Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Guía para preparar tu presupuesto durante la pandemia

Procura obtener ayuda con las facturas y prioriza los gastos durante este difícil momento.

Mujer con un papel en la mano y viendo su computadora en la cocina de su casa.

E+/ GETTY IMAGES

In English | Debido a la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, gran parte de la población se encuentra en algún tipo de autoaislamiento y millones están sin trabajo debido al cierre de las empresas. Para aquellos que acaban de perder su empleo, en particular, la pregunta candente es: ¿Cómo puedo llegar a fin de mes?

Hasta cierto punto, el coronavirus es una fuerza presupuestaria. Hay menos personas que conducen, lo cual significa que muchos tienen que llenar el tanque con menos frecuencia. Algunas compañías de seguro de automóviles están reembolsando primas a medida que cada vez más vehículos permanecen inactivos. Y aquellos que conducen con frecuencia, tal vez para entregar comestibles a domicilio o viajar a un trabajo esencial, encuentran precios bajos en los surtidores: según la AAA, el precio promedio de la gasolina regular sin plomo ahora es de $1.84 por galón, un dólar menos que hace un año.

Las reglas de distanciamiento debido al coronavirus han causado el cierre de bares, restaurantes, salas de conciertos, cines y centros comerciales, que son los principales lugares para arruinar un presupuesto. Y si estabas pensando en tomar unas vacaciones en la primavera, bueno, ese dinero se quedará en tu bolsillo. Para muchas personas, entonces, las restricciones del coronavirus han significado grandes ahorros.

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

“Bueno, no estoy conduciendo mucho, así que estoy ahorrando en gasolina”, escribe un visitante de la página de Facebook de AARP. “No salgo de compras excepto a recoger los comestibles que compré con la aplicación en internet. No voy a tomar vacaciones en un futuro cercano. No me reuniré con amigos para almorzar ni para cenar. No saldré de la ciudad para visitar a familiares ni amigos. Mi gimnasio está cerrado, así que estoy sentado en casa subiendo de peso cada día más”.

Sin embargo, cerca de 22 millones de personas en el país han solicitado beneficios por desempleo desde que estalló el brote hace un mes. Incluso si en tu familia hay más de una persona que percibe un salario, e incluso si comienzas a cobrar desempleo, perder el trabajo va a reducir tu presupuesto. Esto es lo que puedes hacer al respecto.

Calcula tu flujo de efectivo actual

Si tú o alguno de tus familiares fue despedido a causa del coronavirus, el primer paso es ver cuánto dinero van a recibir, si es que lo reciben. Si has solicitado beneficios por desempleo, por ejemplo, debes tener en cuenta que si tu empleador te despidió por el coronavirus, puedes recibir otros $600 por semana además de los beneficios por desempleo que ofrece tu estado. Los trabajadores de economía colaborativa y los trabajadores independientes también tienen derecho a recibir estos beneficios. Si no te has comunicado con la oficina estatal de desempleo, ahora es el momento de hacerlo.

Tal vez también tengas derecho a recibir pagos de estímulo federal, que ya están llegando a algunas cuentas bancarias. Las personas pueden recibir hasta $1,200, y las parejas que presentan declaraciones conjuntas de impuestos federales pueden recibir hasta $2,400. Los que tienen hijos menores de 17 años a cargo pueden recibir hasta $500 por cada hijo que reúna los requisitos. Puedes consultar con el IRS para ver si tu cheque está en camino, agregar información sobre las personas a tu cargo o registrarte para recibir un cheque de estímulo si no has presentado una declaración de impuestos del 2018 o del 2019.

Como último recurso, puedes considerar utilizar tus ahorros. Si tienes un fondo para emergencias, bueno, para esto son los fondos de emergencia. Si eres menor de 59 años y medio, la ley CARES también te permite retirar hasta $100,000 de tus fondos de jubilación sin penalidades. 

De todos modos tendrás que pagar impuestos sobre el monto que retires, pero tendrás tres años para hacerlo, y también tendrás tres años para devolver el dinero al plan y evitar los impuestos. Además, se ha aumentado el límite de los préstamos de cuentas de jubilación de $50,000 a $100,000, y los pagos de los préstamos nuevos y existentes se pueden aplazar por un año.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Prioriza tus gastos

No hay duda de que necesitas un techo y electricidad, además de alimentos y agua. Y al menos por el momento, las corporaciones, los prestamistas y los arrendadores tienen una actitud indulgente, y muchos están brindando ayuda con las facturas mensuales.

Vivienda

Para la mayoría de las personas, la factura mensual más alta es la del alquiler o la hipoteca. Si te preocupa poder pagar la hipoteca, es hora de hacer una llamada para averiguar si puedes obtener lo que se llama indulgencia hipotecaria: tú y el prestamista acuerdan reducir temporalmente o aplazar los pagos de la hipoteca, y el prestamista acuerda no ejecutar la hipoteca durante ese período.

Por ejemplo, si la Federal Home Loan Mortgage Corporation (Freddie Mac) o la Federal National Mortgage Association (Fannie Mae) respaldan tu hipoteca —y lo hacen con aproximadamente el 80% de las hipotecas—, los gigantes del mercado hipotecario pueden ofrecer indulgencia durante un máximo de 12 meses. 

Ambas empresas también acordaron suspender los desalojos y las ventas por ejecución hipotecaria durante 60 días, hasta mediados de mayo.

Puedes consultar en línea si uno de estos gigantes hipotecarios es dueño de tu préstamo:

Fannie Mae: knowyouroptions.com/loanlookup (en inglés)

Búsqueda en Freddie Mac: ww3.freddiemac.com/loanlookup/ (en inglés)

Si alquilas tu vivienda, tal vez también puedas obtener algo de alivio. Si vives en un apartamento y tu arrendador recibe ayuda hipotecaria debido al brote de coronavirus, no se te puede desalojar durante 90 días si no puedes pagar el alquiler debido a las dificultades que el coronavirus te ha causado a ti. Algunas ciudades, como Los Ángeles, Boston y Nueva York, están suspendiendo los desalojos. Pero si no estás protegido por una prohibición estatal o municipal de desalojos, habla con tu arrendador lo antes posible para analizar tus opciones.

Servicios públicos

Muchas empresas de servicios públicos también ofrecen ayuda a quienes pierden el trabajo debido al coronavirus. Muchas ofrecen extensiones de pago y suspenden los cargos por pagos tardíos, aunque a la larga tendrás que efectuar dichos pagos. Además, docenas de proveedores de servicios de telefonía inalámbrica y de internet han firmado un compromiso de no desconectar el servicio de ningún cliente durante los próximos 60 días, suspender los cargos por pagos tardíos y abrir puntos de conexión de wifi para todo aquel que los necesite. 

Sin embargo, tienes que hacer arreglos. “Tuve que enviarle un correo electrónico a mi compañía de cable para informarles que estoy esperando el depósito directo de mi pago de estímulo para pagar mi factura”, escribió un visitante de Wisconsin en la página de Facebook de AARP.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Alimentos y otros artículos esenciales

Para vivir necesitas alimentarte, pero es más difícil encontrar buenos precios cuando muchas tiendas están cerradas, o si solo usas un servicio de entrega a domicilio. “Compro los mismos artículos de supermercado como siempre, pero pago MÁS por los mismos productos”, escribe un visitante de la página de Facebook de AARP. “Lo sé, amigos, porque realmente vigilo lo que pago por las cosas”.

Los precios de los alimentos también son otro factor de presión en el momento del coronavirus. Hacen falta muchos trabajadores para llevar la comida de la granja a la mesa, y muchos de ellos se están enfermando de COVID-19. Una de las plantas de procesamiento de carne de cerdo más grandes del país, en Sioux Falls, Dakota del Sur, cerró debido a que las pruebas de detección de coronavirus de muchos trabajadores dieron resultados positivos. En algunas zonas los precios de los huevos aumentaron entre un 300 y un 400%. “Los huevos NO son asequibles”, escribe un visitante de Facebook.

El consejo para hacer un presupuesto normal es buscar precios de oferta y usar cupones cuando compras alimentos. Sin embargo, estos días las tiendas no tienen muchas ofertas, y hasta los compradores cuidadosos tienen dificultad para encontrarlas. “Normalmente compro más de lo que está en oferta”, dice un visitante de la página de Facebook de AARP. “Ahora tenemos muy pocas opciones: pagas lo que te piden o lo dejas. Tenemos que gastar más para comer”.

En lugar de buscar las ofertas del día, podría ser más sensato elegir alimentos de menor precio, de ser posible. Prueba comprar pollo en vez de bistec, productos genéricos en vez de marcas reconocidas, o verduras enlatadas en vez de frescas. Los ahorros pueden sumar.

Por último, aunque sea difícil escatimar en los productos esenciales como los medicamentos recetados, puedes dejar de comprar lo que no es esencial durante estos tiempos difíciles: “Mi presupuesto es un poco más ajustado”, señala un visitante de Facebook. “Suspendí algunos extras (como telas y artículos para manualidades) para comprar más insulina desde que comenzó la permanencia en el hogar”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO