Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Consejos para mantener activos a sus seres queridos aislados por el brote de coronavirus

Los cuidadores familiares pueden ayudar a compensar la falta de socialización y estimulación cognitiva.

Una mujer arma un rompecabezas junto a su mamá

FOTOSEARCH/GETTY IMAGES

In English | A medida que los centros para adultos mayores, los centros diurnos para adultos y otros programas para personas mayores cierran temporalmente sus puertas, los cuidadores familiares se están refugiando en casa con sus seres queridos para ayudar a reducir los índices de transmisión del coronavirus. El cambio de rutina, la falta de oportunidades para socializar y la escasa estimulación cognitiva pueden ser un problema cada vez mayor a medida que pasa el tiempo.

Por ejemplo, Deyon Murray, de Boynton Beach, Florida, dice que su padre de 88 años, con quien convive desde que lo trasladaron hace poco, siente la falta de actividades. Estaba acostumbrado a ir a un centro para adultos mayores todos los días, pero ahora el centro está cerrado. “Veo que ya se está aburriendo, y yo tengo que dormir durante el día porque soy enfermera en un centro nocturno de cuidados terminales”, señala. “No sé cómo mantenerlo ocupado”.

Si tú y tus seres queridos están recluidos en casa y están empezando a sentir el encierro, te proponemos algunas ideas para ayudar a prevenir el aburrimiento y mantenerse activos.

1. Leer y compartir

Ayuda a tu ser querido a elegir un nuevo libro o a volver a leer alguno de sus favoritos. Mejor aún, explora una serie de libros, de vaqueros, misterios y romances históricos. Si tu ser querido ya no lee, intenta leerle en voz alta. Muchas bibliotecas también tienen audiolibros o libros electrónicos digitales que se pueden descargar a una aplicación como Libby o Kindle. También puedes organizar un club de lectura entre ustedes dos o con más familiares o amigos para conversar sobre el libro por teléfono o por videollamadas.

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

2. Escribir tarjetas y cartas

Este es un buen momento para sorprender a amigos y familiares con una tarjeta de salutación, o enviar notas de agradecimiento a los miembros del servicio militar por medio de Support Our Troops (en inglés). “Decidí mirar más allá de lo que siento [sobre el brote de coronavirus]. Esta semana les voy a enviar tarjetas de salutación a dos amigos que están recluidos en hogares de ancianos y a una pequeña cantidad de prisioneros”, dice Jeanie Olinger, de Oklahoma City, Oklahoma. Ella cuida a su hijo que se lesionó en un accidente automovilístico, y su madre y su tía viven en otros hogares de ancianos. “Sucede algo curioso cuando uno se enfoca en el prójimo: comunicarme con los demás parece levantarme un poco el ánimo”.

3. Documentar la historia de su vida

Aprovecha estos momentos tranquilos para compilar la historia de tu ser querido. Puedes hacerle preguntas y escribir sus respuestas, o las pueden escribir ellos. También puedes grabarlas con una aplicación como StoryCorps (en inglés), donde se archivan todas las historias de la Biblioteca del Congreso. Además, hay una guía para que tú mismo hagas tus propias grabaciones. El Legacy Project (en inglés) ofrece una lista muy completa de preguntas para hacer en entrevistas sobre la vida que se responden con facilidad. Tal vez te sorprenda conocer los inicios de la vida de un familiar o un amigo, su primer amor o su experiencia laboral o militar.

4. Armar rompecabezas o jugar juegos

Encuentra un rompecabezas que tenga una imagen que le guste a la persona que cuidas y piezas del tamaño apropiado para su habilidad. Los juegos de mesa y de cartas también son interactivos, estimulan el cerebro, ejercitan las habilidades motrices y, con suerte, los harán reír. Kathy Ann, de Kansas City, Kansas, dice que ella y su esposo se mantienen ocupados y entretenidos. “Nos quedamos en casa e hibernamos como un par de osos viejos, jugando Words with Friends [y] Yahtzee”, señala. Si tu ser querido tiene dificultad con algún juego complicado, inventa tus propias reglas, ya que solo se trata de divertirse.

