Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

La ley RAISE promete ayuda federal para los cuidadores familiares

AARP aplaude un nuevo informe que describe una estrategia para apoyar a los cuidadores no remunerados.

Mujer sostiene las manos de su madre mientras sonríen

Eva-Katalin/Getty Images

In English | Un panel asesor encargado de asistir al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (HHS) a diseñar una estrategia federal para apoyar a los cuidadores familiares ha presentado su informe inicial. En él se detallan 26 recomendaciones para brindar asistencia financiera y de otros tipos a los más de 48 millones de personas que brindan cuidados no remunerados a sus seres queridos mayores o discapacitados en Estados Unidos.

El informe de 141 páginas (en inglés) publicado el 22 de septiembre, marca un paso importante hacia la implementación de la ley RAISE (Reconocer, Ayudar, Incluir, Apoyar e Involucrar a los Cuidadores Familiares). Esta ley, aprobada por el Congreso y promulgada por el presidente a principios del 2018, encomienda al HHS el establecimiento de una agenda nacional de prestación de cuidados familiares y el mejoramiento de la coordinación entre los programas gubernamentales que ayudan a los cuidadores y a quienes reciben los cuidados. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En una serie de reuniones celebradas a lo largo de dos años, el Consejo Asesor sobre Cuidados Familiares de la ley RAISE, de 30 miembros, evaluó el mosaico actual de esfuerzos federales para apoyar a los cuidadores familiares y elaboró recomendaciones para alcanzar cinco objetivos principales:

  • Ampliar la educación y las tareas para llegar a los cuidadores familiares y expandir la conciencia pública sobre las necesidades y los desafíos que enfrentan.

  • Involucrar a los cuidadores como socios en la prestación de cuidados de salud y de servicios y apoyo a largo plazo para sus seres queridos.

  • Mejorar el acceso a servicios y apoyos como cuidados de relevo, asesoramiento y orientación, y asistencia con el transporte.

  • Garantizar la seguridad financiera y laboral de los cuidadores familiares.

  • Generar investigaciones, datos y prácticas basadas en la investigación para definir políticas y programas que brinden ayuda significativa a los cuidadores.

En una declaración, AARP elogió el trabajo del Consejo, particularmente al destacar la presión financiera que recae sobre los cuidadores familiares y al pedir mayor acceso a servicios basados en el hogar y la comunidad para apoyarlos. Según un estudio de AARP de junio del 2021, el 78% de los cuidadores familiares incurre rutinariamente en costos de bolsillo para la prestación de cuidados que, en promedio, superan los $7,200 al año.

“Como señala el Consejo, los 48 millones de cuidadores familiares de Estados Unidos son el pilar de nuestro sistema de cuidados, y se está quebrantando con la presión”, dijo Nancy LeaMond, directora de Activismo y Compromiso de AARP. “Es hora de que tomen medidas los legisladores”.

AARP le ha pedido al Congreso que este año apruebe un crédito tributario para los cuidadores familiares y la legislación para proporcionar licencia remunerada para la prestación de cuidados. Algunos estados exigen la licencia remunerada para la prestación de cuidados, pero la ley federal Family and Medical Leave Act (Ley de Licencia Familiar y Médica) solo autoriza la licencia no remunerada, y no se aplica al 40% de la fuerza laboral de Estados Unidos.

El panel de la ley RAISE se enfoca en los ‘impactos financieros negativos’

El informe del Consejo Asesor no menciona iniciativas legislativas específicas, pero sí reclama medidas federales para “reducir los impactos financieros negativos para los cuidadores familiares” y promover “políticas y prácticas laborales flexibles centradas en los empleados que apoyen el equilibrio entre el trabajo y la vida personal” y ayuden a los cuidadores que trabajan a mantener el desempeño laboral cuando cambian sus circunstancias personales.

Ese es un problema común para las decenas de millones de personas en Estados Unidos que ayudan a padres, cónyuges, hijos y adultos con discapacidades, o a otros seres queridos, a vivir de manera independiente. Preparan comidas, manejan las finanzas, administran medicamentos, los llevan a citas médicas, los ayudan a bañarse y vestirse, realizan tareas médicas comunes y mucho más. Y hacen todo esto para que sus seres queridos puedan permanecer en su propio hogar.

Entre otros temas, el informe también trata la necesidad de cuidados de relevo y otros servicios para abordar el bienestar físico y mental de los cuidadores, y de incluir a los cuidadores como “miembros y socios esenciales” del equipo de atención médica de la persona a quien cuidan. También hace referencia a cómo los programas de Medicare, Medicaid y de veteranos interactúan con la prestación de cuidados.

El secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) designó a los miembros del consejo; este opera bajo la órbita de la Administración para la Vida Comunitaria (ACL), una agencia del HHS que trabaja para ayudar a los adultos mayores y a las personas con discapacidades a vivir y prosperar en sus propias comunidades.

Está integrado por 15 miembros con derecho a voto —entre ellos, cuidadores, adultos discapacitados, empleadores, proveedores de atención médica y de cuidados a largo plazo, veteranos y funcionarios estatales y locales— y 15 miembros asesores de departamentos y agencias federales. Entre uno de los miembros con derecho a voto se encuentra Catherine Alicia Georges, expresidenta nacional de voluntarios de AARP, quien fue cuidadora de su difunto esposo.

Las recomendaciones del Consejo servirán de marco para una estrategia nacional de prestación de cuidados familiares dirigida a mejorar la recopilación y el intercambio de información, especialmente sobre prácticas prometedoras y modelos innovadores de cuidados; para lograr una mejor coordinación y evaluación de los programas federales existentes que reconocen y apoyan a los cuidadores familiares, y para brindar asistencia e información a fin de orientar los esfuerzos locales en apoyo de los cuidadores familiares.

Nota de redacción: este artículo, publicado originalmente en inglés en julio del 2015, se ha actualizado con información más reciente.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.