Skip to content
 

AARP pide a Medicare pagar por las pruebas de COVID-19 en el hogar

La falta de cobertura es una "omisión evidente" que perjudica a millones de personas vulnerables.

Kits de pruebas de COVID en casa

Joe Raedle/Getty Images

In English

El Gobierno federal debe exigir que Medicare pague por las pruebas rápidas de COVID-19 en el hogar para decenas de millones de adultos mayores, quienes han sido los más afectados por la pandemia, dice AARP en una carta (en inglés) al secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (HHS).

El requisito de que las aseguradoras privadas paguen hasta por ocho pruebas de venta libre, cada mes, para las personas aseguradas bajo sus planes, no se aplica a Medicare. “No tener un requisito similar para Medicare es una omisión evidente y es inaceptable para AARP y para los más de 64 millones de beneficiarios de Medicare”, dice Nancy LeaMond, vicepresidenta ejecutiva y directora de Activismo y Compromiso de AARP, en una carta del 25 de enero al secretario del HHS, Xavier Becerra.

Los funcionarios de Medicare han dicho que los beneficiarios pueden aprovechar un nuevo sitio web del gobierno federal que permite a todas las personas del país solicitar cuatro pruebas gratuitas de administración casera, por hogar. Estas pruebas gratuitas también están disponibles en los centros de salud comunitarios. Pero, según LeaMond, “con la cantidad limitada de pruebas disponibles a través de esta opción, y la necesidad que existe, especialmente entre las personas que reciben Medicare, insistimos firmemente que se deben poner más esfuerzos para que las pruebas sin costo estén disponibles directamente para los beneficiarios de Medicare”.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor de 3 de cada 4 de las más de 2,000 personas en el país que mueren a causa de la COVID todos los días, tienen 65 años o más. La carta de LeaMond dice que la falta de cobertura de Medicare para las pruebas “establece barreras para los adultos mayores —una de las poblaciones más vulnerables— y les impide tener el mismo acceso a las pruebas sin costo que las personas con seguro privado”.

Los impedimentos que enfrentan los adultos mayores que necesitan hacerse la prueba del virus suponen una fuerte carga financiera para el beneficiario típico de Medicare, que tiene un ingreso anual de menos de $30,000. En la actualidad, los beneficiarios de Medicare pueden obtener una prueba gratuita de COVID solo si un proveedor de atención médica la solicita y si esta se realiza en un laboratorio. Por lo general, estas son pruebas PCR y puede llevar varios días recibir el resultado. La prueba rápida de antígenos, que se puede autoadministrar en casa, proporciona resultados en 15 minutos.

Además, sin cobertura de Medicare para las pruebas de venta libre, los beneficiarios deben depender del sitio web federal o de los sitios comunitarios. El Gobierno solo envía cuatro pruebas por hogar. “Está claro que la realización periódica de pruebas de detección juega un papel esencial a la hora de controlar la propagación del virus”, dice LeaMond.

Dena Bunis informa sobre temas relativos a Medicare, atención de la salud, políticas en materia de salud y el Congreso estadounidense. Además, es autora de la columna “Medicare Made Easy” para AARP Bulletin. Galardonada por su labor periodística, Bunis trabajó durante décadas para periódicos en grandes ciudades. Entre los puestos que ocupó se incluyen los de jefa de la oficina de Washington del Orange County Register y reportera sobre temas de salud y entorno laboral para Newsday.