Skip to content
 

¿Piensas recibir un segundo refuerzo? 5 consejos para mejorar tu respuesta inmunitaria

Qué hacer —y evitar— antes y después de la vacuna adicional contra la COVID.

Un médico pasa un algodón sobre el brazo de una persona en preparación para una vacuna

SDI PRODUCTIONS

In English

Si tienes 50 años o más, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ahora recomiendan una segunda dosis de refuerzo contra la COVID-19 de la vacuna de Pfizer-BioNTech o de Moderna, al menos cuatro meses después de recibir el primer refuerzo.

Según Thomas Balcezak, director clínico de salud en Yale New Haven, se ha demostrado que las vacunas reducen el riesgo de hospitalización y muerte por COVID-19, pero el nivel de protección comienza a disminuir. Un análisis reciente de los CDC (en inglés) encontró que después de cuatro meses, la eficacia de una vacuna de refuerzo para prevenir las hospitalizaciones disminuyó del 91 al 78%.

“Creo que es muy importante que las personas mayores de 50 años, en particular las que tienen enfermedades comórbidas como diabetes o enfermedad pulmonar subyacente,  busquen ese refuerzo”, dijo Balcezak durante una conferencia de prensa reciente que se transmitió en Facebook y Zoom.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Si planeas hacerlo, hay algunas cosas que puedes intentar —o evitar— para mejorar la respuesta de tu cuerpo al refuerzo y, posiblemente, darte una mejor protección contra la enfermedad.

1. Descansa bien

Los estudios han demostrado que el sueño es importante cuando se trata de mejorar tu respuesta a las vacunas. “Obtener suficiente sueño de alta calidad con regularidad fortalece el sistema inmunitario de tu cuerpo y optimiza tu respuesta a una vacuna”, dijo en un comunicado el Dr. Kannan Ramar, presidente de la Academia Americana de Medicina del Sueño.

Un estudio del 2020 (en inglés) en la revista International Journal of Behavioral Medicine encontró que la vacuna contra la gripe parece ser más eficaz en las personas que duermen bien durante las dos noches anteriores a recibir la vacuna. Otros estudios sobre las vacunas contra la hepatitis A y la hepatitis B, que mostraron respuestas de anticuerpos más bajas entre las personas que dormían menos, han encontrado resultados similares.

“Los estudios han demostrado que el sueño normal después de la vacunación fortalece la respuesta inmunitaria contra un antígeno invasivo y este efecto que estimula la inmunidad del sueño es clínicamente importante”, dijo en un comunicado el Dr. Khurshid A. Khurshid, director del UMMHC/UMSM Center for Neuromodulation en la Facultad de Medicina de University of Massachusetts. “Una buena noche de sueño antes y después de la vacunación podría ser muy ventajoso”.

2. Ejercítate después

Considera hacer una caminata larga a paso rápido o un paseo en bicicleta después de recibir tu vacuna de refuerzo. Los investigadores de Iowa State University han observado que 90 minutos de ejercicio de intensidad leve a moderada pueden ayudar a tu cuerpo a producir más anticuerpos. Lo mismo, sin embargo, no fue así después de solo 45 minutos de ejercicio que mantiene la frecuencia cardíaca entre 120 y 140 latidos por minuto, según el estudio (en inglés), que aparece en la revista Brain, Behavior, and Immunity. Los investigadores encontraron algo similar en la producción de anticuerpos en ratones que se sometieron a pruebas en cintas de correr.

La autora principal del estudio, Marian Kohut, profesora de Kinesiología, sugirió en una declaración que hay varias posibles explicaciones de por qué el ejercicio puede estimular la producción de anticuerpos, incluido el beneficio del aumento del flujo sanguíneo. También dijo que el interferon alfa, una proteína producida durante el ejercicio, podría ayudar a generar anticuerpos y células T específicos para el virus.

“Pero se necesita mucha más investigación para responder al motivo y cómo. Hay muchos cambios que ocurren cuando hacemos ejercicio: metabólicos, bioquímicos, neuroendocrináticos, circulatorios. Por lo tanto, probablemente haya una combinación de factores que contribuyen a la respuesta de anticuerpos que encontramos en nuestro estudio”, dijo Kohut.

