Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

El mercado bajista: lo que los asesores financieros les están diciendo a los jubilados

La mayoría de los consejos profesionales de inversión comienzan con una advertencia: no hay que entrar en pánico.

Manos de un hombre frente a una computadora con una gráfica estadística del mercado de valores.

E+ / GETTY IMAGES

In English | Steve Janachowski, un planificador financiero en Mill Valley, California, recibió un mensaje de su tía en la medianoche del miércoles. "¿Puedes vender todo y ponerlo en bonos o en oro?", decía.

Janachowski, que administra su cuenta, le envió un mensaje de vuelta: "No, no hagas eso".

"Cuando las personas envejecen, se vuelven conscientes de la escasez", expresa Janachowski. "Siempre piensan que no tienen suficiente, incluso cuando no es así, y tienen que darse cuenta de que es una situación temporal".

Si estás jubilado, el mayor peligro en una caída del mercado de valores puede ser el pánico. Los asesores financieros dicen que lo mejor que se puede hacer ahora es tomarse un tiempo, pensar honestamente en la tolerancia al riesgo y revisar el plan de jubilación en general. Si estabas contento con tu cartera hace dos meses, probablemente lo estarás de nuevo, aunque tal vez con algunos retoques.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Nadie lo sabía en ese momento, pero el mercado alcista del promedio industrial del Dow Jones terminó el 12 de febrero, cuando el índice de las acciones de primera clase cerró en 29,551.42. Al día siguiente, el Dow comenzó un deslizamiento que, a partir del 11 de marzo, registró una pérdida del 20%. (Las acciones cayeron aún más el jueves). Otros índices bursátiles importantes, como el Standard & Poor's 500, también se encuentran en territorio de mercado bajista, definido tradicionalmente como una pérdida del 20% o más.

Es difícil mantener la calma, sobre todo en un mercado en un declive tan rápido. La caída más rápida del 20% desde la Segunda Guerra Mundial, según Sam Stovall, director de inversiones de la empresa de investigación CFRA. La propagación del COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, hace aún más difícil mantener la calma. Pero eso es lo que recomiendan los expertos, porque, de lo contrario, se podrían vender las acciones en el fondo del mercado y asegurar esas pérdidas.

Si estás pegado a la pantalla de la computadora y viendo la carnicería, detente. Sal a caminar. Llama a tu familia. Acaricia al perro. "Respira hondo", dice Gary Schatsky, un planificador financiero de Nueva York. "Tómate un tiempo para evaluar tus finanzas".

Los planificadores financieros toman tres cosas en consideración cuando evalúan la situación financiera de un cliente: tolerancia al riesgo, tiempo y objetivos. Tú también puedes hacerlo.

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

1. Tolerancia al riesgo

Después de 11 años de aumento de los precios de las acciones, probablemente has minimizado el riesgo. "La gente se vuelve complaciente con un mercado en alza", afirma Schatsky. Un mercado bajista te hace reconsiderar tu tolerancia al riesgo. Si no has podido dormir la semana pasada, entonces debes pensar en si debes seguir manteniendo tantas acciones como antes.

Pero ten cuidado. Probablemente tampoco seas del todo racional cuando el mercado de valores está cayendo. Una manera de combatir el miedo es analizar toda tu cartera: acciones, bonos y efectivo. Las acciones obtienen todos los titulares, pero pocas personas mantienen el 100% de una cartera de jubilación en acciones. El total de tus pérdidas es probablemente menor que las pérdidas del S&P 500. Hasta el miércoles, el S&P 500 había caído un 14.8% para el 2020, incluidos los dividendos reinvertidos. El índice de Bonos S&P 500, sin embargo, ha ganado un 1.4%. Una cartera compuesta por un 50% de acciones y un 50% de bonos se reduciría en un 6.7%... no es divertido, pero no es tan malo como se puede sospechar por los titulares.

Si todavía estás aterrorizado, entonces considera hacer algunos cambios cuando los mercados se estabilicen y se recuperen, algo que harán... eventualmente. Por ejemplo, si tienes acciones en una cuenta sujeta a impuestos que ahora están en rojo, puedes vender esas acciones y aprovechar el código fiscal para aliviar tus pérdidas. Puedes utilizar las pérdidas de capital para compensar las ganancias de capital, y si aún te quedan pérdidas, puedes trasladarlas al siguiente año fiscal. "Toma este cajón de limones y haz limonada", recomienda Schatsky.

Si has tenido poco éxito con las acciones, este puede ser el momento de abordar las grandes empresas de alta calidad o los fondos que invierten en ellas, aconseja Malcolm Makin, un planificador financiero de Westerly, Rhode Island. "Las empresas fuertes se recuperarán primero", afirma. "Los sectores comprometidos, como las aerolíneas, serán gangas, pero tardarán en recuperarse".

2. Tiempo

Como te recordará la Comisión de Valores y Bolsa, los resultados del pasado no son garantía de rendimientos futuros. Sin embargo, cuanto más rápido caen los mercados, más rápido tienden a recuperarse. "Los mercados bajistas anteriores que alcanzaron el nivel de menos del 20% más rápido que la media de 270 días no solo tocaron fondo con mayor rapidez, sino que también registraron los descensos más superficiales, con una pérdida media del 26% frente a la caída media del 33% de todos los mercados bajistas", explica Stovall.

Los mercados bajistas impulsados por acontecimientos inesperados, como un brote viral o un ataque militar, tienden a ser más cortos y menos graves que los impulsados por fallos sistémicos, como las quiebras de bancos, según Goldman Sachs. Los mercados bajistas sistémicos, como el del 2007 al 2009, registran en promedio una pérdida del 57%. Los mercados bajistas impulsados por eventos tienen un promedio de pérdida del 29%, duran alrededor de medio año y se recuperan en un año.

Si estás sacando dinero de tu portafolio para tus gastos diarios o por las RMD (distribuciones mínimas requeridas), intenta no sacarlo de tu cartera de acciones. Vender solo agrava tus pérdidas. Si tus acciones bajan un 10% y retiras un 5%, tu cuenta cae un 15%. Cuanto más tiempo le des a tu cartera de acciones, más posibilidades tendrás de recuperar tus pérdidas. Si tienes que hacer retiros de tu cartera, "tómalos primero de tu fondo de mercado monetario y luego de los bonos", dice Janachowski. "No vendas las acciones".

3. Objetivos

"Recuerda que tu verdadero riesgo no es la volatilidad del mercado a corto plazo, sino tener suficientes recursos para que te duren el resto de la vida", dice Harold Evensky, un planificador financiero de Coral Gables, Florida. "Mover tus inversiones a efectivo puede parecer seguro, pero colocar todo en efectivo o en una cuenta del mercado monetario que gane poco y se vea erosionada por la inflación no es para nada seguro".

Si pensabas usar las ganancias de tus acciones para las vacaciones de este año, quizás debas repensar ese objetivo hasta que los mercados se recuperen. Dado el número de restricciones para viajar debido al coronavirus, puede que tengas que hacerlo de todas formas. Probablemente sea mejor recortar gastos innecesarios que gastar más de la cuenta de jubilación.

Una forma de asegurarte de que tu cartera sobreviva es desarrollar un fondo de inversiones seguras y líquidas que puedas aprovechar cuando el mercado de valores esté en caída libre. "Los jubilados deberían tener al menos el 40% de sus carteras de inversión en activos fijos, como bonos de grado de inversión, valores del Tesoro o efectivo", recomienda Makin. "Si tienen eso, deberían poder pasar los próximos meses sin tener que vender acciones o bienes raíces".

Puedes construir tu fondo de dinero líquido gradualmente; por ejemplo, al hacer que los dividendos de las acciones se dirijan a tu cuenta del mercado monetario, o al vender algunas acciones para pérdidas fiscales, si eso es posible. Dada la reciente caída de las tasas de interés, podrías recaudar algo de dinero en efectivo para refinanciar tu vivienda y aprovechar el capital para construir tu colchón. Pero, a medida que el mercado de valores se reactiva, asegúrate de hacer planes para el próximo mercado alcista... y para el mercado bajista que le seguirá.

Los malos tiempos no duran para siempre. "Tenía 11 años cuando Jonas Salk creó la primera vacuna contra la polio en 1955", recuerda Makin. "Vi a compañeros de clase con polio. Vi los resultados de la polio. El mundo lo resolvió eventualmente, pero fue muy aterrador". Pero eso fue hace 65 años, señala, y la ciencia ha avanzado. El coronavirus será eventualmente derrotado en breve, con suerte. Mientras tanto, no entres en pánico.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.