Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Maria Shriver habla de lo que significa ser un cuidador familiar y aceptar nuevos retos

La defensora del Alzheimer trabaja para ayudar a las personas de todo el país a obtener acceso a recursos de atención médica a medida que envejecen.

Maria Shriver hablando en el evento Women's Alzheimer's Movement.

CINDY ORD/GETTY IMAGES

Maria Shriver habla en un evento del Women's Alzheimer's Movement el 3 de marzo del 2020.

In English | Maria Shriver ha vivido su vida según sus propios términos, de una manera muy ambiciosa y a menudo pública. Es la editora de "The Sunday Paper", un boletín semanal por correo electrónico con noticias y opiniones; la fundadora de Women's Alzheimer's Movement, una organización de formación y defensa de derechos; la cuidadora de sus dos padres; una periodista de NBC News; y la ex primera dama del estado de California. En esta entrevista se sincera sobre sus múltiples roles y cómo se mantiene cuerda durante la COVID-19.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Lee Woodruff: Puedes describirnos dónde se encuentra actualmente tu vida. ¿Habías imaginado este capítulo?

Maria Shriver: No, nunca imaginé que estaría donde estoy ahora. Mis cuatro hijos están todos fuera del hogar, y yo estoy sola en casa. Nunca lo vi venir —de hecho, no estaba en mi proceso de pensamiento—, pero estoy en un lugar muy saludable. Me siento afortunada de tener la edad que tengo, orgullosa de ser una fuente de sabiduría, y estoy en compañía y conectada con una nueva versión de mí misma, que es fascinante e interesante. Cada mañana hago una rutina que me permite centrarme. Comienzo haciendo una oración y dando gracias antes de que mis pies toquen el suelo. La risa es muy importante, y me siento agradecida de tener relaciones profundas con mis hijos, amigos y mi familia. Soy consciente de que tengo menos tiempo por delante que por detrás, así que quiero hacer que el tiempo por delante sea significativo y usar mi voz de una manera que se sienta correcta.

L.W.: ¿Cómo has sobrellevado la situación desde la pandemia?

M.S.: El otro día reflexionaba sobre el hecho de que justo antes de que la pandemia azotara, había tomado la decisión de escribir mi introducción para el "Sunday Paper" sobre cómo se sentía que todo en mi vida estuviera finalmente en un buen lugar. Recién había retomado mi carrera periodística en NBC, después de nueve años, y había encontrado una especie de equilibrio entre ese trabajo y las otras partes de mi vida. Y luego, como para todo el mundo, la pandemia lo cambió por completo. Ha sido un gran recordatorio para mí de que ninguno de nosotros puede ver exactamente a dónde vamos, así que tenemos que centrarnos en el día que tenemos delante.

Me siento agradecida por el compromiso y la respuesta de los lectores del "Sunday Paper" y por mi trabajo con el Women's Alzheimer's Movement, una labor de amor que a veces se siente como una escalada al monte Everest. Es un asunto muy difícil, y he estado en este camino durante 16 años, pero siento que es donde necesito estar en ese espacio. La COVID-19 ha sido algo tan triste y aislante para muchos, sin importar quiénes son, y por eso trato de buscar inspiración en mi trabajo, centrarme en la familia y los amigos, y mantenerme saludable.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


L.W.: Has hablado de cómo tú y tus cuatro hermanos se turnaron para cuidar de tus padres mientras tu padre luchaba contra la enfermedad de Alzheimer. ¿Qué puedes compartir con los demás sobre esa experiencia?

M.S.: Esa experiencia fue definitivamente una curva de aprendizaje para mis hermanos. Puede que al principio pensaran, "ah, eres la mujer, así que puedes encargarte de la mayor parte de esto". Pero desarrollamos un sistema justo para todos. Antes de que mi padre se enfermara totalmente, establecimos una llamada semanal para los cinco que originalmente era sobre los problemas de salud de mi madre y evolucionó para incluir los problemas de mi padre. Ambos necesitaban cuidado y atención al mismo tiempo, y mis hermanos dieron un paso al frente. Los dos que estaban en D.C. asumieron los papeles en persona, y cada uno tenía una tarea, que a veces se alternaba. Hubo ciertos momentos de cuidado con mi padre que solo un hijo debería y podría hacer. Al final todos descubrimos cómo unirnos y hacer que funcione, incluyendo a mis cuñadas.

