Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Por qué tienes los párpados hinchados y los ojos llorosos?

Hay una variedad de razones y tratamientos para los ojos hinchados e irritados.

Una mujer mayor se pasa la mano por uno de sus ojos

NATALIE_BOARD/ISTOCK/GETTY IMAGES PLUS/GETTY IMAGES

In English | Ah, lo único que faltaba...

Enciendes la luz del baño, te miras al espejo y te das cuenta de que tienes los párpados hinchados. A menos que hayas peleado contra el boxeador profesional Conor McGregor o recién termines de ver un montón de películas que te hicieron llorar, es probable que tengas un problema en los ojos.

¿Qué está causando esa hinchazón? Depende. Las posibles razones pueden variar desde el polen hasta una conjuntivitis y (aunque no lo creas) tu última manicura y pedicura. A continuación, unas cuantas causas comunes.

Dermatitis de contacto

La piel de la zona de los ojos es tan delgada, delicada y, francamente, irritable, que no se necesita mucho para que se altere. “La dermatitis de contacto por lo general se produce cuando la piel entra en contacto con una sustancia que le provoca sensibilidad a esa persona”, dice la Dra. Michelle Andreoli, una oftalmóloga que trabaja en Wheaton, Illinois y es portavoz de la American Academy of Ophthalmology (Academia Estadounidense de Oftalmología). “Podría ser la hiedra venenosa, el metal en las almohadillas nasales de los anteojos o el material con el que se fabrican las extensiones de pestañas. Esto causará dolor, irritación, enrojecimiento e hinchazón en los párpados”.

“El primer paso es evitar los alérgenos o irritantes que están causando los síntomas”, aconseja la Dra. Sumayya Ahmad, profesora auxiliar de oftalmología en la Facultad de Medicina Icahn en Mount Sinai en la ciudad de Nueva York. Y muchísimas cosas los pueden causar, entre ellas ciertos cosméticos, jabones, protectores solares, perfumes, gotas para los ojos y soluciones para lentes de contacto. Incluso las sustancias transportadas por el aire pueden provocar una reacción alérgica.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


“Mis colegas han descubierto que los vapores del esmalte de uñas en los salones son una causa común de los párpados hinchados”, dice el Dr. John Ng, profesor de oftalmología y especialista en traumatismo orbitario en Oregon Health & Science University en Portland. Ciertos medicamentos también pueden desencadenar una reacción. “Usar medicamentos oculares que contengan conservantes, como las gotas para glaucoma o ciertas gotas para los ojos, con frecuencia puede causar hinchazón e inflamación”, agrega.

Pregúntale al médico sobre otros productos menos irritantes. Si algo que irrita físicamente la superficie de los párpados, como por ejemplo el rímel, es lo que te causa una reacción, reemplázalo con un producto hipoalergénico. Y cuando salgas al aire libre, piensa en usar anteojos protectores (las temperaturas extremas y la brisa pueden empeorar el problema).

Mantén la zona de los ojos limpia e hidratada. Lávate con un limpiador suave y sin fragancia antes de acostarte y apenas te levantas, para eliminar los alérgenos de la cara y de las pestañas. “Las compresas frías pueden ayudar a reducir la hinchazón, pues estrechan los vasos sanguíneos”, explica Ahmad. Los tratamientos podrían incluir un humectante para aliviar la piel, disponible con o sin receta médica, y una crema suave a base de esteroides que se usa a corto plazo para mejorar la inflamación.

Chalazión

Este es un bulto o quiste duro y no doloroso que por lo general aparece arriba de las pestañas del párpado superior y al principio es pequeño. Pero en pocos días puede crecer hasta llegar a ser del tamaño de una arveja. Los chalaziones, como se conocen, son causados por el mal funcionamiento de la glándula de Meibomio en el párpado. Un líquido aceitoso se espesa demasiado y no puede salir de esta glándula, lo que causa una obstrucción. Durante días o semanas, la glándula continúa segregando este líquido. “Sin tener a dónde ir, el líquido aceitoso se acumula dentro de la glándula, que se hincha como un globo de agua y causa un bulto en el párpado”, explica Ng.

Si tienes un chalazión muy pequeño, colócate compresas tibias por uno o dos días. “Moja un pañito y ponlo en el microondas por entre 10 y 15 segundos para que se caliente, pero no lo suficientemente como para quemarte la mano”, aconseja Andreoli. “Apenas el pañito se enfríe, vuélvelo a calentar para mantenerlo húmedo y tibio; luego vuelve a ponértelo sobre el ojo. Hazlo durante 10 minutos, hasta 6 veces al día por varios días, para ayudar a ablandar el aceite endurecido que obstruye los conductos”.

Masajearte ligeramente el párpado con un dedo limpio por unos minutos todos los días también puede ayudar a suavizar el aceite duro del quiste. “Muchos chalaziones empezarán a mejorarse y se drenarán, como cuando se abre un grano”, dice Andreoli. La mayoría se eliminan por completo sin tratamiento, aunque pueden volver a aparecer.

