Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

¿Cuándo necesitan tus ojos una vitrectomía o extracción de membrana?

La intervención puede mejorar la visión al eliminar crecimientos en la retina.

Vista borrosa del ojo de una persona

GETTY IMAGES

In English | Después de la reparación de un desprendimiento de retina, regresé al retinólogo para una cita de seguimiento y le dije que había notado cierto grado de distorsión visual y visión borrosa, incluida una reducción en mi capacidad para reconocer rostros, a tal punto que me pregunté si sufría de ceguera de rostros (un trastorno conocido como prosopagnosia).

El médico señaló un punto en la imagen de tomografía de coherencia óptica (TCO) de mi ojo y dijo: “¿Ve este surco? Está causando distorsión visual en ese ojo”.

Me explicó que tenía una “membrana epirretiniana” —también llamada maculopatía en celofán o “pucker” macular— que es un arrugamiento en la retina causado por la contracción de una membrana fibrosa que crece sobre la parte central de esta, la mácula. Esto puede afectar la visión.

Cómo surge el problema

La retina es la fina capa de tejido nervioso sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo y que envuelve el gel (humor vítreo) que llena el interior del globo ocular. La función de la retina es enfocar las imágenes que entran por la parte frontal del ojo y convertirlas en impulsos eléctricos que luego son transmitidos al cerebro a través del nervio óptico, lo cual te permite ver.

El crecimiento de una membrana epirretiniana (MER) es muy común, especialmente a medida que envejecemos, dice Carl Awh, retinólogo y presidente de la American Society of Retina Specialists (ASRS, enlace en inglés). “En la mayoría de ojos, esa membrana es tan fina y transparente que no afecta la visión”, señala.

Pero en un pequeño porcentaje de ojos, con el tiempo, esta membrana puede aumentar en grosor y luego contraerse y causar distorsión visual. Aunque esto puede producirse por la cicatrización de la reparación con láser de un desprendimiento de retina, es “más probable que se trate de la cicatrización causada por el desprendimiento en sí”, explica Awh. También puede deberse simplemente al proceso de envejecimiento, o puede ser “idiopático”, que significa que se desconoce su origen. Los estudios han demostrado que un 2% de los pacientes mayores de 50 años, y un 20% de los pacientes mayores de 75 años, tienen algún grado de MER, según la ASRS. Las mujeres y los hombres se ven afectados por igual, y en un 10 a un 20% de los casos ambos ojos tienen algún nivel de MER. La mayoría, sin embargo, no necesitan tratamiento.

Algunas causas menos frecuente de MER son la diabetes, la enfermedad venooclusiva, trauma después de una cirugía ocular o inflamación en el interior del ojo.

Síntomas

Lo que seguramente notarás, según Timothy Murray, retinólogo y expresidente de la ASRS, es una distorsión de la visión, sensibilidad a la luz, visión borrosa o dificultad para ver detalles durante la lectura y una reducción en la capacidad para reconocer rostros. Yo experimenté todos estos síntomas.

Para comprobar si tienes este problema, él sugiere que cierres un ojo y observes si tu visión parece alterada. ¿Los postes telefónicos o las persianas no parecen rectos? ¿Notas que tu visión en el ojo abierto es borrosa? Compara la visión de un ojo con la del otro.

Cuándo debes consultar con tu médico

Después de un período de crecimiento inicial, las MER pueden permanecer relativamente estables, señala Awh, y tu médico puede optar por vigilarlas para asegurarse de que no empeoren.

En raras ocasiones, las MER pueden desprenderse de manera espontánea de la retina causando una relajación del arrugamiento, lo cual hace que se recupere la visión normal.

Pero si tu visión se ve afectada significativamente, puede ser el momento de considerar la cirugía —una vitrectomía— para eliminar la MER. Y cuanto antes mejor, porque hay una probabilidad mucho mayor de obtener un buen resultado si la membrana epirretiniana es nueva que si ha existido desde hace tiempo.

Diagnóstico

Una vez dilatadas las pupilas, se utiliza un dispositivo de TCO que produce una imagen muy clara de corte transversal de la MER. (A veces se realizan pruebas adicionales, como una angiografía con fluoresceína, para determinar si la MER fue causada por otros problemas subyacentes de la retina).

