Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

‘La chica de nieve’, adictiva

La cuarta novela del escritor español Javier Castillo es un thriller sorprendente que cautiva hasta el final.

La Chica De Nieve por Javier Castillo

Penguin Random House Grupo Editorial / Yolanda Artola / Fotografía de la cubierta: © BROOKE SHADEN/AARP

Es el día de Acción de Gracias en Nueva York y reina la felicidad y la alegría en el corazón de la Gran Manzana donde miles de personas disfrutan de la famosa cabalgata de globos gigantes de Macy’s. Entre ellos está la familia Templeton, un matrimonio con una hija de tres años que se empeña en ir a conocer a una mujer disfrazada de Mary Poppins.

Mala idea.

Cuando el padre baja de sus hombros a la pequeña Kiera, el tumulto de gente hace que pierda el balance momentáneamente y suelte de la mano a su hija. Cuando logra recuperarse, se da cuenta de que la niña ya no está. Kiera ha desaparecido.  

Cerca de allí, la policía encuentra su ropa y un mechón de su cabello. No hay duda de que la niña no se ha perdido. Alguien la ha raptado.

Dónde está y quién se la ha llevado y por qué es la trama que impulsa la lectura de la primera mitad de La chica de nieve, la cuarta novela del escritor español Javier Castillo. Y digo que impulsa solo la mitad, porque el autor hace algo inesperado con el resto del libro: nos cuenta qué pasó.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Cinco años después de la desaparición de Kiera, sus padres comienzan a recibir cintas de videos donde la pueden ver jugando o escribiendo o mirando por la ventana en una habitación muy particular, pero para ellos desconocida.

Lejos de sumirlos en el desespero total, los videos sirven como una especie de bálsamo al que la pareja llega a acostumbrarse. Por lo menos está viva, se dicen, aunque inaccesible para ellos.

En un gesto de maldad, o de compasión, los videos llegan el día del cumpleaños de Kiera, el cual los padres, Aaron y Grace, celebran todos los años con tristeza, pero también con tarta.  Este diálogo entre ambos recoge sucintamente el dolor que los une y a la vez los separa, como a tantas parejas que sufren la pérdida de un hijo.

“Otra vez el día de su cumpleaños, Aaron. Como con la primera cinta. ¿Qué diablos quieren? ¿Por qué nos hacen esto? —dijo [Grace].

Aaron permaneció inexpresivo. El dolor ya era tan profundo que había dejado de importar”.

Es decir, el lector se entera de que Kiera vive y, además, pronto también sabe quién la tiene y por qué.

Pero lo curioso es que seguimos leyendo como si hubiese que descubrir más misterios, porque Castillo sabe cómo manipular las emociones de sus lectores y cómo mantenernos despiertos toda la noche leyendo.

El escritor ha dicho que invierte mucho tiempo estudiando bien cada hebra de la trama de sus novelas porque su objetivo es que el lector nunca se aburra, que vaya de página en página sin tregua hasta el final. Además, como todas las centra en ciudades estadounidenses, pasa horas en Google Street View memorizando calles y barrios para que sus escenas sean lo más realistas posibles. Sin duda lo logra.

Lo que no sabe muy bien es cómo funciona la prensa estadounidense. Paralela a la historia de Kiera y su familia, nos cuenta la historia de Miren Triggs, una periodista pistolera obsesionada con el caso que decide hacer lo que la justicia no quiere o no puede hacer. Le perdonamos el desliz a Castillo porque la ficción lo permite todo, y porque nos importa más la pequeña Kiera que la improbable Súper Miren.

Al final del libro, queda claro que, aunque la historia de Kiera haya concluido, la de Miren continuará. Ojalá que mantenga sus buenas características —valentía y rigor en sus notas periodísticas— y deje la pistola en el camino.

La chica de nieve (Editorial Suma), de Javier Castillo, estará a la venta a partir del 21 de julio. Lee un extracto del libro y nuestra entrevista con el autor .

 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO