Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Rescata tu historia familiar Skip to content
 

En la muerte, nuevos descubrimientos

De la muerte podemos obtener vida nueva a través de nuestra historia familiar.

Retrato del abuelo

Cortesía de Julia Bencomo Lobaco

In English | Un bigote tipo Dalí perfectamente armado y engominado; cabello oscuro y ondulado; ojos penetrantes: ése fue el abuelo materno que conocí, el de la fotografía en sepia que colgaba en un marco de madera ovalado en el living de mi Nina. No conocí a José Silvano Saucedo de ningún otro modo. Falleció a sus cincuenta y tantos, mucho antes de que nacieran sus nietos. Pero yo y mis siete hermanaos estamos conociéndolo mejor.

En 2009, los ocho enfrentamos las pérdidas más desgarradoras de nuestras vidas: mamá y papá murieron en cuestión de meses uno del otro. Fue un año que transcurrió en atenderlos con amor y gratitud por todo lo que habían cuidado de nosotros y nos habían brindado. Al final, nos quedamos con recuerdos profundamente enraizados en nuestro interior —y una casa llena de reliquias familiares y cajas que nadie había abierto en décadas. Solíamos reírnos de la afición de mamá por conservar el primer dibujo de un nieto a la edad de un año, la primera carta a los abuelos de otro de cuatro años, un viejo mantel, un pedazo de encaje. Ahora, en silencio, se lo agradezco.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


De esas polvorientas cajas de cartón selladas, mi abuelo revivió: jugando con el cocker spaniel familiar, de pie detrás del mostrador de la ferretería familiar con un gracioso sombrero, y, lo que más me conmovió, posando para la foto de su casamiento. Allí, entre él y mi abuela Guadalupe García Saucedo, a quien llamábamos Nina, hay una niña pequeña, también vestida de blanco. Es Teresa García, la hermana menor de Nina, a quien ella crió después de fallecer sus padres. Qué hombre amoroso debe de haber sido mi abuelo para aceptar un niño en un matrimonio que apenas despuntaba. Más tarde, él y Nina tuvieron cinco hijos.

En la muerte y a través de los compulsivos hábitos de conservación de mamá, ella y papá han resucitado su pasado y nos han hecho un regalo. Está en nosotros aceptarlo y compartirlo.

Quién sabe a quién conocerás si abres las cajas de la historia que alberga el hogar de tu ser querido. Una vez hechos tus descubrimientos, he aquí algunas estrategias para asegurarte de que las futuras generaciones también puedan conocerlos. Y en el proceso, conocerte a ti.

Cómo preservar recuerdos e historia

Digitaliza las fotos (escanéelas):
Las cámaras digitales hacen fácil cargar las fotos a las computadoras, pero almacenar las fotos antiguas lleva un poco más de trabajo. Puedes escanearlas por un profesional o puedes hacerlo tú mismo. Una vez escaneadas y catalogadas, guarda las fotos digitales en un CD o un DVD para preservarlas y compartirlas. Si deseas obtener consejos prácticos, puedes visitar sitios web tales como Photography.com (enlace en inglés).

Reproducciones: Son mejores las reproducciones profesionales, que suelen realizarse en un laboratorio o estudio profesional. Puedes hacerlo usando un escáner doméstico, pero los resultados no serán los mismos y tal vez dañes las fotos o tengas que retocarlas demasiado.

Almacenaje: Elimina polvo, suciedad o pelusas de las fotos; identifica su contenido y cataloga las fotos para las generaciones futuras; luego, almacénalas en productos y fundas que no contengan ácido, lo cual permitirá extraerlas con seguridad; evita usar goma de pegar u otros adhesivos.

Comparte y almacena en línea: Considera colocar tus fotos antiguas y nuevas en sitios web tales como Snapfish (enlace en inglés). La mayoría son gratis, fáciles de usar y muy buenos para compartir no sólo fotos, sino actualizaciones familiares.

Escribe tu historia: Puedes producir tu propio libro de "historia" usando fotos y contando tus anécdotas. Ya sea que lo prepares para tus hijos, nietos o futuras generaciones, estos libros te ayudarán a organizar los capítulos de tu vida: (leer en inglés)

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.