Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

La COVID-19 podría dejar a millones de personas de minorías raciales sin seguro

Hay más personas negras, hispanas y asiáticas sin seguro debido al desempleo por la pandemia.

Un obrero mira una puerta cerrada con un letrero que dice 'cerrado temporeramente por COVID-19'

GETTY IMAGES

In English | Por lo menos seis millones de personas asiáticas, afroamericanas e hispanas podrían perder el seguro de salud proporcionado por sus empleadores este año debido a la pérdida del empleo durante la pandemia del coronavirus, según un nuevo estudio, que también indica que las pérdidas podrían afectar más a los adultos mayores.

La pandemia de la COVID-19 complica las desigualdades existentes en la cobertura del cuidado de salud entre los grupos raciales de Estados Unidos, según un análisis realizado por Avalere (en inglés), una empresa consultora de cuidado de la salud sin afiliación política. La pérdida del empleo, que ha sido mayor entre los grupos minoritarios durante la crisis, es la principal causa de pérdida de cobertura de seguro. Si bien el empleo disminuyó un 13% a nivel nacional de febrero a abril, según indica el estudio, se redujo un 18% entre las personas asiáticas, un 17% entre los trabajadores hispanos y un 15% entre las personas afroamericanas, en comparación con un 11% entre los empleados blancos.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


El análisis de Avalere establece que, aunque se espera que el 6% de las personas blancas pierdan el seguro de salud proporcionado por su empleador debido a la pandemia, ese porcentaje es alrededor del doble para otros grupos raciales: se prevé que un 10% menos de personas asiáticas (un millón), un 13% menos de personas negras (dos millones) y un 13% menos de personas hispanas (tres millones) estarán inscritas en un seguro de salud a través de su trabajo este año.

El impacto de este aumento en el número de personas sin seguro en el país podría afectar especialmente a las personas mayores y tener repercusiones negativas en el sistema del cuidado de salud del país, según uno de los autores del estudio.

"Cuando tienes más de 50 o 60 años, es más difícil volver a empezar tu carrera cuando has perdido tu trabajo”, dice Chris Sloan, director asociado de Avalere. Y eso significa que es posible que muchos en ese grupo de edad tengan que aceptar trabajos a tiempo parcial o independiente que no ofrecen seguro de salud. "También puede ser más devastador cuando las personas en ese grupo de edad pierden su seguro de salud, pues son más propensas a usar y a necesitar esa cobertura.

Según Soan, al haber más personas sin seguro de salud, eso significa que los hospitales podrían tener que atender a más pacientes en las salas de emergencia, lo cual sería un cuidado por el que no se pagaría. Y es más probable que las personas sin seguro médico opten por no recibir cuidado preventivo, lo cual podría llevar a enfermedades más graves cuyo tratamiento costaría más en el largo plazo.

"Será una recuperación lenta, por lo que los efectos de esto se sentirán durante mucho tiempo”, dice Sloan.

Las opciones de seguro de salud a precio económico son limitadas

Los efectos de esta disparidad serán múltiples debido a la falta de alternativas a precio económico para muchos grupos minoritarios. Las personas sin empleo y de bajos ingresos pueden obtener los beneficios de Medicaid, el programa de seguro médico federal-estatal para personas de bajos ingresos. Pero, dice Sloan, los mismos estados que no han expandido Medicaid bajo la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio (ACA) —incluidos Florida, Texas y otros estados del sur— son lugares con un gran número de residentes negros e hispanos.

Además, si bien las personas que pierden su seguro porque las han despedido de su empleo pueden recurrir a la ACA para obtener cobertura —y probablemente sean aptos para obtener subsidios federales para ayudar a pagar las primas—, Sloan indica que las personas sin empleo a menudo no pueden pagar ninguna de las primas o los deducibles y otros costos de bolsillo que necesitarían pagar para el cuidado de la salud.

Es probable que los $600 adicionales que recibieron muchas personas desempleadas a principios de año les haya ayudado a pagar su seguro médico, dice Sloan, pero como ese subsidio ya expiró, su capacidad para pagar el seguro médico ha disminuido.

Incluso aquellos que puedan obtener un nuevo seguro de salud, ya sea Medicaid o a través del mercado de seguro individual, pudieran tener menos acceso al cuidado de salud, según el análisis de Avalere. La mayoría de los planes del mercado de seguro de salud individual, según el estudio, tienen redes más limitadas que las disponibles a través del seguro provisto a través de un empleador.  Y solo el 71% de los doctores aceptan nuevos pacientes de Medicaid, “lo cual presenta más barreras de acceso para los pacientes que se inscriben en Medicaid”, indica el estudio. “Estos desafíos pudieran impedir la continuidad de cuidado para algunos pacientes, y esto haría que aumente aún más el impacto negativo de la pandemia”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO