Skip to content
 

Cómo asistir a una boda sin gastar una fortuna

Combina tus recursos o adapta una prenda usada, hay formas en que los invitados pueden ahorrar en las fiestas.

Pareja de novios con sus familiares a la salida de una iglesia

Donna Fuscaldo

In English 

Nunca ha sido económico asistir a una boda. Pero si a eso le aumentamos la inflación y los retrasos en la cadena de suministros, entonces es realmente costoso ir a una. 

Eso es cierto incluso si no eres el padrino, la dama de honor o parte del cortejo nupcial. Según The Knot, un sitio web para la planificación de bodas, el costo promedio general por persona para ir a una boda en el 2021 fue de $460. Si tenías que viajar a otra ciudad, el costo promedio era de $1,300. Este año es más costoso por la inflación del 8.3%, que ha alcanzado su nivel más alto en los últimos 40 años. 

 “Como sube la inflación, el costo para la mayoría de los invitados a las bodas es más caro que nunca”, dice Tonya Hoopes, propietaria de Hoopes Events. “El costo de todo, los regalos, la ropa y el viaje, ha experimentado un aumento drástico en los últimos dos años. Ya sea una boda local o fuera de la ciudad, los precios tan altos de la gasolina están causando que a los invitados les cueste más asistir”. 

Cuando se trata de ir a una boda, tienes que cubrir varios gastos. El regalo es uno de los más importantes. Según The Knot, los invitados normalmente gastan $160 solo en eso. Luego, están los gastos de viaje. Incluso si la boda es local, los precios récord de la gasolina pueden arruinar tu presupuesto. Si necesitas un traje, vestido o zapatos nuevos, eso puede costarte aún más, particularmente porque los precios de la ropa suben cada año. La buena noticia es que, fuera de rechazar la invitación, hay formas de ahorrar en todos los aspectos relacionados con la celebración de la felicidad conyugal. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. Comparte el regalo de boda

Una forma de ahorrar, explica Sarah Hanlon, editora asociada de The Knot, es considerar compartir un regalo con otros invitados. Mira la lista de regalos de boda de la pareja en internet, selecciona un artículo costoso y después divide el costo entre varias personas. “Esta es una excelente manera de contribuir hacia un increíble regalo para los recién casados, a la vez que te mantiene cómodamente dentro de tu presupuesto”, dice Hanlon. 

Otra forma de reducir tus gastos: compra en oferta. Si en la lista de regalos ves un artículo que te gustaría regalarles, presta atención por si el artículo se pone en oferta o si hay un cupón de la tienda o un código de descuento. “Si has visto un artículo en un sitio en línea y te ofrecen un 20% de descuento por inscribirte para recibir mensajes de texto, esta es una magnífica manera de conseguir un regalo que normalmente costaría más, a la vez que ahorras”, dice Hoopes. “Y la mejor parte es que la pareja nunca se enterará de que ahorraste en el costo; creerán que pagaste más de lo que realmente te costó”.

2. Combina los costos de viaje y transporte 

Si vas a una boda en otra ciudad, Hanlon sugiere que revises el sitio web de la boda de la pareja para ver si hicieron arreglos para el viaje y el hospedaje. A menudo, los novios quieren ayudar a compensar los costos de los invitados por asistir a su boda y ofrecen bloques de habitaciones de hotel con precio de descuento o transporte gratuito al lugar del evento.

Reserva tu vuelo o habitación de hotel con anticipación. Si esperas demasiado tiempo, terminarás pagando más. Encontrar otras personas con quien viajar también puede ser una forma de reducir algunos de los gastos. “Planear con tiempo es esencial para mantenerte dentro del presupuesto. Si conoces a otros invitados que van a asistir, considera compartir el gasto de la gasolina, el automóvil de alquiler o incluso un Airbnb, si es necesario”, dice Hanlon. “Cuanto más pronto empieces a hacer planes de viaje, más fácil será establecer —y adherirte a— un presupuesto”. 

Si no conoces a nadie con quien puedas viajar y el evento es en un lugar costoso, considera hospedarte un poco más lejos para ahorrar, dice Hoopes. Volar uno o dos días antes también puede ser una forma de reducir el costo del pasaje aéreo, suponiendo que la estancia adicional no resulte en el mismo costo total. Convertir una boda fuera de la ciudad en tus vacaciones es también otra forma de hacer que valga la pena. Ya tienes el boleto de avión y el hotel, entonces, ¿por qué no aprovecharlos? “Si la boda es en el sur de Utah, podrías tomarte una semana y visitar los parques nacionales como el Cañón Bryce y Zion, y tal vez incluso acercarte al Gran Cañón. De este modo, el dinero que destinas a la boda también pagará tus vacaciones”, dice Hoopes.

3. Usa accesorios con el traje que ya tienes 

Después de más de dos años de restricciones y cierres causados por la pandemia, las personas tal vez piensen que no tienen nada apropiado que ponerse. Pero comprar un traje o vestido nuevo puede ser costoso, especialmente en el actual entorno de alta inflación y particularmente si solo te lo vas a poner una vez. Es por eso que los expertos en ahorrar dinero dicen que elijas algo que ya tengas en el armario y lo adornes con un collar, una corbata o un accesorio nuevo.

“Aunque es importante que los invitados elijan un vestuario que se adhiera al código de vestimenta solicitado por la pareja, no siempre es posible comprar algo nuevo para cada boda”, dice Hanlon. “Empieza por evaluar lo que ya tienes y piensa en cómo puedes mejorarlo. Accesorios como joyería, zapatos y chaquetas pueden adaptar fácilmente la ropa entre varias estaciones del año. Por ejemplo, considera combinar tu vestido de cóctel favorito con sandalias de tiras y gafas de sol para el verano o un chal abrigado y zapatos cerrados para el invierno”. Si no tienes nada en el armario, trata de comprar prendas en oferta, en sitios web de descuento y en tiendas de segunda mano. Incluso pedir prestado a un amigo o familiar es aceptable. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Simplemente, di que no

Celebrar el amor y el matrimonio es importante, pero a veces asistir a una boda simplemente no vale la pena. Si hará que sobrepases tu presupuesto y te causará dificultades para pagar tus cuentas, está bien decir que no. Pero antes de tomar esa decisión, considera quién es la pareja y qué impacto tendrá en tu relación si dices que no. Si es un familiar o amigo cercano, quizás se sientan ofendidos si rechazas la invitación. Pero si es un amigo de la universidad con quien hablas una vez al año, es posible que rechazar la invitación no sea un gran problema. “En un año con tantas celebraciones como el 2022, quizás no sea realista ir a todas las bodas a las que te inviten. Si asistir a una boda te causará estrés financiero, es aceptable rechazar una invitación con cortesía”, dice Hanlon. “Independientemente de tu relación personal, la etiqueta apropiada requiere que, aunque no asistas, envíes una tarjeta y un regalo para expresar tu gratitud por haber sido invitado”.

 

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.