Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

7 consejos para 'no dejar rastros' al visitar un parque nacional

Los visitantes pueden ayudar a conservar estas maravillas naturales y minimizar los daños por las aglomeraciones.

Un hombre y una mujer disfrutan de la vista de las formaciones rocosas en el Parque Nacional Bryce Canyon

Mario Tama/Getty Images

In English | Visitar un parque nacional como Yellowstone o Yosemite es el momento más ansiado del año para muchas personas. Sin embargo, muy a menudo, turistas descuidados dejan su huella en estos paisajes venerados, y su impacto permanece allí mucho tiempo después de que termina su breve visita. Algunos daños incluso duran décadas, como las pisadas que dejan en las costras biológicas de suelo cuando se salen de los caminos demarcados en los parques nacionales Canyonlands, Arches y Capitol Reef.

En años recientes se han presenciado una serie de comportamientos excepcionalmente malos (incluso delictivos): el choque de un dron en las aguas termales Grand Prismatic Hot Spring en el Parque Nacional Yellowstone, el uso ilegal de vehículos todo terreno en el Parque Nacional Death Valley, la pintura con aerosol de rocas y cactus en el Parque Nacional Joshua Tree y el marcado de piedra arenisca con puntos azules, como si fuera un ridículo "proyecto de arte", en el Parque Nacional Zion. La desvergüenza de algunos de estos comportamientos es inaudita.

Y, sin embargo, no son únicamente este tipo de comportamientos desconsiderados los que dañan los parques. Con mucha frecuencia, visitantes bien intencionados causan daños de manera involuntaria. Pisotean flores raras o musgo de más de 100 años al hacer senderismo para llegar a un punto con mejores vistas, dejan descuidadamente que la basura se vuele de sus mochilas o hacen sus necesidades en áreas inadecuadas. Aún más frecuente es el caso de turistas que se acercan a alces, ciervos y bisontes para conseguir la foto perfecta para Instagram y provocan la huida de los animales. Quizás esto no parezca problemático en ese momento, pero en los parques nacionales del norte del país como Yellowstone, donde los alces necesitan conservar todas las calorías posibles para sobrevivir los crudos inviernos de Montana, ser ahuyentados por los turistas, aunque esto solo ocurra un par de veces por semana, puede agotar suficiente grasa almacenada para impedirles sobrevivir la temporada de nieve.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Ahora que muchas personas están deseosas de salir al aire libre y explorar, los parques nacionales han experimentado una ola de visitantes, a la vez que enfrentan escasez de personal, servicios limitados y la inquietud causada por el distanciamiento social, tanto por parte de los visitantes como del personal. Los guardaparques del Servicio de Parques Nacionales (NPS) informan que han encontrado mascarillas tiradas junto a las carreteras, más heces de lo habitual a la entrada de los senderos (debido a los cierres de baños) y personas que visitan los parques por primera vez que se comportan mal en general. Y, lamentablemente, una gran parte de este daño se concentra en las áreas más populares y espectaculares de cada parque.

El Parque Nacional de las Grandes Montañas Humeantes, que sufrió un descenso de visitantes del 40% entre enero y mayo, ha experimentado una ola de visitantes en sus áreas populares como Clingmans Dome y Cades Cove. "Nuestro personal de campo informa sobre carreteras muy transitadas, áreas de estacionamiento congestionadas y la presencia de multitudes en algunos de los destinos más icónicos", dice la portavoz del parque Dana Soehn. "Por lo que, aunque el número de visitantes en general ha disminuido, sí parece que las principales áreas están más concurridas de lo habitual".

Entonces, ¿cómo puedes evitar las multitudes y proteger el medio ambiente al mismo tiempo? Muy a menudo, el mejor consejo es usar el sentido común y respetar las reglas que se establecieron hace ya mucho tiempo. No obstante, hay algunos principios adicionales que se recomienda seguir.

1. No dejes rastros.

Esta frase de tres palabras es el fundamento del comportamiento ético en los parques, y ha sido por mucho tiempo un componente esencial de lo que constituye el protocolo en las zonas agrestes. Pero ahora que muchos servicios de recolección de basuras e instalaciones sanitarias operan a capacidad limitada, es más importante que nunca. Si lo llevas al parque, llévatelo contigo cuando te marches. Esto se aplica tanto si haces senderismo con mochila en el Parque Nacional Zion como si tan solo das un paseo en auto por el Parque Nacional Shenandoah. El servicio de parques, especialmente durante la pandemia, no está preparado para recolectar la basura de miles de visitantes cada día. "En la actualidad tenemos muchos menos voluntarios activamente recolectando basura", dice Soehn. "Y realmente hemos notado la diferencia. Vemos mucha más basura abandonada junto a las carreteras". Lleva contigo una bolsa de basura pequeña o usa una bolsa de papel del supermercado. Guárdala en el auto y llénala con toda la basura y después tírala en el contenedor apropiado al dejar el parque; reiteramos que esto lo debes hacer cuando dejes el parque. Tírala cuando llegues a tu hotel o en una gasolinera. "Deja solo huellas y toma solo fotografías", dice Soehn. "Esa es la esencia del mensaje".

