Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Problemas de los hombros que no deberías ignorar

Dolor crónico, mayor rigidez o molestias intensas podrían indicar estos trastornos relacionados con la edad.

Un hombre, sentado en un sofá, mueve su hombro para aliviar el dolor

ANTONIO DIAZ/GETTY IMAGE

In English | Levantar tu maleta al compartimiento superior, llenar el bolso de hombro a su máxima capacidad, dejar que tu perro labrador de 80 libras te jale durante su paseo diario. Ninguna de estas actividades se considera riesgosa, pero ahora que tienes más de 50 años, estás pagando el precio. ¿Qué es lo que se resiente? En resumen: tus hombros.

“Es como si tu cuerpo fuera un automóvil; te dan un juego de llantas y eso es todo”, explica el Dr. Akhil Chhatre, director de Rehabilitación de la Columna Vertebral y profesor adjunto en los departamentos de Medicina y Rehabilitación Física y Neurocirugía en la Facultad de Medicina de Johns Hopkins University. “El desgaste rutinario de esas llantas depende de cuánto y con cuánta intensidad usas el cuerpo”.

El dolor de hombro generalmente proviene de la articulación misma o de alguno de los músculos, ligamentos o tendones que lo rodean. Y con la edad, “verás cambios en el recubrimiento de la articulación, cambios en la integridad de los huesos y degeneración de los ligamentos”, dice Chhatre. “Si no participas en una rutina de ejercicio o fortalecimiento, verás alguna atrofia y pérdida de masa (en los músculos) que rodean y protegen la estabilidad y fortaleza de la articulación del hombro”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Aunque ese tipo de desgaste es una consecuencia natural de la vida diaria, puede hacerte más vulnerable a diversos problemas de los hombros. Varias enfermedades y trastornos que afectan la estructura del pecho o el abdomen, como las enfermedades del corazón o los cálculos biliares, también pueden causar dolor de hombro.

Cualquiera que sea la causa, hay muchas cosas que puedes hacer para aliviar este tipo de dolor. Pero primero tienes que saber cuáles son los síntomas que merecen tu atención. A continuación te mostramos los que nunca debes ignorar y la posible causa de cada uno.

1. Síntoma: rigidez crónica en el hombro que empeora en las noches y las mañanas

Posible causa: osteoartritis

La osteoartritis —conocida como la “artritis por desgaste”— es el tipo de artritis más común. Con osteoartritis del hombro, el cartílago y otros tejidos articulares que amortiguan el área se desintegran gradualmente y, como resultado, las articulaciones duelen, se inflaman y se entiesan. Según la Arthritis Foundation, casi 1 de cada 3 personas mayores de 60 años padece osteoartritis de hombro, la cual afecta más a las mujeres que a los hombres. “La osteoartritis es una enfermedad crónica y progresiva, lo que significa que continuará avanzando a un ritmo impredecible con el tiempo”, dice Chhatre. “La forma de controlar eso es con la ayuda de un fisioterapeuta, quien puede recomendarte ejercicios apropiados para mantener un rango de movimiento en las articulaciones”. Hacer eso, dice él, ayudará a aliviar los síntomas.

2. Síntoma: dolor de hombro —a menudo insoportable— al extender el brazo sobre la cabeza o detrás de la espalda

Posible causa: desgarro del manguito de los rotadores

Imagínate una pelota relativamente grande en una cavidad pequeña y poco profunda, dice la Dra. Leesa Galatz, profesora y presidenta del Departamento de Cirugía Ortopédica en la Facultad de Medicina Icahn en Mount Sinai Health System. El manguito de los rotadores es un grupo de “cuatro músculos pequeños que funcionan para mantener la pelota centrada en la cavidad. Se deslizan entre dos superficies óseas, así que no solo trabajan duro, sino que son susceptibles a la tendinitis debido a lesiones relacionadas con la edad y el uso excesivo”.