Como ya habíamos establecido la comunicación entre nosotros, al final, cuando mi madre se puso muy enferma, ya habíamos desarrollado el sistema para hacer que las cosas funcionaran. Mi consejo es que a medida que tus padres envejezcan, comiences a aprender las fortalezas, debilidades y puntos conflictivos de tus hermanos (u otros cuidadores). Establece la comunicación y la estructura antes de llegar a un punto crítico.

Maria Shriver con sus padres Eunice Kennedy Shriver y Sargent Shriver.

RON GALELLA/GETTY IMAGES

Maria Shriver (a la derecha) con sus padres Eunice Kennedy Shriver y Sargent Shriver en el 2001.

L.W.: Muchas veces, después de la pérdida de un ser querido —o en tu caso, de ambos padres—, la vida se nos desorienta. ¿Qué consejo nos puedes dar desde tu propia experiencia sobre las secuelas del cuidado?

M.S.: Al principio me sentí culpable por tener tanto tiempo libre. No me di cuenta de que la mayoría de mis días estaban dedicados a conversaciones con médicos y profesionales de la salud. Mientras cuidaba a mis padres y criaba a mis hijos, a menudo sentía que no pertenecía, como si nunca estuviera en el lugar correcto. Cuando estaba con mis padres, extrañaba a mis hijos. Cuando estaba en casa con mis hijos, me preocupaba por mis padres en el este del país. Dondequiera que iba, sentía que estaba en el lugar equivocado. Era un sentimiento de estar entre vidas, y tuve que adaptarme de nuevo cuando eso se detuvo.

L.W.: Has afinado tu voz como periodista, autora, primera dama de California, defensora de la lucha contra el Alzheimer y mucho más. ¿Qué es lo que más te enorgullece de todo este trabajo?

M.S.: Me enorgullece ayudar a cambiar la narrativa sobre las mujeres y el Alzheimer, para ponernos directamente en la historia. Cambiar esa trayectoria significa que se está investigando más sobre el cerebro de las mujeres y cómo envejecen. Espero, en algún momento, tener un papel en ayudar a encontrar una cura.

L.W.: ¿Cuál es el mejor consejo sobre el cuidado que has recibido?

M.S.: Cuando estaba en la sala de espera y mi madre en la unidad de cuidados intensivos, una enfermera se acercó a mí y me preguntó si necesitaba algo. Había alguien cuya madre se estaba muriendo, y alguien había tenido un accidente automovilístico. Le dije a la enfermera que se centrara en ellos, y ella dijo, "no hay competencia cuando se trata de la pena". Crecí en una familia en la que todos negaban sus sentimientos, y aunque mi madre se estaba muriendo, no sentía que mereciera que alguien viniera a cuidarme o a preguntarme cómo me sentía. Es importante recordar, como cuidador, que tu dolor también importa. No niegues tus propios sentimientos. Si estás sintiendo algo, entonces es verdad, y necesitas honrar eso. Recuerda que estás haciendo lo mejor que puedes, y eso es todo lo que puedes hacer.

L.W.: Estás en posición de permitirte una atención médica de primera clase y tu familia siempre ha luchado por los menos afortunados. ¿Qué información puedes compartir sobre los recursos para las familias que necesitan un mejor acceso a la atención médica?

M.S.: Me siento muy orgullosa de presidir el grupo de trabajo de atención médica del gobernador del estado de California para ayudar a establecer un plan para el estado, que espero que pueda ser adaptado para todo el país. Estamos trabajando arduamente para trazar un camino para las personas con recursos limitados; para simplificar los servicios en línea y ayudarlas a avanzar mientras navegan por el sistema y a medida que envejecen.

 

Lee Woodruff es cuidadora, oradora y autora. Ella y su esposo Bob son cofundadores de la Bob Woodruff Foundation, que ayuda a los militares heridos y a sus familias. Síguela en Twitter e Instagram.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.