Skip to content
 

5 productos difíciles de conseguir actualmente (y por qué)

El auge de la demanda y la inflación agravan los problemas en la cadena de suministro.

Estantes vacíos en una tienda y cartel amarillo que dice agotado

Getty Images

In English

Algunos estantes de los supermercados están vacíos. En las obras de construcción, los pedidos de materiales siguen pendientes con tiempos de espera que van desde algunas semanas hasta varios meses. Y el retiro de ciertos productos del mercado ha causado situaciones de escasez.

Persisten la inflación y los problemas en la cadena de suministro, por lo que algunos productos en el país son ahora más costosos y difíciles de obtener. La Oficina de Estadísticas Laborales informó que, en el año finalizado en marzo, los precios de los alimentos aumentaron en un 8.8%, el mayor incremento registrado en un solo año desde 1981.

Te presentamos algunos artículos más difíciles de conseguir en estos momentos.

1. Huevos

Un masivo brote de gripe aviar ha infectado a casi 27 millones de pollos y gallinas en el país, lo cual ha obligado a los agricultores a destruir todas las aves infectadas o expuestas al brote, con el fin de frenar la propagación del virus. Las gallinas ponedoras han sido particularmente afectadas por el virus de la gripe aviar, por lo que se han disparado los precios de los huevos.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Los datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos indican que el precio de los huevos se ha triplicado en los últimos cinco meses, desde alrededor de $1 por docena en noviembre hasta aproximadamente $2.95 en las últimas semanas.

Según datos del índice de precios al consumidor, el precio del huevo registró en febrero un aumento de 11.4% con respecto al año anterior.

"Los productores de huevos están colaborando entre sí, así como con sus clientes, para minimizar y resolver rápidamente cualquier interrupción en la oferta", señala Marc Dresner, director de Comunicaciones Integradas del American Egg Board. Según Dresner, el brote actual de gripe aviar es menos grave que la última epidemia importante, que afectó a los pollos y a las gallinas de Estados Unidos en el 2015.

Los precios de los huevos siguen en aumento, sin que se vislumbre ningún cambio en esta tendencia. Se ha detectado el virus en 27 estados, y aproximadamente el 6% de las gallinas ponedoras del país han sido infectadas, según Dresner.

2. Suministros médicos

Los consumidores de muchos medicamentos recetados enfrentan situaciones de escasez precisamente cuando algunos suministros médicos esenciales son más difíciles de conseguir.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), existe escasez de aproximadamente 120 fármacos. Entre ellos figuran los comprimidos de hidrocortisona, la heparina —un anticoagulante— y algunas presentaciones de lidocaína.

En marzo, la American Society of Health-System Pharmacists encuestó a 345 farmacéuticos acerca de los problemas de escasez. Más del 99% de los encuestados indicaron haber sido afectados por la falta de medicamentos críticos, y un 7% informaron de casos en que los pacientes habían sufrido algún daño, al menos de forma temporal, por la escasez de un medicamento.

La pandemia ha puesto de relieve la urgencia de prevenir la falta de medicamentos. Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina publicaron en marzo un informe, titulado "Building Resilience into the Nation’s Medical Product Supply Chains", que hace un llamado a mejorar los procesos de fabricación de suministros médicos en el país.

La FDA, por su parte, está elaborando un programa para evaluar y calificar la calidad de las instalaciones en las que se fabrican medicamentos e ingredientes farmacéuticos activos, con el fin de hacer más transparente la cadena de suministro y mejorar la disponibilidad de los medicamentos.

3. Leche de fórmula para bebés

La empresa Datasembly, que se dedica a monitorear los precios y suministros de productos, determinó que aproximadamente el 31% de los productos de fórmula para bebés estaban agotados en todo el país durante la primera semana de abril. Esta cifra ha aumentado progresivamente desde inicios del 2022, según un análisis de más de 11,000 tiendas.

“La fórmula para bebés atraviesa un momento de gran inestabilidad a causa de la inflación, la escasez en la cadena de suministro y el retiro de algunos productos del mercado”, afirmó Ben Reich, director ejecutivo de Datasembly, en un comunicado enviado a AARP. “Es uno de los rubros más afectados en lo que va de año y, lamentablemente, prevemos que el agotamiento de sus existencias seguirá experimentando niveles superiores al promedio”.

