Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Mejorar diagnóstico y cuidado de enfermedades renales Skip to content
 

El presidente ordena la revisión de los sistemas de diálisis y trasplantes de riñón

La decisión tiene por finalidad ahorrarle dinero a Medicare y mejorar la atención de los pacientes.

Médico utiliza un modelo anatómico para mostrar los riñones a un paciente mayor

GETTY IMAGES    

In English | En una medida destinada a ahorrar dinero de Medicare y salvar la vida de personas con enfermedad renal, el presidente Trump firmó el miércoles un decreto ejecutivo que enfatiza la importancia de la detección temprana, más opciones para los pacientes y mayor cantidad de trasplantes.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aproximadamente uno de cada siete adultos en Estados Unidos sufre de enfermedad renal crónica. De los 37 millones de personas que se estima padecen la enfermedad, nueve de cada diez no lo saben.

"Buscamos reducir la cantidad de personas que llegan a la etapa terminal de la enfermedad renal en un 25% para el año 2030", indicó Alex Azar, secretario de Salud y Servicios Humanos. "Debemos brindar a los pacientes con insuficiencia renal más opciones de tratamiento basadas en la tecnología actual y en tecnologías futuras, como riñones artificiales, y hacer que les resulte más fácil recibir atención en el hogar o de otras formas flexibles".

Las minorías corren un mayor riesgo de morir a causa de enfermedades renales

Gráfico sobre el porcentaje de muertes por enfermedad renal

 

La cantidad de personas de raza blanca no hispanos que mueren a causa de enfermedades renales es mayor que la de todas las minorías en conjunto. Sin embargo, el porcentaje de muertes por enfermedades renales entre los miembros de otros grupos raciales y étnicos es desproporcionadamente alto. (Fuente: datos disponibles más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, información del 2017).

La enfermedad renal fue la novena causa de muerte en Estados Unidos en el 2017, el año más reciente para el cual los CDC tienen datos disponibles. Las mujeres se ven más afectadas que los hombres, y las personas de ascendencia afroamericana, indoamericana, asiática e hispana mueren por problemas renales con mayor frecuencia que las personas blancas no hispanas.

La diabetes y la presión arterial elevada son las dos causas principales de la insuficiencia renal, dicen los CDC. La buena noticia: no todas las personas que reciben un diagnóstico de enfermedad renal llegan al punto de insuficiencia renal. Diagnosticar el problema temprano, controlar las condiciones crónicas que causaron la enfermedad y hacer cambios saludables en el estilo de vida son importantes para reducir la necesidad de diálisis y un riñón nuevo.

“Necesitamos tomar conciencia, detectar la enfermedad temprano y disponer de más tratamientos en un entorno primario", con médicos de atención primaria que supervisen planes alimentarios y de ejercicio para ayudar a demorar o evitar la necesidad de diálisis y pacientes que hagan su diálisis en el hogar, dijo Tonya Saffer, vicepresidenta de política de salud de la National Kidney Foundation.

Parte del objetivo del decreto ejecutivo de Trump es lanzar una campaña de concienciación enfocada en el diagnóstico temprano y en incentivos para los proveedores de atención médica para que eviten que la enfermedad progrese hasta la insuficiencia renal.

Cobertura de la enfermedad renal en Medicare

Desde 1972, Medicare cubre a personas de todas las edades a quienes se les diagnosticó una insuficiencia renal permanente que requiere diálisis o trasplante de riñón, llamada enfermedad renal en etapa terminal. El diagnóstico de insuficiencia renal en etapa terminal por lo general ocurre cuando un paciente tiene solo entre el 10% y el 15% de la función renal, según la National Kidney Foundation.

El plan de salud financiado por el Gobierno también cubre a las personas de 65 años o más que sufren de enfermedad renal crónica, un daño duradero a los riñones que puede empeorar con el tiempo.

En conjunto, el gasto de Medicare en enfermedad renal crónica y enfermedad renal en etapa terminal superó los $114,000 millones en el 2016, equivalente al 23% de todo el gasto de Medicare, según cifras del U.S. Renal Data System. Tanto la cantidad de personas que reciben un diagnóstico de problemas renales como el costo por persona han venido aumentado sustancialmente desde el 2011 porque la población está envejeciendo, hay mayor obesidad y son más los casos de diabetes.

Consecuentemente, el Gobierno está buscando alternativas. “Nuestro compromiso es mejorar los resultados del cuidado de la salud” y reducir costos, dijo Seema Verma, administradora de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), en una entrevista con AARP. "Queremos asegurarnos de que el programa sea sostenible para las generaciones futuras".

El cambio a la diálisis en el hogar

En el 2016, casi ocho de cada nueve pacientes con enfermedad renal en etapa terminal comenzaron un tratamiento de diálisis —por lo general, con un proceso de filtración de la sangre llamado hemodiálisis— en clínicas independientes, según las cifras del U.S. Renal Data System.