2. Lleva tu propia agua.

Quienes visitan los parques producen mucha basura, pero uno de los objetos más comunes son las botellas de agua desechables. Evita usarlas y lleva contigo al menos una o dos botellas reutilizables por persona. Luego compra una jarra de agua reutilizable de 3 galones. Llena todos los envases antes de ponerte en marcha y hazlo de nuevo cada noche en el hotel. Tendrás agua de sobra para rellenar las botellas pequeñas durante todo el día sin tener que comprar ninguna botella desechable en una tienda (que después tendrás que tirar a la basura).

Letrero de advertencia por la pandemia de COVID en el Parque Nacional Joshua Tree

Mario Tama/Getty Images

3. Permanece en los senderos.

Esto puede parecer obvio y sin embargo cada año miles de personas ignoran este consejo. Muchos se pierden o se lesionan. Pero también puede ser dañino para el medio ambiente. El NPS se esfuerza por crear y mantener los senderos —instalan bermas, despejan árboles, construyen escaleras de piedra— para mantener un delicado equilibrio entre la belleza natural y los millones de personas que la exploran cada año. Los senderos pueden parecer idénticos a las áreas naturales que los rodean, pero están diseñados y construidos para resistir mucho, siempre que los visitantes los usen. A veces un sendero se ensancha cuando las personas toman atajos para acortar caminos en zigzag o se abren camino entre los árboles para llegar, por ejemplo, hasta un acantilado no demarcado. El constante pisoteo tiene un efecto acumulable y puede fácilmente causar problemas durante una tormenta e iniciar un proceso de erosión del suelo. Permanecer en los senderos es la manera más sencilla de tener poco o ningún impacto en el medio ambiente.

4. Evita las entradas de senderos concurridas.

Con gran frecuencia los visitantes se aglomeran en los mismos puntos de interés turístico una y otra vez. Esto causa retrasos en los senderos y pone mayor presión en esas áreas del parque. Antes de ir, asegúrate de elegir varias caminatas o lugares para visitar alternativos en caso de que la entrada del sendero esté demasiado concurrida. Incluso en los parques más populares, casi siempre hay algún lugar al que puedes ir para alejarte de otros turistas. Y por supuesto, evitar las multitudes tiene sentido, especialmente durante la pandemia: "Si el acceso al sendero o al área de estacionamiento está muy concurrido", dice Soehn, "esto es una clara indicación de que va a ser muy difícil mantener el distanciamiento físico entre las personas una vez que todos salgan de sus autos y se dirijan a su destino".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


5. Coloca protectores de goma en los extremos de tus bastones de senderismo.

Mira de cerca en los senderos muy concurridos e indudablemente verás las delatadoras marcas de las puntas metálicas de los bastones de senderismo. Los arañazos, las mellas y las marcas están en todas partes, como si un águila con garras de diamante las hubiera afilado en el paisaje. Es un gran problema en muchos parques, especialmente aquellos en la zona este del país, los cuales suelen tener más tráfico. Coloca protectores de goma en los extremos de los bastones de senderismo (los puedes comprar en REI y otras tiendas de productos para actividades al aire libre). Lograrás una mejor tracción, no tendrás que escuchar los constantes chasquidos y ayudarás a proteger el medio ambiente.

6. Aléjate.

Si estás acampando en un área silvestre, encuentra tu propio espacio. No elijas un área que haya sido pisoteada recientemente. Las hierbas generalmente pueden sobrevivir una noche debajo del espacio que ocupa una tienda de campaña, pero es difícil que sobrevivan por más tiempo. Al seleccionar un sitio para acampar en un área remota que claramente haya utilizado otra persona recientemente, es posible que estés creando un enorme espacio sin vegetación sin siquiera darte cuenta, ya que puede que no aparezca hasta mucho después de que te hayas marchado. Recalcamos que esto solo se debe tener en cuenta al acampar en zonas remotas. En los espacios para acampar designados, instala tu tienda de campaña en el mismo lugar que otras personas para limitar el daño a una sola área.

7. No molestes a la fauna.

Cualquier interacción con un animal silvestre casi seguro será perjudicial para el animal. Esto no significa que no puedas disfrutar al ver cómo los bisontes atraviesan una carretera en Yellowstone o cómo un oso camina por una cima en el Parque Nacional Glacier. Simplemente mantén la distancia —la mayoría de los parques piden a los visitantes que permanezcan a una distancia mínima de 50 yardas— y no te acerques a ellos para tomar fotos. Acecharlos para verlos de cerca como si fueras un fotógrafo de la naturaleza de National Geographic probablemente acabe mal, para ti o para el animal (o para ambos). Si te tomas en serio la fotografía, obtén un lente teleobjetivo de más de 250 mm. ¿No pretendes vender tus imágenes? Deja de tomar fotografías y consigue un buen par de binoculares. Podrás observar la fauna de manera cómoda y segura desde lejos, sin que los animales se den cuenta de que estás allí.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.