Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Cómo sentir menos nervios en una entrevista de trabajo

Consejos para sentir menos estrés antes, durante y después de la entrevista.

Mujer mira su teléfono móvil mientras apoya su mano en un escritorio y se sostiene la cabeza.

GETTY IMAGES

In English | Las entrevistas de trabajo pueden ser estresantes. El 93% de los candidatos se ponen nerviosos de antemano, según una encuesta realizada en el 2020 por la empresa de investigación de antecedentes JDP. Aunque es habitual tener nervios durante las entrevistas —especialmente si eres un adulto mayor que no ha solicitado un nuevo empleo en años—, hay algunas cosas que puedes hacer antes, durante y, si es necesario, después de la entrevista para quitarte esos nervios y causar una buena impresión.

Antes de la entrevista

Preparación y práctica

La preparación puede ayudarte mucho a reducir los nervios, dice Andy Hillig, orientador profesional y de liderazgo y fundador de Hillig Solutions, una empresa de desarrollo de liderazgo y orientación profesional. No quieres que parezca que has ensayado demasiado, pero cuanto más sepas lo que vas a decir, más confianza tendrás.

También sugiere pasar algo de tiempo frente a un espejo, prestando atención a tus respuestas y a tu lenguaje corporal. Esto puede ayudarte a hacer ajustes a lo que dices y a pulir tus respuestas. Si practicas con familiares o amigos, elige a alguien que sea honesto contigo sobre las cosas que puedes mejorar, dice Hillig.

Date tiempo

Lo último que quieres es sentir estrés y apresurarte cuando comiences la entrevista, así que planifica en consecuencia, dice Angelina Darrisaw, fundadora y directora general de la empresa de orientación profesional ejecutiva C-Suite Coach. Si vas a tener una videoentrevista, date tiempo suficiente antes y después de la entrevista para no sentirte apurado.

Si te desplazas a una entrevista en persona, traza tu ruta de antemano y planea llegar al destino con media hora o 45 minutos de antelación. Pero no te registres en la recepción hasta 15 minutos antes de la cita. Es mejor tener que esperar que llegar tarde, lo cual causaría una mala impresión y aumentaría tu nivel de estrés, dice Darrisaw.

Lleva notas

“Siempre me gusta recordarles a las personas que es totalmente aceptable tener algunas notas delante”, dice Hillig. Pueden ser muy valiosas si te pones nervioso o pierdes el hilo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Durante la entrevista

Asume una postura sólida

Tu lenguaje corporal puede hacer que sientas más confianza, dice Darrisaw. “Tener esa postura fuerte es algo que te hace parecer más seguro, tanto en persona como de manera virtual”, dice. “Y la forma en que funciona nuestro cerebro, cómo nos sentimos, usualmente, o lo que hacemos con nuestro cuerpo se manifiestan en cómo nos sentimos realmente en ese momento”. Antes de responder a una pregunta, respira profundamente y endereza tu postura, ya que eso puede hacerte sentir que tienes más poder.

Gestiona tu diálogo interno

En situaciones de estrés, el diálogo interno puede volverse negativo. Recuerda que estás ahí porque la empresa cree que eres un buen candidato, dice Darrisaw. Si estás haciendo una videoentrevista y alguien parece distraído o desconectado, recuerda que no sabes a qué se enfrenta esa persona fuera de la videoconferencia. Mantén la concentración y acalla el parloteo negativo en tu cabeza.

Aduéñate de tus nervios

Si estás en la entrevista y sientes muchos nervios, toma un sorbo de agua o respira profundamente, dice Hillig. Admite que tienes nervios y pregunta si puedes detenerte un momento. “Todo el mundo entiende que las entrevistas son un momento un poco desconcertante”, dice.

Después de la entrevista

Evaluación objetiva

Si crees que los nervios te han superado y piensas que has estropeado la entrevista, no está todo perdido, dice Darrisaw. Si trabajas con un reclutador, normalmente puedes hacerte una idea de si los entrevistadores piensan lo mismo que tú y formular un plan de acción. Si estás en contacto directo con la empresa, recomienda darte un plazo de un día antes de comunicarte con ellos. A veces, con un poco de distancia puedes reflexionar con más claridad. Puede que te des cuenta de que no fue tan mal.

Da las gracias

Siempre es una buena idea hacer un seguimiento enviando una nota de agradecimiento a los entrevistadores. Si crees que deseas arreglar la entrevista, este es un buen momento para hacerlo, dice Darrisaw. “Incluye una lista de viñetas con las cosas que quieres que sepan de ti”, dice. De este modo, podrás aportar la información que quizá no hayas conseguido transmitir en la entrevista.

Las entrevistas son estresantes, pero con un poco de preparación y comunicación puedes conseguir sentirte más seguro de ti mismo, y posiblemente mejorar tus posibilidades de conseguir el empleo.

Gwen Moran es una escritora y autora especializada en negocios y finanzas. Su trabajo ha aparecido en muchas de las principales publicaciones de negocios y sitios web, como Entrepreneur, Kiplinger.com, Newsweek.com y The Los Angeles Times Magazine.

Más de la entrevista de trabajo

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.