La diálisis peritoneal en el hogar, que usa el revestimiento abdominal y líquidos purificadores que absorben los productos de desecho de la sangre, fue la elección de la mayoría de los demás pacientes con insuficiencia renal. El proceso se puede realizar generalmente por la noche, mientras el paciente duerme, y no tiene tantas restricciones alimenticias.

Los pacientes que usan la diálisis peritoneal generalmente la prefieren a la hemodiálisis si pueden tolerar tener un catéter insertado continuamente en el abdomen y mantener la zona alrededor del catéter y el equipo de diálisis limpios. De no hacerlo, podría producirse una peritonitis (infección del revestimiento abdominal).

"La calidad de vida es realmente mejor para quienes pueden hacer esto en casa", dijo Deidra Crews, una nefróloga en Johns Hopkins Medicine en Baltimore. Quienes hacen el tratamiento mientras duermen pueden despertarse a la mañana, "desconectarlo, esconder el catéter y seguir con sus actividades del día".

Muchos pacientes se sienten menos cansados después de la diálisis peritoneal porque el proceso está considerado menos intenso, agrega. Para el 2025, las autoridades de salud quieren que cuatro de cada cinco pacientes nuevos de diálisis renal usen este tipo de cuidado en el hogar o reciban un trasplante, dijo Azar.

La diálisis peritoneal es menos costosa, en parte porque elimina la necesidad de una clínica y personal médico. El paciente y al menos un cuidador reciben capacitación para realizar el procedimiento, dijo Crews.

La cantidad de personas inscritas en Medicare que sufren de enfermedad renal en etapa terminal superó el medio millón en el 2017, según los CMS. De modo que una modificación en la preferencia del método de diálisis podría ahorrar más de $25,000 millones al año, teniendo en cuenta que los costos del cuidado de la salud han aumentado a un ritmo aproximadamente tres veces mayor que la tasa general de inflación en la última década.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Más órganos para trasplantes

Para quienes ya se encuentran en la etapa terminal de insuficiencia renal, el trasplante es la mejor opción, dijo Crews.

Pero hasta este miércoles, la lista de espera para trasplantes de riñón tenía casi 95,000 nombres, la mayor cantidad de todas las listas de trasplante de órganos. Casi 15,000 pacientes llevan esperando cinco años o más.

"Cada año, el 15% de las personas con enfermedad renal mueren”, muchos de ellos a la espera de un trasplante, dijo Crews. "Esa cifra es más alta que la de muchos tipos de cáncer. Pero la enfermedad renal no ha recibido la difusión que recibe el cáncer de mama".

Crews dijo que espera que la información del anuncio del miércoles haga que más familias tomen conciencia de la donación de órganos. Aun cuando una persona se autodesigne como donante de órganos en la licencia de conducir, sus sobrevivientes son quienes deciden si la donación se realiza o no, dijo.

Saffer, de la National Kidney Foundation, dijo que espera que más personas de los grupos minoritarios, que con frecuencia son más compatibles con las personas de su propia raza y etnicidad, consideren ser donantes en vida y donantes cuando mueran.

"Mi decreto apoya a las personas generosas que donan riñones y les brinda el reembolso de gastos adicionales relacionados con la donación de órganos, como la pérdida de ingresos laborales o el cuidado de los niños", dijo Trump sobre los donantes vivos.

Saffer también dijo que los donantes vivos a veces temen la discriminación futura por parte de las compañías de seguro de salud, de modo que espera que también se tomen medidas en esa área. Tanto Saffer como Crews ven además una oportunidad para ciertos riñones que los centros de trasplante rechazan y luego son desechados.

"Es el problema de que a veces se ofrece un riñón que no se acepta porque no es perfecto", dijo Saffer. En ocasiones, el centro de trasplante lo rechaza sin decirle al paciente que está disponible.

Las autoridades federales anticipan 17,000 trasplantes adicionales de riñón a causa de los incentivos para los donantes vivos y 11,000 trasplantes adiciones de corazón, pulmón e hígado debido a nuevas reglas para la obtención de órganos. Dado que el trasplante de riñón cuesta menos que la diálisis a largo plazo, los trasplantes adicionales representarán un ahorro de $4,200 millones.

A largo plazo, los investigadores están trabajando en riñones artificiales ponibles e implantables que filtrarían las impurezas en el organismo constantemente y sin interrupción. Al menos un riñón artificial ponible, que pesa alrededor de 11 libras en su versión actual, ha pasado por ensayos clínicos en seres humanos, informa la American Society of Nephrology (Sociedad Estadounidense de Nefrología).

Uno de los mayores obstáculos para la investigación ha sido el dinero. Pero en septiembre, el Departamento de Salud y Servicios Humanos y la Sociedad Estadounidense de Nefrología asignaron más de $2.2 millones en premios para la creación de mejores opciones de tratamiento para la insuficiencia renal, y el decreto ejecutivo de Trump acelera la tecnología para que esté disponible antes de la aprobación final de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO