Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Cómo crear un presupuesto del hogar adecuado para ti

Toma estas medidas para gastar menos, ahorrar más y alcanzar tus metas financieras.

Pareja mayor revisando cuentas frente a una computadora

DIGITALVISION / GETTY IMAGES

In English | Para algunas personas, lo único menos divertido que preparar la declaración de impuestos es crear un presupuesto. Pero un buen presupuesto significa que puedes hacer muchas de las cosas que quieres hacer, como ir de vacaciones o comprarte un automóvil nuevo, sin preocuparte de dónde saldrá el dinero del alquiler. Y si eres realista, un buen presupuesto puede ser notablemente fácil de crear y mantener.

Comienza por lo básico

Un presupuesto es una forma de saber de dónde viene tu dinero, a dónde va y cómo acabar con dinero sobrante al final de mes. En resumidas cuentas: gasta menos de lo que ganes y ahorra la diferencia para los objetivos específicos que elijas. Básicamente, un presupuesto consta de cuatro pasos:

Paso 1. Enumera tus ingresos

Para la mayoría de las personas, eso es el ingreso neto. No puedes evitar pagar los impuestos ni el seguro médico. Si tienes otras fuentes de ingresos, como el Seguro Social o las distribuciones de una cuenta IRA, añádelas también.

Paso 2. Enumera tus gastos fijos

Estos son los gastos que, si no tienes suficiente dinero para pagarlos, tienen consecuencias nefastas: alquiler o hipoteca, servicios públicos, seguros, préstamos de automóvil, tarjetas de crédito y medicamentos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Paso 3. Mira lo que te queda

Si no te queda nada, tienes que reevaluar tus ingresos y gastos y, quizás, incluso tomar medidas drásticas, como vender el automóvil, mudarte a un lugar más barato o buscar un empleo mejor pagado.

Paso 4. Enumera tus gastos flexibles

Este es el dinero que se destina a comida para llevar y entregas a domicilio, viajes, transmitir música y películas, comprar en línea un nuevo vestuario, etc.

Hay que tener en cuenta que esto no siempre es tan sencillo como parece. “Aunque es relativamente fácil obtener información sobre los pagos del alquiler o la casa, los pagos del automóvil, los servicios públicos y el seguro, es más difícil llevar un registro de los gastos variables, como la comida y la gasolina, y aún más difícil llevar un registro de los gastos puramente discrecionales, como comidas en restaurantes, muebles nuevos, ropa y donaciones caritativas”, dice Mark Bass, planificador financiero de Pennington Bass & Associates en Lubbock, Texas.

Utiliza herramientas presupuestarias

Una solución es anotar estos gastos, si cada vez que gastas dinero dispones de papel, bolígrafo y un lugar donde escribir. Una manera más práctica sería utilizar varias aplicaciones de presupuestos, como Mint (en inglés), una herramienta gratuita de planificación de presupuestos y monitoreo de crédito. Honeydue (en inglés) es una aplicación gratuita para hacer un presupuesto con tu pareja. Nerdwallet (en inglés) tiene una aplicación gratuita que te ayudará a llevar un registro de tus gastos, tu puntaje crediticio y tu patrimonio neto. Y siempre puedes utilizar la herramienta de presupuestos en línea de AARP (en inglés). 

Si llevas un registro de tus gastos, te harás una buena idea de adónde va tu dinero y cómo puedes ahorrar más. Para muchas personas, los problemas de presupuesto suelen ser pequeñas cosas que se acumulan con el tiempo, dice Ray Ferrara, planificador financiero de Provise Management Group en Clearwater, Florida. “La mayoría de las personas no tienen en cuenta a los 'trepadores'”, dice Ferrara. Esas son las cosas que se cuelan en nuestros hábitos de gasto. “Vamos al supermercado y compramos cosas que no están en la lista. No podemos decir que no al último juguete o videojuego de los nietos. Todas ellas son decisiones improvisadas que, por sí solas, no parecen quebrar el presupuesto, pero que sumadas a lo largo del año tienen el potencial de hacerlo”.

Un presupuesto es algo que no puedes simplemente escribir y olvidar: si quieres hacer un buen uso de él, tienes que llevar un registro y ver en dónde te desvías. “En su mayor parte, las personas gastan más de lo que prevén”, dice Jeffrey Corliss, asesor financiero de Westport, Connecticut. En cierto modo, es como pilotar un barco, dice: “Puedes hacer cambios antes de que acabes en el océano”.

Una forma de facilitar las cosas es automatizar tu ahorro, en lugar de escribir un cheque cada mes. No hay ninguna institución financiera en el mundo que no estaría encantada de depositar fondos desde tu cuenta bancaria a intervalos regulares. Establece un plan de ahorro automatizado con un banco, una empresa de corretaje o una compañía de fondos de inversión y, si puedes, no lo modifiques.

Ponlo en marcha

La idea que inspira un presupuesto es tener ahorros, y la idea que inspira los ahorros es tener dinero cuando se necesite o se quiera gastar. Es útil imaginar que tienes varios baldes de dinero ahorrado. (Algunas personas los llaman “sobres”, por el tradicional sistema de guardar dinero en efectivo en varios sobres marcados para diferentes necesidades de gasto).

Deberías tener al menos dos baldes de ahorro para que el dinero esté disponible cuando lo necesites: uno para emergencias, y otro para la jubilación. Si quieres, puedes dividir las emergencias en dos subbaldes. Uno más pequeño, de unos $1,000, es para la inevitable reparación del automóvil, la sustitución del lavaplatos o la visita de emergencia al veterinario. Si lo mantienes en buen estado, no tendrás que cargar con estos gastos.

El otro fondo para emergencias es para gastos importantes, lo que generalmente significa un fondo para pagar las cuentas si pierdes tu empleo. La mayoría de los planificadores financieros recomiendan un fondo equivalente a los gastos de tres a seis meses. Esta es una cantidad aterradora para muchas personas, pero recuerda: se calcula según tus gastos fijos, no todo tu cheque de nómina. Si tienes $3,000 de ingresos netos mensuales y $2,000 de gastos fijos, necesitarás entre $6,000 y $12,000 en tu fondo para emergencias. Esto sigue siendo algo aterrador, pero es una meta: reserva una cantidad determinada cada mes para lograrla.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La cantidad que hay que ahorrar para la jubilación depende de la edad que tengas, de lo que hayas ahorrado y de otros recursos que tengas, como el Seguro Social o una pensión. Puedes utilizar la calculadora para la jubilación de AARP para ayudarte a calcular cuánto necesitarás para la jubilación. Pero, de nuevo: la idea es comenzar a ahorrar, o aumentar el ahorro, a partir del dinero que has ahorrado gracias al presupuesto que creaste.

La última categoría de ahorro es la mejor: dinero para mejorar tu vida. Puede ser para un automóvil nuevo o para la renovación del hogar. El cielo y tu habilidad presupuestaria son el límite. Trabajar para ganarte la vida y no gastar en las cosas que te gustan puede hacer que la vida sea monótona. Crear un presupuesto viable significa que no solo puedes eliminar la preocupación de quedarte sin dinero, sino que puedes gastarlo de la manera que te haga feliz.

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.