Si ese bulto no se te quita, consulta a tu médico. “Por lo general, tratamos a los pacientes con una combinación de esteroide y antibiótico”, afirma Andreoli. “El esteroide ayuda con la hinchazón y la incomodidad; el antibiótico evita que se infecte”.

¿Todavía no se te quita? Podría requerir que te inyecten esteroides o, a veces, que te operen. “Si un chalazión permanece varios meses, al cuerpo le incomodan la irritación y la inflamación constantes, y por eso tiende a formar una cápsula de paredes gruesas alrededor de la zona, lo que hace que sea difícil de drenar”, explica Ng. “Podría necesitarse una operación para extirpar la cápsula”.

Blefaritis

Este es un nombre que suena chistoso para un problema de salud que no lo es. En resumen, la blefaritis es una inflamación de los párpados. Tiene varias causas, que incluyen las bacterias y los ácaros. “Pero lo más común que veo es la blefaritis causada por un problema crónico de la piel, más a menudo la rosácea”, señala Andreoli.

De hecho, se calcula que la rosácea ocular podría afectar los ojos de entre el 58 y el 72% de los pacientes con rosácea. Este trastorno a menudo se concentra en las glándulas sebáceas cerca de la base de las pestañas. “Las secreciones se vuelven más espesas, como una pasta de dientes densa”, observa Ng. “Eso causa un bloqueo que puede llevar a inflamación, enrojecimiento e hinchazón”.

La rosácea rara vez se elimina por completo; por eso es importante controlar los síntomas. “Si tienes inflamación crónica durante muchos años, se te pueden formar cicatrices de manera lenta y progresiva en el párpado”, dice Ng. De hecho, según algunas investigaciones, una tercera parte de los pacientes con rosácea ocular podrían tener problemas de la córnea que posiblemente les afecten la vista. Ng advierte que una posible complicación es que las pestañas podrían empezar a crecer hacia adentro y rozarse contra la córnea, un trastorno conocido como triquiasis.

Para minimizar las recaídas, “empieza con una compresa tibia”, sugiere Ahmad. El calor ablandará los conductos obstruidos y hará que se abran para que las secreciones comiencen a fluir. Por lo menos dos veces al día, masajea los párpados en la base de las pestañas con un pañito y champú de bebé (o un limpiador suave como Cetaphil) diluido en agua tibia, para ablandar y eliminar cualquier suciedad de las glándulas sebáceas bloqueadas. (Un exfoliante de venta libre diseñado específicamente para párpados y pestañas, como OCuSOFT, también puede ayudar a eliminar aceite y suciedad de la zona y evitar que se infecte).

Hasta parpadear tiene beneficios, pues ayuda al ojo a secretar aceite. Intenta parpadear a propósito por lo menos 20 veces, 4 veces al día.

Por último, evita cosas que pueden causar recaídas (una pista: los baños calientes, la comida picante, las bebidas con cafeína y el alcohol no te convienen).

Si el calor, la higiene diaria y los cambios de hábitos no logran ayudarte, consulta a tu oftalmólogo, aconseja Andreoli. El problema puede ser tan sencillo de resolver como aplicar un antibiótico tópico. Para enrojecimiento e hinchazón agudos, podrían recetarte un corticosteroide (a corto plazo) para eliminar la inflamación y disminuir el enrojecimiento y la hinchazón.

Celulitis periorbitaria o preseptal

Dicho simplemente, la celulitis periorbitaria o preseptal es una infección del párpado —y sí, es tan desagradable como suena—. Se caracteriza por enrojecimiento, hinchazón y sensibilidad de la piel al tacto. “Para la mayoría, proviene de un corte o un chalazión que se infectó, o de una infección en algún lugar de la cara”, menciona Andreoli. “Esa infección se propaga a los tejidos blandos que rodean la zona de los ojos y puede causar hinchazón”.

Si sospechas que tienes celulitis preseptal, haz una cita con tu oftalmólogo. Si no se trata con rapidez, la infección puede llegar más lejos, detrás del párpado, y afectar la cuenca del ojo (un problema de salud conocido como celulitis orbitaria). Según Andreoli, desde allí puede propagarse muy adentro de los ojos y llegar al cerebro. La celulitis preseptal casi siempre se trata con antibióticos orales que actúan de forma selectiva sobre el origen de la infección.

Conjuntivitis

La conjuntivitis se produce cuando se inflama la conjuntiva, el tejido delgado y transparente que recubre la superficie interior del párpado y cubre la parte blanca del ojo. Los ojos pueden enrojecerse y sentirse irritados, a veces con los párpados inflamados y ásperos; además, es posible que produzcan una secreción acuosa o pegajosa. La causa más común de la conjuntivitis es un virus; además, esta enfermedad es contagiosa. La mayoría de los casos de conjuntivitis viral mejoran sin ningún tratamiento en una o dos semanas, a medida que el cuerpo se recupera de la infección.

También hay algo que se conoce como conjuntivitis alérgica, en la que el sistema inmunitario reacciona de forma exagerada a sustancias inocuas, lo que causa enrojecimiento, secreción acuosa, hinchazón y otros síntomas.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO