Skip to content
 

Miles de millones de dólares en ayudas para gastos cotidianos no se utilizan

Desde la atención médica hasta los comestibles, hay dinero gratuito que los adultos mayores no aprovechan.

Banderas de Estados Unidos sobre modenas de 25 centavos de dólar

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Los adultos mayores dejan sobre la mesa miles de millones de dólares en asistencia del Gobierno cada año y ni siquiera se dan cuenta. Ese dinero podría destinarse a cubrir los servicios públicos, el alquiler, la atención médica, los medicamentos recetados y los alimentos en una época en que la inflación sigue siendo muy elevada. 

Los consumidores están pagando más por todo, desde huevos hasta medicamentos recetados. Varios programas financiados por el Gobierno federal pueden contribuir eficazmente a sufragar algunos de esos aumentos, pero se quedan sin utilizar año tras año. 

"Muchos adultos mayores tienen derecho a beneficios que no saben que pueden ayudarlos con los gastos cotidianos", dice Josh Hodges, jefe de atención al cliente del Consejo Nacional sobre el Envejecimiento (NCOA). "A nivel nacional, están dejando miles de millones de dólares sobre la mesa". 


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


El SNAP está penosamente subutilizado

Un ejemplo es el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) —en inglés— del Gobierno federal. Anteriormente conocido como cupones para alimentos, el programa les ofrece a las personas que reúnen los requisitos beneficios mensuales para que compren alimentos en los supermercados y en los mercados de agricultores participantes.

Aunque casi 26 millones de adultos de 50 años o más tenían derecho a recibir los beneficios del SNAP en el 2018, AARP descubrió que el 63% (es decir, 16 millones) no los aprovecharon. Las cifras no han mejorado mucho desde entonces.

"Muchas personas creen que el SNAP es para los niños o para otros", por lo que no se molestan en solicitarlo, dice Hodges. "El déficit de los adultos mayores está valorado en más de $6,000 millones al año". Son beneficios a los que tienen derecho, pero que no están recibiendo.

Ayuda para la atención médica 

El costo creciente de la atención médica está aumentando la presión para los consumidores con un presupuesto limitado. Para ayudar a los adultos mayores a cubrir los gastos de atención médica, el Gobierno federal gestiona el Programa de Ahorros de Medicare, que ayuda a pagar los deducibles, los coseguros y los copagos de la Parte A y la Parte B de los adultos mayores que cumplen los requisitos. Los adultos mayores pueden ahorrar más de $2,000 al año a través de este programa. Sin embargo, más de 3 millones de adultos de 65 años o más que reúnen los requisitos no se inscriben, lo que deja sin utilizar entre $2,500 y $6,000 millones en beneficios cada año, dice Hodges.

El subsidio por bajos ingresos para la cobertura de Medicare de medicamentos recetados, conocido popularmente como Ayuda Adicional, también está subutilizado. Este programa puede cubrir las primas mensuales, los deducibles anuales y los copagos de la cobertura de medicamentos recetados de Medicare.

Según la Administración del Seguro Social, la Ayuda Adicional tiene un valor de unos $5,100 al año para los participantes que cumplen los requisitos, pero el grupo de Hodges descubrió que unos $7,600 millones al año no se utilizan. "No son dólares que se vayan a utilizar en otro sitio", dice. "Son programas específicamente orientados. No le estás quitando beneficios a nadie por usar estos servicios". 

Ayuda para pagar tus facturas de servicios públicos

El invierno está a la vuelta de la esquina y los precios del petróleo y el gas natural siguen siendo elevados, por lo que algunas personas mayores podrían quedarse sin calefacción durante los meses más fríos. En la actualidad, decenas de millones de personas en el país corren el riesgo de que les corten los servicios públicos debido a las elevadas facturas de electricidad del verano y a los posibles costos mayores de la calefacción en el invierno. Sin embargo, los adultos mayores de todo el país no aprovechan suficientemente el Programa de Asistencia Energética para Hogares de Bajos Ingresos (LIHEAP) del Gobierno.

Con este programa, los beneficiarios reciben un pago único para ayudar a sufragar los gastos de calefacción en invierno. El pago puede llegar a los $1,400, aunque el pago promedio es de $500, según la Asociación Nacional de Directores de Asistencia Energética (NEADA). De las personas que pueden acogerse a este programa, solo alrededor del 17% reciben ayuda, dice Mark Wolfe, director ejecutivo de NEADA. 

El sitio web de LIHEAP Clearinghouse  (configuar idioma en español en el botón superior derecho) tiene una función de búsqueda para encontrar programas estatales y solicitar la ayuda. Además, hay una línea telefónica para remisiones: 866-674-6327.

¿Qué se debe hacer?

Con decenas de miles de millones de dólares en beneficios que se quedan sin utilizar cada año, es necesario que el Gobierno federal, los Gobiernos estatales y locales, las organizaciones sin fines de lucro y los grupos comunitarios lleven a cabo más actividades de divulgación para que el dinero llegue a todos los que lo necesitan. Tienen que hacer más para que los adultos mayores se enteren, dice Hodges.

Además, solicitar los distintos programas puede resultar desalentador. Para cerciorarse de que los solicitantes cumplan los requisitos, muchos programas exigen que llenen formularios de solicitud y presenten determinados documentos. Sin acceso a internet o a una impresora, o sin poder viajar, puede ser difícil llenar estos formularios.

No obstante, estos programas hacen la diferencia. En el 2019, el Departamento de Agricultura de EE.UU. descubrió que los adultos mayores que vivían solos recibían un promedio de $104 en beneficios del SNAP al mes. Las personas con menores ingresos recibieron más. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Qué beneficios te estás perdiendo?

Identificar a qué beneficios tienes derecho ha sido más fácil en los últimos años, gracias a que el Gobierno y las organizaciones sin fines de lucro, como el NCOA y AARP, han intensificado las actividades de divulgación. El NCOA dirige BenefitsCheckUp (configuar idioma en Español en el botón superior izquierdo) una base de datos en línea de los beneficios federales y locales a disposición de los adultos mayores. Quienes prefieran hablar con una persona pueden llamar a la línea de ayuda del NCOA al 800-794-6559 para informarse de los beneficios a los que tienen derecho. 

En la mayoría de las comunidades también hay agencias sobre el envejecimiento (Area Agencies on Aging), financiadas por el Gobierno federal, que ayudan a las personas mayores a evaluar sus beneficios o las remiten a grupos externos que pueden ayudarlas. Puedes encontrar una agencia sobre el envejecimiento en tu zona a través de Eldercare Locator (en inglés) o llamando al 800-677-1116.

Por su parte, AARP colabora con grupos comunitarios de Carolina del Sur, Alabama y Misisipi para ayudar a los adultos mayores a presentar solicitudes para el Programa de Ahorros de Medicare y la Ayuda Adicional. Tiene previsto ampliar el programa a más estados durante el próximo año. "Muchas personas no saben que estas cosas existen, y cuando lo saben, se produce la parálisis del análisis", dice Hodges. "Se preguntan: '¿Qué hago con esta información?'". 

 

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.