Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Conoce a Pam Holt: su medicamento contra el cáncer la llevó a un profundo abismo financiero

La maestra jubilada y madre soltera tuvo que refinanciar su casa para pagar por los medicamentos recetados.

Pam Holt en una audiencia del Senado

Comisión sobre Envejecimiento del Senado.

In English | Pam Holt creía que había seguido las reglas del juego y había planeado de forma inteligente para su jubilación. Entonces el cáncer la golpeó. Después de un trasplante de células madre, había un medicamento que, según ella esperaba, la pondría en remisión. El único problema: el tratamiento le costaría más de $11,000 al año.

Holt, quien vive en Granger, Indiana (un suburbio de South Bend), quedó viuda a los 40 años y crio a sus tres hijos sola. Comenzó su carrera como maestra de escuela primaria, luego fue subdirectora y terminó como directora. En el 2016, después de que se jubiló, le diagnosticaron mieloma múltiple, un cáncer de sangre incurable pero que puede ser tratado. En un principio, Medicare pagó por el trasplante de células madre. Pero luego descubrió lo que costaría su medicamento contra el cáncer.

Basta con medicamentos costosos

 

Pídele aquí al Congreso que acabe con la codicia de las compañías farmacéuticas.

"El primer mes fue más de $3,000", dice Holt. Después de eso, conforme a las reglas del período sin cobertura de la parte D de Medicare ("donut hole"), su copago se redujo. Esto se debe a que sus medicamentos fueron tan costosos que calificó para una cobertura catastrófica, por lo que se redujo su parte de los costos de los medicamentos recetados. Pero, aun así, ella tenía que aportar $640 al mes.

"Estaba estupefacta. Todo esto era nuevo para mí. Yo era feliz y saludable antes de esto", dice Holt. "Pensé que me había preparado. Tenía una pensión por mis años como maestra. Tenía el Seguro Social. Pero los $640 al mes eran mucho más de lo que podía manejar".

Después de poner $11,000 en tarjetas de crédito para pagar por sus medicamentos, acudió a su asesor financiero. Su única solución fue refinanciar su casa para pagar la enorme deuda de la tarjeta de crédito.

"Estaba devastada", recuerda Holt. "Solo me faltaban tres años para terminar de pagar por la hipoteca, pero tuve que rehipotecar mi casa y comenzar de nuevo, a los 69 años.  Eso es lo que la industria farmacéutica ha hecho por mí".

Holt se siente agradecida de que al menos ella tenía una casa para refinanciar. “Hay personas que no tienen un hogar para refinanciar ", dice. "Y tienen situaciones mucho más difíciles que la mía, así que soy bendecida. Pero eso no me hace feliz ".

El refinanciamiento de su hogar cubrió el primer año de los gastos de bolsillo por su medicamento contra el cáncer. Pero Holt no sabía cómo iba a pagar las cuentas el próximo año. En su desesperación, habló con su farmacéutico, quien le contó acerca de una ayuda que podía obtener para cubrir su copago de $600 o más cada mes. A través de una organización sin fines de lucro llamada HealthWell Foundation, los ingresos de Pam la calificaron para una ayuda que cubre los costos de su copago mensual. HealthWell, una de las aproximadamente siete fundaciones de asistencia de copagos en el país, obtiene la mayor parte de sus fondos de la industria farmacéutica y biomédica.

"Estamos aquí como una red de seguridad para ayudar a los pacientes que no tienen a dónde ir", dice Shela Halper, directora principal de relaciones exteriores de HealthWell.

Pero una vez más hay un problema Holt está a punto de cumplir 70 años. Cuando lo haga, conforme a las leyes fiscales federales, debe comenzar a retirar sus ahorros de jubilación, o pagaría multas significativas. Y entonces, la combinación de su pensión de maestra y los beneficios del Seguro Social la pondrán por encima del límite de ingresos para la subvención para el copago.

Tomar incluso una pequeña cantidad de su cuenta de jubilación "aumentará mis ingresos y no calificaré", dice Holt. Sus ingresos aumentarán, pero si tiene que pagar el copago de $640 por su medicamento contra el cáncer, volverá a estar en un abismo financiero. Ella no sabe lo que hará en marzo del 2020, cuando finalice su subvención actual. "Simplemente no creo que deba vivir teniendo que rogar por ayuda cuando se trata de un sistema tan defectuoso".

Los altos costos de los medicamentos se sumaron al importante cambio de vida que enfrentó Holt cuando contrajo cáncer. "Me dicen que no puedo vivir mucho tiempo con esta enfermedad, pero ni siquiera puedo disfrutar del tiempo que tengo porque me preocupa el dinero", dice. "Me gustaría viajar, pero no puedo. Mi auto tiene 13 años. ¿Qué hacer?"

El 6 de marzo, Holt contó su historia a la Comisión sobre Envejecimiento del Senado en una audiencia que examinó el alto costo de los medicamentos recetados. Ella instó a los legisladores a actuar, particularmente en la ley CREATES, una legislación bipartidista que eliminaría algunas barreras a las versiones genéricas de algunos de los medicamentos más caros.

"Lo que más necesitan los pacientes es un cambio real en el sistema y acción por parte del Congreso para reducir los precios de los medicamentos", dijo Holt al panel del Senado. "La reforma del Congreso cambiaría la vida para mí y para los pacientes en todo el país".


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.