3. Hora del día para la vacuna

Los investigadores del Massachusetts General Hospital, Brigham and Women’s Hospital y University of Oxford han encontrado algunas pruebas de que recibir la vacuna contra la COVID en la tarde produce una respuesta más fuerte que un pinchazo en la mañana. El estudio entre 2,784 trabajadores (en inglés) de la salud en el Reino Unido, que apareció en la revista Journal of Biological Thymes, reveló “un efecto significativo en los niveles de anticuerpos contra el aumento” después de que los participantes recibieran la vacuna de RNA de Pfizer o la vacuna de AstraZeneca para la administración de la enfermedad. Para las personas que recibieron una vacuna por la mañana, los investigadores observaron que ambas vacunas produjeron una fuerte respuesta de anticuerpos en los participantes.

“Nuestro estudio de observación proporciona prueba de que la hora del día afecta la respuesta inmunitaria a la vacunación contra el SARS-CoV-2, hallazgos que pueden ser relevantes para optimizar la eficacia de la vacuna”, la Dra. Elizabeth Klerman, coautora sénior del estudio, investigadora de Massachusetts General Hospital y profesora de Neurología en la Facultad de Medicina de Harvard, dijo en una declaración.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


4. Lleva una dieta saludable

Tener una ensalada antes de recibir la vacuna probablemente no mejorará tu sistema inmunitario, pero hay evidencia de que una dieta saludable a base de plantas puede reducir tu riesgo de enfermedad grave o muerte por COVID-19.

“Una dieta vegana saludable puede beneficiar a un grupo grande de personas que no responden adecuadamente a la vacunación, pero que no tienen un trastorno clásico de inmunosupresión”, dijo en un comunicado la Dra. Saray Stancic, directora de Educación Médica en la organización sin fines de lucro Physicians Committee for Responsible Medicine y profesora en la Facultad de Medicina de Rutgers New Jersey.

En un comentario (en inglés) que aparece en la revista American Journal of Medicine, Stancic y sus colegas sugieren que los médicos deriven a los pacientes a expertos en nutrición para darles maneras de abordar la obesidad, los trastornos de los lípidos, la presión arterial y la diabetes que los ponen en mayor riesgo de enfermar gravemente por COVID-19.

“La evidencia sugiere que estos esfuerzos se recompensarán. El estudio de síntomas de COVID-19 basado en teléfonos inteligentes, que incluye a 592,571 participantes de los cuales 31,815 desarrollaron COVID-19, encontró que los patrones alimentarios con un contenido más alto en frutas, verduras y alimentos a base de plantas en general estaban asociados con un 41% menos de riesgo de COVID grave y una reducción del 9% de la infección por COVID-19 de cualquier gravedad, en comparación con las dietas más bajas en estos alimentos”, escribieron.

5. Considera tus medicamentos

La mayoría de las personas que toman medicamentos pueden recibir la vacuna contra la COVID-19, según los CDC. Si te recetaron un medicamento para inhibir el sistema inmunitario, debes consultar con tu proveedor de atención médica para recibir un refuerzo contra la COVID-19. Asegúrate de preguntar cuál es el mejor momento para recibir la vacuna.

Los CDC también advierten contra tratar de prevenir los efectos secundarios relacionados con la vacuna al tomar medicamentos de venta libre como ibuprofeno, aspirina o acetaminofén antes de tu refuerzo. Del mismo modo, la agencia advierte a las personas en Estados Unidos que no tomen antihistamínicos antes de la vacuna para tratar de prevenir las reacciones alérgicas. Si tomas estos medicamentos de manera rutinaria por otras razones, los CDC dicen que debes continuar tomando antes de vacunarte.

Peter Urban es un escritor y editor que se especializa en noticias sobre la salud. Urban trabajó veinte años como corresponsal en Washington, D.C., para periódicos en Connecticut, Massachusetts, Ohio, California y Arkansas, incluido un período como jefe de la oficina de Washington del Las Vegas Review-Journal. Su trabajo independiente se publicó en Scientific American, Bloomberg Government y CTNewsJunkie.com.