Skip to content
 

La cura del cáncer podría estar en nuestro propio cuerpo

La inmunoterapia promete ser la efectiva medicina para destruir los tumores malignos.

Mano con guante de boxeo golpeando al cáncer

Istock

El cáncer del pulmón es la primera causa de muerte por cáncer en el mundo. Se calcula que el 85% de los casos está relacionado con fumar cigarrillos. Aunque una tomografía axial computadoriza de los pulmones puede detectar el cáncer, la triste realidad es que la mayoría de los casos se descubren cuando ya la enfermedad está muy avanzada y es inoperable. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En esas circunstancias, los tratamientos disponibles incluyen la quimioterapia, la radioterapia y las nuevas opciones de inmunoterapia. Pero, ¿cuál es el fundamento de los tratamientos de inmunoterapia? ¿Realmente funcionan? ¿Esta es la medicina del futuro?

El sistema inmunológico o de defensa es el encargado de proteger el organismo de ataques externos (virus, bacterias, hongos y parásitos) e internos (células cancerosas que se originan en nuestro cuerpo). Para eso, el sistema de defensa cuenta con dos armas fundamentales: células especializadas, llamadas linfocitos, y sustancias neutralizantes, conocidas como anticuerpos. 

¿Qué puede destruir a las células cancerosas?

Los linfocitos son “células vigilantes y asesinas”. Si les llama la atención ese nombre, les cuento que ese es el nombre científico que se le otorga a una variedad de linfocitos, “natural killer cells”. Los anticuerpos son sustancias producidas por los linfocitos para neutralizar la acción de cualquier microorganismo o sustancia que afecte al organismo.

Antes de destruir al tumor, los linfocitos deben primero reconocer a las células cancerosas. Es por eso que en el estudio microscópico que se hace de los tejidos de pacientes con cáncer, se evalúa siempre cuán abundantes son los linfocitos y si están tratando de invadir a las células cancerosas.

Sin embargo, las grandes preguntas que se hacen los científicos son: ¿Por qué no están actuando los linfocitos que rodean al tumor? ¿Qué impide que los linfocitos puedan destruir al cáncer?

Los candados o "checkpoints" de nuestro cuerpo

Las investigaciones han demostrado que, en su proceso de convertirse en células cancerosas, las células anormales empiezan a desarrollar un sistema de bloqueo —a manera de candado— de las puertas de entrada. Ese sistema es conocido en inglés como un "checkpoint". Justamente el estudio de este sistema ha sido motivo para que un par de científicos, uno de Estados Unidos y el otro de Japón, obtuvieran el Premio Nobel en Fisiología o Medicina del 2018.

Los "checkpoints" son moléculas que se forman en la superficie de las células cancerosas y que pueden estar en estado activo o inactivo. En su camino a la malignidad, la célula activa el "checkpoint" e impide que el linfocito que la rodea pueda penetrarla y destruirla.

El elemento clave de la inmunoterapia en el cáncer del pulmón y otros tipos de cáncer, es descifrar la molécula del "checkpoint" (el candado) y crear otra molécula a medida (la llave del candado) para que el linfocito pueda ejercer su función de destruir el tumor.

¿Cuáles son los medicamentos que abren los candados?

Dos ejemplos de esos "checkpoints" son el de la muerte celular programada (PD-1) y el CTLA-4. Los medicamentos (llaves) que se han desarrollado para “abrir esos candados” son el nivolumab (Opdivo) e pembrolizumab (Keytruda) para abrir el candado PD-1 y el ipilimumab (Yervoy) para abrir el candado CTLA-4.

Los pacientes con cáncer de pulmón tienen con estos medicamentos una gran esperanza de controlar su enfermedad. Sin embargo, antes de recibir esos nuevos medicamentos, es necesario saber si los pacientes tienen esos "checkpoints" activados, por lo que deben hacerse exámenes especializados del tejido de biopsia.

Oncología futura: Medicinas personalizadas

Un concepto importante —y que apunta a ser la oncología del futuro— es que el uso de estos medicamentos constituye la medicina personalizada, o sea el paciente recibe un tratamiento basado en las características individuales de su tumor.  

Otro concepto importante sobre los modernos tratamientos personalizados, es que en el futuro ya no se tratará al cáncer dependiendo del órgano en que se origina, sino de acuerdo con las características genéticas del cáncer, características que pueden ser comunes a diversos tipos de cáncer.

En otras palabras, más que fijarse en cuál órgano nació el cáncer para determinar el tipo de tratamiento, la medicina del futuro se definirá según las características genéticas del tumor. En términos prácticos equivale a decir que un mismo medicamento podrá ser recibido por pacientes con tumores que empiezan en diferentes partes del cuerpo. 

Jimmy Carter: Una historia para contar

Un ejemplo es el tratamiento que recibió el expresidente Jimmy Carter y que divulgó en agosto del 2015, cuando anunció que se le había diagnosticado un melanoma maligno (tipo de cáncer de piel) con metástasis en el hígado, el cerebro y los pulmones.

Las células cancerosas que presentaba Carter tenían el candado PD-1. El expresidente recibió el medicamento pembrolizumab (Keytruda), que ha controlado por completo su enfermedad y se encuentra en remisión tres años después del tratamiento. Debido a la gravedad de su cáncer, al expresidente solo se le pronosticaba de tres a seis meses de vida después del diagnóstico. Más de tres años después, Jimmy Carter sigue llevando a cabo sus obras caritativas. 

Los modernos tratamientos de inmunoterapia han llegado para cambiar el pronóstico, no solo de los pacientes con cáncer del pulmón, sino también de otros tipos de cáncer. El conocer los secretos de la célula cancerosa, y hacer que el propio sistema de defensa de la persona afectada destruya al tumor, es el fundamento de la inmunoterapia. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.