Las lesiones del manguito de los rotadores son extremadamente comunes, especialmente en las personas mayores de 50 años. Un desgarro puede suceder inesperadamente —por ejemplo, por una caída—, pero es más frecuente que ocurra gradualmente con el tiempo, conforme se desgasta el tendón. “Existen distintos grados de lesión del manguito de los rotadores”, señala Chhatre. “Podrías tener un desgarro parcial o completo, lo que causaría la pérdida del funcionamiento del brazo y un dolor insoportable”. Para los desgarros parciales, el mejor tratamiento es la fisioterapia con un enfoque en ejercicios que mejoran la flexibilidad y fortaleza de los músculos alrededor de la articulación de los hombros. Para los desgarros graves, lo común es una operación quirúrgica.

3. Síntoma: dolor sordo en el hombro que empeora al mover el brazo hacia arriba o hacia el costado

Posible causa: bursitis

Cuando los sacos llenos de líquido que amortiguan los huesos, tendones y músculos en el hombro —llamados bursas— se irritan o se inflaman, tienes bursitis. Con frecuencia, la bursitis de hombro es consecuencia del uso excesivo o de movimientos repetitivos. “Generalmente la bursitis es algo que se presenta junto con las lesiones del manguito de los rotadores”, dice el Dr. Andrew Rokito, profesor de cirugía ortopédica y jefe de la División de Cirugía de Hombros y Codos en NYU Langone Health.

Reducir la inflamación es el primer paso para cualquier plan de tratamiento. Si las compresas de hielo y los analgésicos de venta libre no resuelven la situación, entonces el tratamiento puede involucrar terapia física o una operación. Las investigaciones sugieren que ambas son igualmente eficaces. En un estudio publicado este año en la revista British Journal of Sports Medicine, los investigadores compararon los resultados del tratamiento en pacientes con bursitis de hombro. Después de cinco años, quienes hicieron fisioterapia y quienes fueron operados informaron tener los mismos niveles bajos de dolor de hombro.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Síntoma: dolor frontal y lateral de los hombros que se irradia hacia el codo

Posible causa: tendinitis

Si has tenido codo de tenista u hombro de nadador, has tenido tendinitis, que es la inflamación o irritación de los tendones fibrosos gruesos que conectan el músculo con el hueso. Al igual que otros trastornos de los hombros, la tendinitis puede ser el resultado de una lesión repentina, pero es más probable que se presente gradualmente después de años de hacer un movimiento repetitivo en particular (como nadar varias vueltas).

Dependiendo de la gravedad, quizás puedas tratar la tendinitis por tu cuenta (con compresas de hielo y analgésicos de venta libre). Si no, la fisioterapia puede ayudar a fortalecer los músculos alrededor del tendón dañado. La intervención quirúrgica es una opción si hay un desgarro de los tendones (la tendinitis es común con las lesiones del manguito de los rotadores). Explica Galatz: “La tendinitis, inflamación o degeneración de los tendones puede deberse a cambios causados por la edad en los tendones o al uso excesivo derivado del deporte o el trabajo. Esto puede asociarse con la inflamación de la bursa, que es el tejido que absorbe la fricción alrededor de los hombros”.

5. Síntoma: dolor extremo del hombro inicialmente, seguido por rigidez

Posible causa: hombro congelado

En la capsulitis adhesiva —u hombro congelado—, la cápsula que rodea la articulación del hombro y los tendones del manguito de los rotadores se engrosa y se vuelve rígida y tensa. El trastorno evoluciona en tres etapas, cada una de las cuales dura unos tres meses, dice Rokito. En la etapa inicial de “congelamiento”, comienza el dolor y, a medida que empeora, el rango de movilidad del hombro disminuye; en la etapa de rigidez, el hombro se vuelve rígido, y durante la etapa final de “descongelamiento”, el rango de movilidad mejora gradualmente.

El mejor tratamiento para esto es la fisioterapia enfocada en ejercicios de estiramiento que mejoran la flexibilidad de los hombros. “Si no haces nada y simplemente esperas, el hombro congelado seguirá su curso y mejorará”, dice Rokito. “El problema con eso es que sufrirás mucho más tiempo, porque la recuperación puede tardar un año o más. Y es posible que el rango de movilidad no regrese a la normalidad”. Las mujeres de entre 40 y 60 años son las más propensas a padecer de hombro congelado; el riesgo de las personas con diabetes también es mayor.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.