A principios de abril, los niveles de inventario faltante de fórmula para bebés superaron el 40% en 12 de las principales áreas metropolitanas en el país, según una investigación realizada por Datasembly. La escasez afecta a millones de familias que dependen de la fórmula infantil para la alimentación de sus bebés.

En algunas tiendas se han establecido límites en la cantidad de fórmula que cada cliente puede comprar. Walgreens, por ejemplo, permite la compra de tres envases de fórmula para bebés por cada transacción, según un vocero. Target y CVS también han empezado a aplicar restricciones similares.

Estas interrupciones de la oferta se registran dos meses después de que Abbott, una empresa fabricante de productos para el cuidado de la salud, retiró algunos de sus productos de fórmula para bebés ante la posibilidad de que pudieran haber causado infecciones bacterianas en cuatro bebés en Míchigan.

4. Puertas de garaje

Aquellos que deseen construir casas en Estados Unidos podrían tener dificultades en conseguir un accesorio importante: las puertas de garaje. Y eso podría ser un gran problema, ya que en febrero se registró un aumento del 6.8% en la construcción de viviendas nuevas, lo que supone un incremento del 22% con respecto al año anterior, según datos de la Oficina del Censo (en inglés).

El auge en la construcción de casas ha afectado la disponibilidad de puertas de garaje, por lo que sus precios se han duplicado o incluso triplicado en el último año y se han registrado demoras en los envíos y entregas de puertas, según The New York Times.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Kirk Tanis, de 52 años, presidente de Tanis Construction Company en Mount Pleasant, Carolina del Sur, señala que en los últimos meses los tiempos de entrega de las puertas de garaje han sido de entre seis y ocho semanas.

“Lo que me han dicho es que no tienen suficiente personal para cargar los camiones”, dice Tanis. “Esa mano de obra adicional simplemente no está disponible”.

El incremento en la demanda de viviendas nuevas se ha aunado a la escasez de mano de obra, lo cual provoca dificultades tanto para los propietarios de casas como para el sector de la construcción.

En algunas partes del país, las viviendas nuevas deben contar con una puerta de garaje para superar las inspecciones de construcción. La escasez ha dejado en el limbo a los propietarios, pero Tanis afirma que los clientes están cada vez más al tanto de las nuevas realidades en la cadena de suministro y de los largos tiempos de espera. “A medida que continúa este ciclo, ellos han tomado más conciencia al respecto y aceptan que estamos haciendo todo lo posible”, dice Tanis.

5. Automóviles

Muchos compradores han tenido problemas para conseguir autos nuevos en los últimos dos años a causa de la escasez de chips semiconductores, y estos problemas no dan señales de disminuir.

Los fabricantes de automóviles cancelaron muchos de sus pedidos de autopartes en marzo del 2020, pero cuando la demanda se disparó hacia finales del mismo año, tuvieron dificultades para encontrar proveedores de semiconductores que pudieran suministrar los chips necesarios para producir muchos de los componentes electrónicos de los autos. Así lo afirmó Jessica Caldwell, directora ejecutiva de Perspectivas en Edmunds, una empresa que monitorea el sector automovilístico.

Todavía existe escasez de chips, por lo que los fabricantes de autos se han visto obligados a tomar medidas drásticas para responder a la demanda. Al menos una docena de empresas automotrices —entre ellas BMW, Ford y Mercedes-Benz— han optado por entregar vehículos nuevos que no cuentan con ciertos componentes de alta tecnología, entre ellos las pantallas táctiles, algunos controles climáticos y la tecnología de asistencia para estacionar el auto. Estas empresas prefirieron omitir estos componentes en vez de suspender la producción de ciertos modelos.

La escasez de chips ha provocado un gran aumento en la demanda de autos usados, cuyos precios han alcanzado niveles sin precedentes a causa de la reducción en la oferta. El precio promedio de un auto usado es de $29,594, según datos proporcionados por Edmunds.

“La demanda es tan grande que creo que está teniendo un efecto negativo, ya que los precios de los autos nuevos ya no están al alcance de muchas personas”, señala Caldwell. "Es algo que en realidad nunca hemos visto". 

Kelly Anderson es una colaboradora que cubre artículos y temas políticos. Ha escrito para DCist, Society for Human Resource Management y Georgetown Magazine