Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

La princesa Diana: Un perpetuo amor por los niños

La difunta princesa de Gales hubiera sido una abuela joven a la espera del nacimiento del bebé real.

  • Tim Graham/Getty Images

    La princesa del pueblo

    In English | Si la princesa Diana no hubiera fallecido en un accidente automovilístico a alta velocidad dentro de un túnel en París el 31 de agosto de 1997, estuviera ahora a punto de ser abuela, celebrando sus 52 años el 1.º de julio, a la espera del nacimiento inminente del hijo primogénito de Guillermo y Catalina. Hubiera disfrutado muchísimo ese papel.

    1 of 19
  • Tim Graham/Getty Images

    Introducción icónica

    Lady Diana Spencer tenía 19 años y trabajaba como asistente en un jardín de niños cuando el mundo la conoció en 1980 como la prometida del príncipe Carlos. Diana tenía una compenetración especial con los niños —los suyos y los que conocía a través de sus tareas reales—.

    2 of 19
  • Terry Fincher/Getty Images

    Una princesa real con los pies sobre la tierra

    Como se sentía tan cómoda con los pequeñitos, Diana los buscaba a medida que aprendía a manejar sus compromisos reales. Durante un paseo con su prometido, el príncipe Carlos, en marzo de 1981, se agachó para conocer a una niña a nivel de su vista, como haría frecuentemente con otros niños.

    3 of 19
  • Lichfield/Getty Images

    Ya llega la novia

    Unos 750 millones de telespectadores esperaban para ver a Diana desfilar por la Catedral de San Pablo para unirse a su príncipe, pero la novia (con su futura suegra, la reina Isabel), discutía con sus jóvenes damas, incluso Clementine Hambro, de 5 años, bisnieta de Winston Churchill.

    4 of 19
  • Georges DeKeerle/Getty Image

    Futura madre

    No fue sorprendente que Diana esperara un bebé poco tiempo después de la boda, ni que siguiera saliendo en público durante su embarazo. (Aquí saluda a los niños en un centro comunitario en Londres en mayo de 1982). ¿Lo que no se esperaba? La prensa amarilla británica ya comenzaba a dar indicios de su infelicidad conyugal.

    5 of 19
  • John Manning/Times Newspapers/Newscom

    Juego de niños

    Diana estaba afiliada a muchas organizaciones benéficas, pero las causas que más a pecho tomó toda la vida fueron aquellas relacionadas a los niños. La princesa, su pelo revuelto por el viento, se divirtió con chicos en el nuevo campo de juego Charlie Chaplin Adventure Playground para niños discapacitados en el sur de Londres en septiembre de 1982.

    6 of 19
  • Tim Graham/Getty Images

    Mamá joven

    La pareja real posó para un retrato familiar con el príncipe Guillermo (nacido en junio de 1982) a principios de 1983. (El príncipe Enrique nació en septiembre de 1984). Los muchachos llamaban a la reina Isabel "Granny" (abuelita), y a Diana sus nietos la hubieran llamado lo mismo. Es un nombre apelativo de la flor y nata británica.

    7 of 19
  • David Levenson/Getty Images

    Caridad en su casa

    En una visita a la oficina principal de Barnardo en 1985, Diana justo comenzaba su largo compromiso con la organización benéfica británica que ayuda a niños necesitados. Como presidenta de la organización por 12 años, desde 1984 hasta 1996, asistió a más de 110 eventos en apoyo de sus esfuerzos.

    8 of 19
  • Tim Graham/Getty Images

    Mamá práctica

    Con el travieso príncipe Enrique, de 3 años, en sus brazos, Diana se paró con el príncipe Guillermo, Lady Gabriella Windsor y Lady Rose Windsor para ver desfilar en 1988 las fuerzas armadas británicas y de la Comunidad Británica de Naciones desde uno de los balcones del Palacio Buckingham.

    9 of 19
  • Oferta de AARP

    Suscríbete a nuestro Boletín y diviértete cada día con reseñas de cine, música y libros y juegos.
    Únete a AARP hoy mismo y disfruta la vida un poco más.

    10 of 19
  • Tim Graham/Getty Images

    Vacaciones familiares

    Diana, una mamá siempre en la primera línea y muy activa, juega en la arena con sus hijos (de 5 y 7 años) y sobrinos durante una visita en 1990 a la hacienda en las Islas Vírgenes Británicas del magnate empresarial Richard Branson, fundador de Virgin Airlines.

    11 of 19
  • Tim Graham/Getty Images

    Princesa del mundo real

    La prensa amarilla británica se centraba en sus problemas conyugales, pero en Estados Unidos, la revista People se maravillaba que Diana, aquí saludando a jóvenes admiradores en Derbyshire en junio de 1990, estaba "forjando una conexión emocional con sus compatriotas que pocos otros miembros de la familia Windsor han logrado".

    12 of 19
  • Tim Graham/Getty Images

    Cumplidora de compromisos

    En la primavera de 1991, mientras volaban los rumores que el matrimonio entre el príncipe y la princesa de Gales había terminado, Diana siguió con sus tareas reales, viajando a Brasil, donde mostró su famosa comodidad y contacto físico natural con los niños —muchos de ellos con discapacidades o enfermedades—.

    13 of 19
  • Jayne Fincher/Getty Images

    Tiempos agridulces

    A medida que su matrimonio se desintegraba públicamente —Carlos confesó haber sido infiel; se reconoció la aventura de Diana con un oficial de caballería— ella siguió con sus tareas reales; aquí saluda a una niña durante la inauguración en 1995 de una fundación inglesa para personas discapacitadas.

    14 of 19
  • Alamy

    Encuentra su identidad

    Diana, tras divorciarse de Carlos en 1996, encontró trabajo significativo con la Cruz Roja. En 1997, durante una visita a Pakistán, abraza a un niño sentado en su regazo. Ese verano pasó unas vacaciones con Guillermo y Enrique en la villa de Saint-Tropez del dueño de Harrods, Mohamed Al-Fayed, y comenzó un romance con su hijo, Dodi.

    15 of 19
  • Dave Chancellor/Globe Photos/Zuma Press/Newscom

    Toque personal

    Ayudar a las víctimas de minas terrestres, tal como esta niña cuya pierna fue amputada, en Angola en 1997, era una causa que Diana llevaba en su corazón. Los príncipes han emprendido obras de caridad centradas en la juventud, como su madre. Guillermo apoya programas para jóvenes sin hogar; Enrique cofundó una organización para niños en Lesoto.

    16 of 19
  • Dave Chancellor/Zuma Press/Newscom

    Sus últimos días

    Diana visitó víctimas de minas terrestres en Bosnia solo dos semanas antes de fallecer, a los 36 años. El 6 de septiembre de 1997, los dolientes llenaron las calles de Londres durante su entierro. En el décimo aniversario de la tragedia, Enrique dijo, "Para nosotros, solo dos hijos que la querían, era sencillamente la mejor madre del mundo".

    17 of 19
  • Max Mumby/Indigo/Getty Images

    Su legado

    Catalina, duquesa de Cambridge —también conocida como la esposa del príncipe Guillermo, anteriormente Catalina Middleton— ha mostrado sentirse, igual que Diana, dulcemente a gusto con los jóvenes. Aquí, la princesa de 31 años cumple con sus compromisos mientras espera el nacimiento de su propio bebé real.

    18 of 19
  • Miguel Vasconcellos/The Orange County Register/ZUMAPRESS.com/Corbis
    19 of 19

 

También le puede interesar:

 

 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO