Skip to content
 

Robert Plant y Alison Krauss: ha pasado tanto tiempo

Las estrellas de rock y bluegrass finalmente se unen otra vez para grabar un nuevo álbum.

Alison Krauss (izq.) Y Robert Plant se presentan durante Hardly Strictly Bluegrass en el Golden Gate Park el 3 de octubre de 2008 en San Francisco, California.

Tim Mosenfelder/Getty Images

Alison Krauss (izquierda) y Robert Plant

In English

Él era el líder de la que podría ser la mejor banda de rock pesado de todos los tiempos, pero Robert Plant, de 73 años, no quiere hablar de Led Zeppelin. En vez de eso, él está en el teléfono desde un estacionamiento a orillas del río Severn en Gales para hablar sobre una reunión diferente, con la aclamada música de bluegrass Alison Krauss, de 50 años.

Hace catorce años, Plant y Krauss grabaron Raising Sand (enlace en inglés), un éxito sorpresa con el que ganaron seis premios Grammy, incluido el álbum del año. Su segundo intento fue Raise the Roof (enlace en inglés). Este nuevo álbum contiene sus interpretaciones de canciones de Everly Brothers, Calexico, Bert Jansch, la cantante de blues de los años 30 Geeshie Wiley, y otros más. Les preguntamos a Plant y Krauss —hablaron con nosotros en una llamada por separado, desde la casa de Krauss en Nashville, Tennessee— todo sobre el tema.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


¿Les sorprendió el éxito de Raising Sand?

Plant: Lo que más me sorprendió fue tener esa química desde el principio, así que con todo lo que pasaba después decíamos; “Increíble, ¿cómo hicimos eso?”. Yo nunca había grabado un disco como ese antes, ni tampoco [Krauss], por lo que ninguno de nosotros tenía experiencia en ver a la gente reaccionar a nuestros estilos de esa forma; fue fantástico.

Krauss: Todo el disco fue una sorpresa; cada paso. Y lo realmente hermoso fue que no había expectativas.

¿Por qué tardaron tanto en unirse para grabar otro álbum?

Plant: No vivo cerca de Nashville. No es tan fácil dejar mi cultura y mi mundo. La última vez que la vi, antes de que decidiéramos, “Muy bien, ya dejémonos de tonterías”, fue cuando los dos nos presentamos en un espectáculo [Outlaw Music Festival] de Willie Nelson [en septiembre del 2019]. Verla y escucharla cantar es muy hermoso y tranquilizante, y yo andaba a toda velocidad con la música trip-hop y el rock pesado más desenfrenado y psicodélico.

El álbum es una colección de versiones eclécticas —excepto por la original que Robert escribió con el productor T Bone Burnett—, pero se siente coherente. ¿A qué atribuyen eso?

Plant: Existe una colisión extraordinaria y totalmente fortuita, no solo entre Alison y yo, sino también con T Bone, que es algo así como un adivino. Al final, a medida que la canción progresa y se desarrolla, se convierte en algo más.

Krauss: Aunque algo se ha escrito en una época diferente y lo ha escrito una persona diferente en un país diferente, o cualquier cosa diferente, existe un lenguaje por el que pasa una hebra en cierta forma, y hay un sentimiento en todas las canciones. Una vez que se trabaja juntos lo suficiente, y cada vez que se hace una grabación, te das cuenta de que existe una hebra de continuidad.

¿Qué aprendieron uno del otro al trabajar juntos?

Plant: “He aprendido a escuchar mucho más, porque hasta Raising Sand nunca había cantado junto a alguien, excepto quizás una o dos veces en toda mi vida”, dice Plant. Siempre improvisaba. Quería aprender y seguí adelante para continuar ese proceso más allá de Raising Sand y lo retomé de nuevo en esta personalidad que hemos reavivado.

Krauss: La espontaneidad que él tiene. “Se necesita algo de esfuerzo de mi parte para entender en qué dirección va, porque es diferente cada vez y es increíble”. Si haces una interpretación de una canción y alguien la interpreta con un riff de guitarra un poco distinto, él va a aprovechar eso y la va a llevar por otro camino. Es tan emocionante y divertido.