Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Tienes ceguera nocturna?

Este problema de la visión puede hacer que te sientas perdido en condiciones de poca luz.

Un hombre manejando su carro en la noche

GETTY IMAGES

In English | Caminar o conducir en la oscuridad puede ser desconcertante para cualquiera. Pero para las personas que sufren de ceguera nocturna, desplazarse en entornos mal iluminados no es solo inquietante, sino que puede ser realmente peligroso. Aquí te explicamos por qué algunas personas encuentran más difícil ver cuando hay poca luz que otras.

¿Qué es la ceguera nocturna?

La ceguera nocturna es un tipo específico de discapacidad visual. No es un trastorno o una enfermedad en sí, sino un síntoma de un problema subyacente. “La palabra es un poco engañosa”, dice la Dra. Melissa Yao, profesora adjunta del Departamento de Oftalmología y Ciencias Visuales de la Facultad de Medicina Albert Einstein y Montefiore Medical Center en la ciudad de Nueva York. “El síntoma no se limita a la noche, ni tampoco significa que seas totalmente ciego. El término médico que usamos, ‘nictalopía’, es más preciso y se refiere a la inhabilidad de ver bien en la oscuridad o en condiciones de iluminación tenue”.

Por ejemplo, puede que te cueste más reconocer las caras de las personas en ambientes oscuros, que te preocupe tropezarte y caerte al moverte dentro o fuera de tu hogar en la oscuridad, y que no veas bien al conducir de noche.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Causas del problema

Una rápida lección de anatomía: la luz entra en el ojo por la córnea, atraviesa la pupila (la pequeña abertura en el centro del iris) y después llega al cristalino, que enfoca los rayos de luz sobre la retina (el tejido delgado y sensible a la luz que reviste el fondo del ojo).

La retina tiene dos tipos de fotorreceptores: bastones y conos. Usamos los conos en ambientes iluminados, dice Yao. “Estos promueven la agudeza visual y nos permiten ver los colores, pero no funcionan bien en la oscuridad. Por ello, nuestros ojos requieren algunas adaptaciones para ver en la oscuridad”. En primer lugar, nuestras pupilas se abren para dejar entrar más luz por el cristalino, y también se activan los conos, que son los otros fotorreceptores. Los bastones no son sensibles al color ni contribuyen a la agudeza visual. (Es por eso que solemos ver principalmente en blanco y negro en la oscuridad).

Un problema en cualquier porción de este trayecto puede causar una situación de baja visión en ambientes oscuros.

Y ese tipo de problemas a menudo son una consecuencia del envejecimiento. Muchos de los cambios oculares relacionados con la edad que afectan a la visión diurna también repercuten en la visión nocturna. Por ejemplo, si tienes miopía no corregida, tu visión nocturna puede ser borrosa, igual que tu visión durante el día. “Podrías necesitar anteojos o tus lentes graduados pueden necesitar una corrección”, dice Yao.

Otros problemas subyacentes que pueden causar nictalopía incluyen:

  • Cataratas. Esta opacidad del cristalino, el lente natural del ojo, puede causar visión borrosa y poco nítida, y puede aumentar el deslumbramiento o los halos causados por los faros y las luces de la calle. (Ten en cuenta que la diabetes mal controlada puede causar cataratas, así que vigila tu dieta).

  • Glaucoma. “El glaucoma puede dañar el nervio óptico, lo que causa inicialmente problemas con la visión periférica antes de dañar la visión central”, dice el Dr. Ravi D. Goel, un oftalmólogo y cirujano de cataratas en Cherry Hill, Nueva Jersey, y portavoz de la American Academy of Ophthalmology. Debido a que el área exterior de la retina tiene más bastones que conos, la pérdida de visión periférica a menudo puede causar ceguera nocturna. Es más, añade Yao, las personas mayores que reciben tratamiento para el glaucoma pueden padecer ceguera nocturna. “Un pequeño porcentaje de los medicamentos para el glaucoma pueden constreñir la pupila”, explica, “lo que impide que llegue suficiente luz al fondo de la retina”.

  • Deficiencia de vitaminas. En raras ocasiones, una deficiencia de vitamina A puede causar ceguera nocturna. Esto se debe a que la vitamina A se necesita para la creación de un pigmento sensible a la luz llamado rodopsina que se encuentra en los bastones, necesario para ver en condiciones de poca luz y el cual debe ser repuesto continuamente. La mayoría de nosotros obtenemos suficiente vitamina A de la dieta; buenas fuentes de esta vitamina incluyen la leche, la carne, el pescado, los huevos, las verduras de hoja verde y las frutas y los vegetales de color amarillo. Pero algunas personas pueden sufrir deficiencias por otros motivos, por ejemplo, debido a una enfermedad hepática subyacente. “La vitamina A se metaboliza y se almacena en el hígado”, explica Yao, “por lo que si tienes un problema hepático, puede que descubras que tienes un nivel más bajo de vitamina A”.

Esto puede ser debido a la malabsorción, lo cual significa que consumes suficiente cantidad de vitamina A, pero tu cuerpo no puede absorberla, por lo que esta no ingresa al torrente sanguíneo y no está siendo transportada a donde se necesita. “Lo observamos en pacientes que se han sometido a una cirugía gastrointestinal, como en el caso de infartos intestinales, o cirugía bariátrica o para perder peso”, dice Yao. “Debido a que su tracto gastrointestinal ha sido alterado, no pueden absorber bien la vitamina A, ya que esta se absorbe en el intestino”.

Cómo tratar la nictalopía

Programa una cita con tu oftalmólogo. Un examen de la vista puede ayudar a descubrir la causa subyacente. Una deficiencia de vitamina A puede descartarse con un simple análisis de sangre, y el examen puede revelar síntomas asociados, como una córnea seca, dice Goel. Asegúrate de llevar contigo información sobre tus cirugías previas, dice Yao, “especialmente cirugía gastrointestinal, problemas y síntomas hepáticos y tu historial médico”.

El tratamiento de la ceguera nocturna depende de la causa. “La mayoría de los casos son reversibles una vez que se identifica el motivo”, dice Yao. “Si el problema son las cataratas, entonces puedes discutir con tu médico si la cirugía es necesaria. Si se sospecha que existe una deficiencia de vitamina A, puede ser recomendable administrar un suplemento de vitamina A. Si tomas un medicamento para el glaucoma que está causando que se contraigan tus pupilas, es posible que debamos buscar un medicamento alternativo”.

Mientras tanto, intenta reducir tu riesgo de caídas y otros accidentes que pueden ser causados por la baja visión:

  • Ilumina mejor tu hogar. “Asegúrate de que tu casa tenga una iluminación adecuada”, dice Yao. “Añade una lámpara para iluminar mejor una habitación”.

  • Deja el camino despejado. “No debes ignorar los problemas de ceguera nocturna, ya que pueden resultar en una caída que puede tener todo tipo de consecuencias, como problemas de cadera”, dice Goel. “Hay expertos, como los terapeutas ocupacionales, que hacen evaluaciones del peligro de caídas en la vivienda”.

  • No conduzcas de noche. Considera conducir solo durante el día y, por la noche, pedirle a un amigo que te lleve o llamar a un servicio de transporte.

  • Usa gafas de sol al exponerte a luz solar intensa. “Tus ojos pueden tardar más en adaptarse al pasar de la luz a lo oscuridad”, dice Yao. Usar gafas de sol facilita una transición menos abrupta de un ambiente luminoso a uno con poca luz (en el que te quitarías automáticamente las gafas de sol), y permite que tu visión se adapte con mayor rapidez.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.