Skip to content
 

A veces es mejor invertir poco a poco

No te garantiza que ganes dinero, pero podrás dormir por la noche.

Ilustración de una persona cargando monedas apiladas y caminando sobre líneas unidas por puntos que sostienen más monedas.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Una de las preguntas que me plantean con más frecuencia es si conviene invertir una gran cantidad en el mercado de valores de una vez o hacerlo gradualmente con el sistema conocido como “promedio del costo en dólares” (DCA).  La respuesta es complicada, pero en general quedarás más tranquilo si inviertes una cantidad determinada en la bolsa a intervalos regulares, que es la definición del DCA.

Digamos que recibes una gran cantidad de dinero. Tal vez hayas vendido un negocio o algún inmueble o, lo más lamentable, hayas heredado una suma de dinero. Tomemos una cifra redonda de $200,000, de los cuales quieres invertir $100,000 en acciones, como un fondo indexado de acciones total de bajo costo y diversificado.  

Podrías disponer invertirlo todo hoy o utilizar el sistema DCA. Por ejemplo, si utilizas el DCA, podrías invertir $5,000 por mes durante los próximos veinte meses. De este modo, si el mercado de valores baja, comprarás más a un precio más bajo. Desde luego, si el mercado sube, comprarás acciones a un precio más alto. Más adelante hablaremos de cómo elegir la duración del período de inversión. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La respuesta matemática que propongo es dar ese paso e invertir los $100,000 de una vez en el mercado. A muy largo plazo, es probable que el mercado de valores suba, lo que significa que hay más probabilidades de que ganes más dinero si lo inviertes todo ahora. Por lo tanto, llegar a tu meta de asignación de activos con mayor rapidez es más preferible. 

Por otro lado, también señalo que los seres humanos no somos seres matemáticos: somos animales emocionales. Digamos que hoy te atreves a dar el paso, y mañana acaba siendo el peor día de la historia en el mercado de valores. O incluso a principios de este año, antes del mercado bajista. ¿Seguirías en el mercado? Muchos no lo harían. Lo sabemos porque las investigaciones demuestran que el dolor que nos produce perder un dólar es casi el doble del placer que nos produce ganarlo. De hecho, Daniel Kahneman ganó el Premio Nobel de Economía por este concepto, conocido como teoría prospectiva (en inglés). Con el sistema DCA, no tienes que preocuparte por este tipo de situaciones extremas.

Cuándo y cómo utilizar el sistema DCA

En primer lugar, suelo advertir sobre cuándo no se debe utilizar el sistema DCA. Si retiran dinero de los fondos mutuos de acciones más elevados o de los fondos cotizados en bolsa para invertir en otros de menor costo, deben invertirlo todo ahora. Van a disminuir las comisiones y no va a aumentar el riesgo, por lo que no es necesario utilizar el sistema DCA. En segundo lugar, si parte del dinero se destina a fondos de bonos de alta calidad, recomiendo que den el paso. A pesar de que los bonos han registrado uno de los peores años en décadas, las acciones han perdido más en un día que los bonos en un año. 

A las personas que van a invertir mucho más que nunca en el mercado de valores, les suelo recomendar el sistema DCA. Esto se debe a que no se sabe cómo se comportarán en una caída del mercado y el DCA es una forma de acostumbrarse a observar el impacto financiero que tienen los mercados en los ahorros personales. Además, es reconfortante saber que con el sistema DCA compras más acciones a un precio más bajo cuando las acciones bajan.  

Elegir la duración del período de inversión para utilizar el sistema DCA es una variable importante. No hay una única respuesta. Suelo recomendar períodos de inversión de entre uno y dos años: si es de menos de un año, es demasiado breve, ya que puede haber poca volatilidad; y si es de más de dos años, quedas fuera del mercado y sin efectivo durante mucho tiempo.

Por lo general, recomiendo organizar el sistema DCA de forma automatizada. Esto se puede hacer fácilmente con los fondos mutuos. Con el mismo ejemplo del principio, puedes disponer la compra permanente de $5,000 al mes durante 20 meses y luego suspenderla. (Los fondos suelen llamar esto un “plan de inversión automática”). La mayoría de las plataformas de corretaje no permiten hacer esto con los fondos cotizados en bolsa ni con las acciones individuales.  

La razón por la que prefiero el DCA automatizado es que continuará a menos que el inversor lo interrumpa, de modo que aprovecha la fuerza de la inercia. He comprobado que cuando uno tiene que iniciar sesión en una cuenta manualmente cada mes, con frecuencia no lo hace. O bien la vida se interpone o pensamos demasiado en cosas como una pandemia, una invasión o incluso un tuit. Les digo a los inversores que, si lo hacen manualmente, deben considerarlo como un contrato vinculante y deben cumplirlo.

Por último, cuando alguien no está seguro de si debe utilizar el sistema DCA o invertir una suma global, considero que no hay problema en invertir la mitad ahora y utilizar el sistema DCA para el resto. De este modo el remordimiento es mínimo: si las acciones suben, pueden sentirse bien por haber invertido la mitad ahora, pero si las acciones bajan, también pueden sentirse bien por haber comprado algo a un precio más bajo. Desde luego, esto no tiene sentido desde el punto de vista de la lógica, pero como acabo de mencionar, somos seres más emocionales que lógicos. 

 

Allan Roth es un planificador financiero en actividad que ha enseñado finanzas y finanzas conductuales en tres universidades y ha escrito para publicaciones nacionales, entre ellas The Wall Street Journal. A pesar de sus muchas credenciales (planificador financiero certificado [CFP], contador público certificado [CPA], maestría en Administración de Empresas [MBA]), sigue estando convencido de que aún puede mantener la simplicidad a la hora de invertir.