Los expertos señalan que no hay medicamentos, como gotas para los ojos o suplementos nutricionales, que mejoren las MER o que las eliminen. La cirugía es el único remedio.

Cirugía

Este procedimiento generalmente lo realiza un retinólogo en un centro de cirugía ambulatoria. En la mayoría de los casos la intervención se realiza con anestesia local monitorizada mientras el paciente permanece despierto. Se administra anestesia local alrededor del ojo para adormecer el área.

El retinólogo utiliza instrumentos muy pequeños y una magnificación especial para llevar a cabo esta cirugía tan delicada. El cirujano realiza tres incisiones microscópicas en la parte blanca del ojo para acceder a la cavidad llena de gel, o humor vítreo, ubicada detrás del cristalino del ojo y delante de la retina. Las tres incisiones, o puertos de entrada, explica Murray, permiten que el retinólogo: (1) introduzca una solución salina en el ojo para mantenerlo inflado durante la cirugía; (2) inserte un tubo de luz en el ojo; e (3) introduzca un microfórceps, que se utilizará para “pelar” o retirar la MER. Estas incisiones, explica Awh, son tan pequeñas que por lo general se sellan solas sin necesidad de suturas.

Con el uso de las técnicas e instrumentos más nuevos disponibles en la actualidad, dice Murray, el retinólogo también puede retirar con cuidado una segunda capa, la membrana limitante interna (MLI), ubicada debajo de la MER, en pacientes con casos de MER más avanzados. Él indica que esto impide que vuelva a crecer la membrana.

La intervención suele tardar menos de una hora.

Un beneficio adicional de la vitrectomía es que, al extraer el gel del interior del ojo y reemplazarlo con solución salina, se eliminan también las moscas volantes y las partículas que pudiera haber. En 24 horas, señala Awh, el organismo reemplaza la solución salina con su propio líquido vítreo.

Después de la intervención, se cubre el ojo con un parche y el paciente regresa al día siguiente para retirarlo y realizar un examen inicial. La parte blanca del ojo permanecerá enrojecida durante aproximadamente una semana.

La recuperación de la visión, explica Awh, es lenta. “La visión del paciente el primer día después de la intervención por lo general es ligeramente peor que justo antes de la cirugía. La mayoría de los pacientes tardan varios días en recobrar su nivel de visión inicial”. Casi todos los pacientes notan una mejora en tres meses, y se suele tardar un año en alcanzar la máxima mejora visual.

Más específicamente, según Awh, “no disponemos de buenos datos sobre la mejora de la visión porque muchos aspectos de esta son subjetivos, como la reducción en la distorsión. La mayoría de los estudios miden la mejora de la agudeza visual (por ejemplo, qué línea de la tabla optométrica puede leer el paciente). Creo que se puede decir que entre un 80 y un 90% de los pacientes llegarán a experimentar una mejora en su visión. Aquellos que no noten una mejoría por lo general mantendrán una visión estable, que es un resultado mejor que el deterioro progresivo de la visión que acompaña a algunos casos de MER macular”.

Riesgos y complicaciones

Los expertos dicen que los factores de riesgo de la vitrectomía son bajos, pero advierten que la cirugía aumenta la progresión de las cataratas en pacientes que conservan el cristalino natural del ojo. “Muchos pacientes necesitarán una operación de cataratas en menos de un año”, añade Awh.

Alrededor de 1 de cada 100 pacientes presentará un desprendimiento de retina que se deberá reparar. Y 1 de cada 2,000 pacientes sufrirá una infección ocular, que puede tratarse con antibióticos.

Cómo encontrar un retinólogo

• Consulta el sitio web de la American Society of Retina Specialists, asrs.org (en inglés). Haz clic en “Find a Retina Specialist” (Encontrar un retinólogo) en la esquina superior izquierda para encontrar a un médico en tu área.

• Haz las preguntas adecuadas. Es importante confiar en el retinólogo que selecciones; y siempre es aconsejable solicitar una segunda opinión. Debes preguntarle al especialista lo siguiente:

  1. ¿Cuántas vitrectomías ha realizado?
  2. ¿Cuántas complicaciones han sufrido sus pacientes?
  3. ¿Con qué frecuencia sus pacientes tienen infecciones oculares como resultado de la cirugía?

• No programes tu cirugía a menos que estés satisfecho con las respuestas.