrancándonos sanguijuelas de nuestros cuerpos y quemándolas con cigarrillos. Una vez nos perdimos y nos quedamos sin cigarrillos, comida o agua por unos tres días. Soñaba que estaba de regreso en Phoenix disfrutando de una noche de verano, y entonces me despertaba en ese infierno. Cuando por fin nos encontraron, nos dejaron caer un poco de agua y comida. Esas latas de habas de lima que odiábamos, ¡qué sabrosas nos parecieron!

Y todos los días sabíamos que podíamos morir hoy; podíamos morir mañana. Pero si lográbamos sobrevivir solo este año, podríamos estar en casa, disfrutando de una hamburguesa y —Dios mío— ¡un refresco! Queríamos sobrevivir. Pero algunos no lo logramos.

Unos nueve meses después de comenzar mi período de servicio, me hirieron de un disparo en una emboscada durante una misión de localizar y aniquilar en Tuy Hòa. El sonido del fuego era ensordecedor. Había balas por todas partes. Todos estábamos disparando como locos. Una bala me hirió en la pierna. Grité para que me ayudaran.

Tumbado, sangrando, esperando, vi a Doc —Galen Grethen— el médico. Parecía ser muy joven. Tenía una carita en la que siempre llevaba puestos anteojos negros, con un corte de pelo militar plano, y era un poco torpe. Jugábamos a las cartas con él durante nuestros descansos —cuando jugábamos, él cobraba vida— y se ganó un par de pozos grandes.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Así que me oyó y, afortunadamente, por ahí venía. Lo estaba mirando, esperando verlo arrastrarse con el cuerpo pegado a la tierra; nos entrenan a arrastrarnos de esta manera. Pero entonces, ¡se paró! Y comenzó a acercarse a mí, estaba quizás a diez pasos de distancia en el camino. Me preguntaba lo que estaba haciendo y nuestras miradas se encontraron, y entonces —¡pum!— cayó. Estaba muerto. Muerto, no más. Y e n cua nto me di cuenta, pensé, Por Dios, lo he matado, al gritar para que me ayudara. Pero, era su deber venir a ayudarme.

No tuve mucho tiempo para llorar su muerte. De pronto, ¡llegó otro médico! Hombre, parecía ser Audie Murphy. Tenía un M16 y estaba disparando sin parar y arrastrándose con el cuerpo pegado a la tierra. Llegó hasta mí, me escondió detrás de un árbol y me inyectó con morfina. Ese fue el peor día de mi vida, pero también el más feliz, porque sabía que por fin me iba a ir de ese infierno. Los disparos terminaron y me colocaron sobre una camilla y me llevaron a la zona de lanzamiento. Me iba en ese helicóptero. Lo abordamos, y los demás heridos también se subieron a él.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Entonces subieron la bolsa para transportar cadáveres con mi amigo el médico. Todavía podía imaginar ver su carita en esa bolsa. Y de vez en cuando todavía imagino que la veo. Algunas veces sueño, y veo esa cara que me mira, con sus anteojos pequeños. Y ese recuerdo me persigue.

Siguiente: “El amigo que nunca olvidaré”

Tommy Field y Bill Cleveland

 

 

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.