Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

9 maneras de cultivar tomates grandes, rojos y jugosos

Planta con profundidad, combate las plagas y sigue los últimos consejos de riego y fertilización.

Recipiente con tomates rojos maduros

Wildroze/Getty Images

In English | ¿Qué hace que un tomate sea excelente? Un ingrediente podría ser la nostalgia.

"Nos persigue siempre el recuerdo de ese tomate casero, recién cortado de la planta, al que dimos un mordisco en el jardín del abuelo", dice Rick VanVranken, agente agrícola del condado en la Estación Experimental de Agricultura de Nueva Jersey, asociada a Rutgers University.

Esa alegría de morder un tomate fresco y sabroso en vez de una fruta insípida de supermercado ha inspirado a muchos jardineros aficionados a cultivar los suyos.

"Esa es la ventaja de cultivarlos en tu patio, puedes salir y recogerlos cuando están brillantes, rojos, jugosos y llenos de sabor y comerlos enseguida", dice VanVranken, quien destaca que Nueva Jersey es famoso por sus tomates. Eso se debe, en parte, al tomate híbrido de Rutgers desarrollado en la década de 1930, que era tan sabroso que se usaba en la sopa de tomate Campbell y se conocía coloquialmente como "tomate Jersey".

Hay más consejos en los libros y en la web para cultivar tomates que para cualquier otro cultivo, pero VanVranken y otros expertos dicen que no hay que dejarse intimidar.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


"El mejor consejo si los cultivas tú mismo es que no te preocupes demasiado", dice VanVranken. "Las plantas de tomate son bastante tolerantes y fáciles de cultivar".

Puedes cultivarlos en el jardín, en camas elevadas, en contenedores o incluso en fardos de paja, según John LeHoullier, cultivador de tomates de Carolina del Norte, químico de profesión y autor de Epic Tomatoes y de un libro sobre la horticultura en fardos de paja. Este año cultivará 60 plantas de tomate en el huerto de su casa, aproximadamente la mitad de la “gran” cantidad que cultivó el año pasado.

LeHoullier admite que los tomates, como las rosas, pueden ser un poco quisquillosos, pero “es un pasatiempo perfecto para alguien que realmente quiere estar en el jardín y disfrutarlo”. 

Si estás listo para enfrentarte a los tomates, aquí tienes consejos para producir ese delicioso manjar de verano que recuerdas.

1. Tienes que saber lo que estás cultivando. Los tomates pueden ser determinados (es decir, compactos y tupidos) o indeterminados (enredaderas, que pueden trepar hasta 8 pies de altura). El tipo que se plante determinará la forma de sostener la planta. Los tomates de pasta o ciruela, como los Roma, suelen ser determinados y tienden a madurar en un periodo corto, aproximadamente dos semanas. Los tomates indeterminados, incluidas la mayoría de las variedades más antiguas, como el Brandywine, siguen creciendo y produciendo hasta la temporada de invierno.

2. Elige los tomates reliquia o híbridos. Los tomates reliquia (o tomates heirloom) son variedades que se pueden reproducir a partir de su propia semilla. En este momento están de moda, particularmente entre los recolectores de semillas como LeHoullier. Él estima que hay 10,000 variedades de tomate y, como miembro del Seed Savers Exchange, ha recolectado semillas para aproximadamente la mitad de ellas. Los híbridos son un cruce de variedades y no se pueden duplicar a partir de su propia semilla. Fueron desarrollados para ser más resistentes a enfermedades y plagas, explica VanVranken. Ambos tienen sus ventajas, dicen los productores, y los híbridos no tienen nada de inferior.

3. Adapta tus tomates a tu jardín. La cantidad de luz solar que necesitan los tomates depende de su tamaño, dice LeHoullier. “Los tomates grandes del tipo beefsteak probablemente se beneficien de tener de seis a ocho horas de sol directo al día, pero a medida que el tamaño del tomate disminuye, la cantidad de sol que necesita para ser feliz también disminuye”, dice.

Si solo recibes tres horas de luz solar en tu patio, intenta cultivar tomates cherry en un recipiente. Si vas a comprar plantas de tomate, cómpralas localmente. Es probable que las grandes tiendas hayan comprado las plantas de tomate de cultivadores regionales, lo cual hará que estén acondicionadas para tu zona, dice VanVranken.

4. Siembra con profundidad. Los tomates tienen raíces a lo largo de sus tallos, dice Elizabeth Casteel, "la dama del tomate" de Spokane, Washington, quien este año cultivó 6,000 plantas de tomate —a las que ella llama sus "bebés"— que vende en su huerto de apenas medio acre. Cuando transfiere las plántulas a macetas del tamaño de un galón, las coloca a la mayor profundidad posible y deja solo un par de hojas por encima de la tierra. “Cubro las hojas que están [enterradas], porque se convertirán en abono… No las arranco", dice. Agrega algunas cáscaras de huevo finamente trituradas para proporcionar calcio y prevenir el marchitamiento fúngico, una enfermedad provocada por moho y hongos invasores.

