Skip to content
 

Buenas noticias para los fanáticos de los Beatles

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la serie documental “Get Back” y la remezcla de "Let It Be".

(De izquierda a derecha) Paul McCartney, George Harrison, Ringo Starr y John Lennon en "The Beatles: Get Back".

Apple Corps Ltd.

(De izquierda a derecha) Paul McCartney, George Harrison, Ringo Starr y John Lennon.

In English

Desde hace mucho tiempo, “Let It Be” ha estado vinculado al divorcio más sísmico de la cultura pop: la separación de los Beatles en 1970. Pero “The Beatles: Get Back” (enlace en inglés), una serie documental de tres partes del cineasta neozelandés Peter Jackson, que se emite los días 25, 26 y 27 de noviembre en segmentos de dos horas en Disney+, cuestiona la consabida historia de que las sesiones de grabación estuvieron dominadas por la tensión y la melancolía.  El documental llega justo después de la publicación de colección del 50 aniversario de “Let It Be” (enlace en inglés). Se trata de una reedición del álbum “Let It Be” de 1970, en 5 CD, con 57 canciones, incluidos varios temas inéditos, algunos de los cuales terminaron en los álbumes en solitario de los miembros de los Beatles. La serie de Jackson ofrece una mirada cándida a los Beatles durante un periodo intensamente creativo en el que la química de la banda oscila entre el afecto, la jovialidad y el conflicto. La desintegración de los Beatles fue compleja y conmovedora, y la complicada historia del peculiar álbum “Let It Be” demuestra que la revisión de Jackson era necesaria.

La verdadera historia de “Let It Be”

Todo comenzó a principios de enero de 1969, cuando John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr se reunieron en los enormes y fríos estudios cinematográficos de Twickenham Film Studios para preparar su primer concierto en vivo después de tres años. El plan de McCartney era lanzar un programa especial de televisión de alto concepto que incluyera el concierto, las grabaciones de los ensayos y las sesiones de composición de las canciones. Se propusieron escribir 14 canciones para un álbum que entonces se tituló “Get Back”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Harrison sintió que lo habían dejado de lado y se marchó. Regresó cuando los demás acordaron olvidarse del programa de televisión y trasladar las sesiones al estudio en el sótano de Apple Records en Savile Row, donde el tecladista Billy Preston se unió a ellos y los ayudó a mejorar su estrategia y a levantar el ánimo. Hubo ciertas hostilidades, pero los Beatles también se mostraron amigables y colaboradores.

El 30 de enero, la banda protagonizó el histórico concierto en la azotea de Apple Records en lo que sería su última actuación en público. El álbum “Get Back”, mezclado por Glyn Johns, fue rechazado, por lo que las cintas quedaron archivadas durante un año mientras la banda se dedicaba a la creación de Abbey Road, el verdadero álbum de despedida de los Beatles.

Las canciones del álbum “Get Back”, a las que el productor Phil Spector agregó un arreglo orquestal, se publicaron como “Let It Be” en mayo de 1970, después de la desintegración de la banda. Lennon estaba satisfecho con el resultado, pero McCartney estaba tan descontento con las empalagosas adiciones de Spector que se deshizo de ellas en la remezcla del 2003: “Let It Be... Naked”. George Martin, el productor de los Beatles durante muchos años, colaboró en algunas grabaciones originales, pero nunca fue reconocido por ello. Más tarde aclaró que en los créditos se debería haber mencionado: "Producido por George Martin, sobreproducido por Phil Spector".

Las imágenes filmadas por el director Michael Lindsay-Hogg se destilaron en su documental “Let It Be” de 1970, un sombrío relato enfocado en las tensiones y que culmina con el canto del cisne de la banda en la azotea.

Cincuenta años después, Peter Jackson revisa todo lo sucedido con detalles inéditos

Medio siglo después, Jackson, reconocido por las trilogías de "Lord of the Rings" y "The Hobbit", es la única persona que ha tenido acceso a la bóveda de “Let It Be” de los Fab Four en 50 años. El director pasó cuatro años revisando y restaurando 57 horas de grabación inédita de Lindsay-Hogg.

También examinó más de 130 horas de audio perdido y encargó la desafiante tarea de crear una versión más de “Let It Be” al productor Giles Martin, hijo de George Martin, el productor que trabajó en todos los álbumes originales de los Beatles. Giles, quien lleva trabajando en la música de los Beatles más tiempo que su padre, fue el productor musical del espectáculo de Cirque du Soleil “Love”, inspirado en los Beatles, y de las ediciones de aniversario de los álbumes “Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band”, “White Album” y “Abbey Road”. (Ahora está trabajando en los arreglos del musical de Elton John “The Devil Wears Prada”, que se estrenará el próximo verano en Chicago).

Un álbum incomprendido

Para Giles Martin, las corrientes cruzadas del tiempo han dejado un legado erróneo. "El disco salió cuando los Beatles estaban en su momento más agrio", afirma. "El hecho de que mi padre no estuviera involucrado y que Paul detestara el trabajo de Phil Spector arrojó una sombra sobre el proyecto". Ahora, dice, a través de la visión de Peter Jackson, se conocerá lo que realmente sucedió. "La ruptura de los Beatles no ocurrió como muchos piensan. Se piensa que los Beatles dejaron de ser una banda por culpa de un acontecimiento catastrófico, porque eso es lo que las personas necesitan, una fuerza opuesta y de la misma magnitud que acabara con este fenómeno de la cultura popular. Los Beatles eran completamente conscientes de su fragilidad como unidad. Estaban aburridos los unos de los otros. Y esa es la triste realidad. Estaban cansados de ser los Beatles".

¿Y el relato de Jackson? "Es muy cálido. Es televisión “reality”. Podría haberse titulado “Big Brother With The Beatles”. Pero es fascinante porque, al menos, los personajes son más interesantes que los que suelen aparecer en la televisión". Al hijo de George Martin, lo que más le llama la atención de esta serie documental es lo siguiente: "Miro las imágenes de mi padre de entonces, y me muevo y me río igual que él. Este año cumplí 52 años, y me he percatado de que fui concebido en uno de los días [en que los Beatles estaban grabando “Let It Be”]. Es muy curioso".

Puedes verla aquí: "The Beatles: Get Back", desde el de noviembre en Disney+ (enlace en inglés)

Escúchala: ​​"Let It Be:  50th Anniversary Edition​" (enlace en inglés)

Edna Gundersen, quien escribe con frecuencia reseñas musicales para AARP, se desempeñó durante muchos años como crítica de música pop para USA Today.