5. Escuchar pódcast, mirar películas y programas de televisión

Este es el momento de ver todas las películas de tu lista de imprescindibles: ver juntos una nueva serie de televisión del principio al fin o volver a ver alguna serie favorita. Si la trama es difícil de seguir para tu ser querido, prueba con una película musical vieja, como The Sound of Music o Meet Me in St. Louis. Los programas de televisión musicales también dan buenos resultados, como The Lawrence Welk Show (temas antiguos pero buenos), Austin City Limits (una mezcla ecléctica) o programas religiosos, que tienen música inspirada en la fe.

6. Emprender una aventura en línea

Visita museos virtuales (en inglés) o explora el espacio sideral desde la biblioteca gratuita de imágenes y videos en línea de la NASA (en inglés). Con las cámaras en vivo de Explore.org (en inglés) puedes observar la naturaleza y los animales: las abejas, los pájaros, los bisontes y hasta los osos. Vuelve a vivir tus propias aventuras hojeando álbumes de fotos y videos. También puedes soñar con tu próxima aventura cerca o lejos, y planearla para cuando las advertencias del distanciamiento social por el coronavirus sean algo del pasado.

7. Disfrutar de la música y moverse

Puede ser muy terapéutico escuchar música que se adecúe a nuestro estado de ánimo o lo transforme. Mira y escucha videos de todo tipo de música en YouTube, NPR Music o en tu estación local de PBS, desde conciertos completos hasta una sola canción. Durante el brote de coronavirus muchos músicos ofrecen conciertos en internet por medio de Facebook Live o en su sitio web. La música también es un gran motivador. Yolanda Kellum Greer, de Aurora, Colorado, usa música para mantener a su madre en movimiento: “Escuchamos los discos de mamá durante nuestro horario de ejercicio musical”, dice. “¡Ayer escuchamos a Gladys Knight and the Pips!”

8. Salir al aire libre

Tal vez te quedes en tu casa, pero eso no significa que no puedas salir (si el clima lo permite) y tomar un poco de aire fresco. Comienza a plantar un jardín, disfruta de una puesta de sol, sal a dar una vuelta alrededor de la manzana (si la salud lo permite) o simplemente siéntate en el porche. Jaye Smith, de Tucson, Arizona, cuida a sus padres y planea hacer más actividades al aire libre. “Si el clima nos ayuda, tal vez salgamos por la carretera para ver las flores silvestres”, señala.

9. Comenzar un proyecto

Este es un buen momento para los proyectos de limpieza general, manualidades y organización. Karen George, de Houston, Texas, dice que su esposo está en la categoría de alto riesgo para el coronavirus. “Cerré mi negocio a fines del 2019 para concentrarme en su cuidado, de modo que estoy sacando cosas inservibles de mi oficina y luego seguiré con la habitación de al lado. Hemos vivido aquí 14 años, así que he juntado mucha basura”. Los proyectos de manualidades, como colorear, hacer álbumes de recortes, coser, organizar fotografías o crear cosas de madera para luego lijarlas y pintarlas, pueden darnos una sensación renovada de creatividad. También es un gran momento para armar un libro de cocina con recetas de los miembros de todas las ramas de la familia.

10. Volver a lo básico

Diane Beard Zawalick, de Colorado Springs, Colorado, vive con su esposo, que tiene demencia moderada. “Estamos viendo películas y disfrutando del tiempo para simplemente 'estar' y pasar el rato en casa”, señala. Para muchos de nosotros no es común tener un tiempo de inactividad. Aprovéchalo al máximo y conéctate con tus seres queridos, sin algunas de las distracciones de nuestra vida cotidiana. La psicóloga Kathleen Cairns, de West Hartford, Connecticut, tiene sesiones telefónicas con sus pacientes y permanece en su casa con su madre, que vive con ella y actualmente recibe cuidados terminales. “De alguna manera es una linda sensación volver a una forma de vida más simple”, señala. “Leemos, miramos películas y series de televisión y saco a pasear a mi perro. Es un momento que disfruto con mi madre y que de otro modo tal vez no pasaría con ella”.

Amy Goyer es una experta de AARP en asuntos de la familia y el cuidado de los seres queridos y la escritora del libro Juggling Life, Work and Caregiving. Te puedes conectar con Amy en amygoyer.comFacebookTwitter, en la comunidad de AARP en internet y en el grupo de AARP para cuidadores familiares en Facebook (enlaces en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.