5. Dales soporte. Los catálogos de jardinería y los expertos de YouTube ofrecen todo tipo de formas de sostener las enredaderas de tomate, desde estacas hasta jaulas, cuerdas y elegantes enrejados. Rutgers tiene instrucciones para un sistema de estacas y tejido (en inglés) que utilizan los cultivadores comerciales y que es adaptable para los jardineros aficionados que están dispuestos a dedicarle tiempo. Sea cual sea el sistema que elijas, alejar las plantas del suelo puede aumentar el rendimiento en un 30% porque evitarás las enfermedades transmitidas por el suelo, explica VanVranken.

Mujer poda algunas plantas de tomate

JohnnyGreig/Getty Images

6. Podar o no podar tus plantas. El exceso de brotes a los lados hace que se amontone la fruta, especialmente si estás usando jaulas de soporte, dice VanVranken. Y muchos cultivadores podan las ramas inferiores para que no crezcan las hojas que atraen plagas u hongos del suelo. Pero si pones estacas, la poda puede ser menos importante, dice, porque las ramas caerán solas.

O bien, omite la poda y simplemente planta más tomates, sugiere Casteel. No te preocupes por podar en tu huerto. "Con 30 plantas, no necesito 500 libras de tomates por planta", dice.

7. El agua desde abajo. Los tres cultivadores dicen que hay que regar siempre con una manguera de goteo o de remojo, no con aspersor. "No hay tanta evaporación, y el agua está justo donde debe estar", observa Casteel. El objetivo es reducir la cantidad de agua estancada en las hojas y hacerlas menos atractivas para los patógenos, agrega VanVranken.

"El mejor consejo si cultivas [tomates] es que no te preocupes demasiado", dice VanVranken. "Las plantas de tomate son bastante tolerantes y fáciles de cultivar".

8. Fertiliza conscientemente. Probablemente existan tantas clases de fertilizantes de tomate como variedades de la fruta. Ten cuidado con el exceso de nitrógeno, dice VanVranken, ya que las plantas no producirán las flores que necesitan para fructificar.

Casteel planta sus tomates en Pro-Mix, un suelo con un aditivo de hongos llamado micorriza que ayuda a las plantas a absorber los nutrientes. También agrega harina de algas marinas, harina de alfalfa, harina de huesos al vapor, abono orgánico de lombrices y sales Epsom. "Cultivamos nuestros tomates de forma orgánica; sin embargo, cuando me quedo sin espacio en el jardín, y necesito recurrir a un contenedor, uso [fertilizante] Miracle-Gro", dice.

Puede ser un desafío mantener fertilizada una planta en macetas, porque el riego frecuente filtra los nutrientes. “Realmente necesitas hacer una [aplicación] a la mitad de la concentración cada dos semanas, o incluso un cuarto de concentración, y eso las mantiene más felices”, señala Casteel.

9. Cuidado con los aerosoles contra plagas. Los tres productores dejan de usar aerosoles una vez que la planta da fruto. Presta atención al gusano del tomate, una oruga verde grande, advierte VanVranken. Si prestas mucha atención, puedes eliminarlos antes de que causen mucho daño. “Pueden causar un daño importante a una planta de tomate y también morder la fruta”, dice. "Terminan siendo un gran ejemplo de cómo se puede lograr el control biológico en tu jardín". Si ves un gusano de cuerno con pequeñas vainas blancas que le salen de la espalda, déjalo, dice; las vainas son los capullos de una avispa parasitaria, y cuando los huevos eclosionan, las larvas se alimentan de las entrañas de la oruga.

Los pulgones son otra plaga. Pueden reproducirse rápidamente y succionar los líquidos ricos en nutrientes de las hojas de tomate. La Extensión Cooperativa de Clemson University advierte que el uso excesivo de fertilizantes nitrogenados puede favorecerlos. El servicio de extensión tiene una hoja informativa sobre el control de pulgones (en inglés), la cual incluye consejos que van desde un mantillo específico hasta controles biológicos, tales como huevos de crisopa y avispas parasitarias.

Susan Moeller colabora con artículos sobre estilo de vida, salud, finanzas y temas de interés humano. Fue reportera y redactora de varios periódicos; también escribe artículos y ensayos para The Boston Globe Magazine y para su estación local de NPR, entre otros medios.

Cómo cultivar verduras en macetas

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.