Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Según encuestas, los adultos mayores dan un alto puntaje a su salud mental

Muchos han evitado la ansiedad y la depresión graves durante la pandemia.

Una mujer meditando

GETTY IMAGES

In English | De muchas maneras, la COVID-19 ha sido particularmente difícil para los adultos mayores, quienes son más vulnerables a las complicaciones del virus. Pero cuando se trata de la salud mental, las personas de más edad son las que mejor se han sentido, según encuestas recientes.

Un ejemplo es una encuesta de University of Michigan (en inglés) recientemente publicada, en la que 2 de cada 3 adultos de 50 a 80 años (el 65%) calificaron su salud mental como excelente o muy buena, el 27% la calificó como buena y el 8% como regular o mala.

De los aproximadamente 2,000 adultos mayores que participaron en la encuesta en internet que se llevó a cabo en enero, con el apoyo de AARP y Michigan Medicine (el centro médico académico de U-M), solo el 18% dijeron que, en general, su salud mental había empeorado desde que comenzó la pandemia.

Más del 80% dijeron que su salud mental era igual de buena o mejor que hace 20 años. (Para más información sobre la resiliencia de los adultos mayores, haz clic aquí).

“Creo que la resiliencia, la experiencia de vida y la capacidad de poner las cosas en perspectiva pueden realmente ayudar... [a las personas] a asumir algunos de estos factores estresantes un poco mejor”, dice Lauren Gerlach, psiquiatra geriátrica de Michigan Medicine que trabajó con el equipo de la encuesta. 

Otras encuestas han descubierto que los adolescentes y los adultos jóvenes han sufrido los peores efectos de la pandemia en la salud mental: casi la mitad —47%— de los adultos de 18 a 29 años reportaron síntomas de ansiedad en los siete días anteriores, por ejemplo, en una encuesta Household Pulse realizada en febrero por el National Center for Health Statistics y la Oficina del Censo. El porcentaje fue aproximadamente un 25% entre las personas de 60 a 70 años.

Y una encuesta telefónica nacional que realizó AARP en noviembre del 2020 (en inglés) de unos 1,500 adultos sobre su salud y el acceso a la atención médica encontró que el porcentaje de encuestados que reportaron altos niveles de estrés disminuyó con el aumento de la edad: las personas de 40 a 50 años tenían más probabilidades (38%) de estar muy estresadas que las de 50 a 60 (33%) o las de 60 a 70 años (18%). Solo el 13% de las personas mayores de 70 años reportaron niveles altos de estrés.

Más hallazgos de la encuesta de salud mental de University of Michigan:

  • Las mujeres fueron más propensas que los hombres a informar que su salud mental empeoró. La encuesta telefónica de AARP también halló que las mujeres tenían más probabilidades (30%) que los hombres (24%) de reportar niveles altos de estrés. Podría ser que las mujeres se sientan más cómodas al comunicar los síntomas de salud mental, señala Gerlach, pero también pueden tener causas de estrés adicionales, como “factores estresantes relacionados con el cuidado de los seres queridos u otras cosas que podrían estar contribuyendo a los peores síntomas generales de salud mental”.

  • Alrededor de un tercio (29%) de las personas de 50 a 80 años dijeron que no estarían dispuestas a buscar ayuda de un profesional de salud mental en el futuro. Si bien Gerlach cree que esta generación de adultos mayores en Estados Unidos está mucho más abierta a buscar atención de salud mental que las generaciones anteriores, esto todavía le preocupa. “Realmente creo que eso pone de relieve una gran necesidad de asegurarnos de continuar reduciendo el estigma en cuanto a la búsqueda de cuidados”, dice, “además de poder detectar y ofrecer servicios de tratamiento en entornos que los adultos mayores encuentran más cómodos, por ejemplo, en los consultorios de atención primaria”.

  • Los adultos mayores que dijeron que su salud física es regular o mala fueron los más propensos (24%) a reportar una peor salud mental.

  • Menos personas dijeron sentirse aisladas ahora (46%) en comparación con el 56% de las personas que lo hicieron en una encuesta similar realizada en la primavera del 2020, aunque eso fue mayor que el 28% de antes de la pandemia.

  • Casi un tercio (29%) informó haber hecho un cambio en el estilo de vida, como incorporar el ejercicio o la meditación a sus rutinas, para mejorar su salud mental desde que comenzó la pandemia. Gerlach dice que algunas de las cosas clave que debemos considerar incluyen “aumentar el ejercicio físico —sabemos que lo que es bueno para nuestro corazón también es bueno para nuestro cerebro—, salir, respirar aire fresco, luz natural y mantener las conexiones sociales”.

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Cómo encontrar ayuda

(Algunos enlaces en inglés)

El Departamento de Psiquiatría de Michigan Medicine desarrolló una guía de salud mental para adultos mayores durante la pandemia, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) ofrecen información sobre el estrés y las estrategias para afrontar los problemas relacionados con la pandemia para niños y adultos de cualquier edad.

Los recursos para encontrar un terapeuta incluyen la página Encuentra un psicólogo de Psychology Today, el localizador de psicólogos de APA y ZenCare, una base de datos de terapeutas. 

Si tú o alguien importante en tu vida están pensando en el suicidio, llama sin costo a la Línea Nacional de Prevención del Suicidio, 800-273-TALK (8255), disponible las 24 horas del día, o envía un texto con la palabra ‘home’ a la Crisis Text Line (línea de textos para situaciones de crisis) al 741741, para hablar con alguien que puede ofrecerte apoyo confidencial y recursos. Para obtener más información, visita suicidepreventionlifeline.org.

Por su parte, la Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA) tiene una línea de atención (conocida como Treatment Referral Routing Service) que ofrece información sobre grupos de apoyo, opciones de tratamiento y otras formas de ayuda: 800-662-HELP (4357).

Christina Ianzito es una periodista con sede en Washington D.C. que se unió a AARP en el 2010. Es la editora de viajes y libros de aarp.org y AARP The Magazine, y también edita y escribe artículos sobre salud, entretenimiento y otros temas para aarp.org. Recibió un premio Lowell Thomas del 2020 por sus escritos sobre viajes.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.