Skip to content
 

¿Beneficios por discapacidad del Seguro Social por abuso de sustancias?

En algunas circunstancias, sí.

El Seguro Social no considera que alguien esté discapacitado únicamente por un problema de abuso de sustancias. Antes sí lo hacía, pero una ley federal de 1996 eliminó el alcoholismo y la adicción como motivos para reclamar beneficios. Así mismo, no se te puede denegar legalmente el Seguro por Discapacidad del Seguro Social (SSDI) o la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) debido al uso de alcohol o drogas si tu enfermedad cumple con los criterios del beneficio.

Sin embargo, la Administración del Seguro Social (SSA) puede rechazar una reclamación de beneficios si determina que el consumo de drogas o alcohol provoca o contribuye a las limitaciones físicas o funcionales que te discapacitan; es decir, que te impiden trabajar durante un año o más.

Si tu historial médico contiene pruebas de un trastorno por consumo de sustancias, solo entonces las autoridades de la SSA pueden considerar el efecto que tiene en tu enfermedad. Los examinadores de discapacidades, en consulta con médicos expertos, evalúan si la dependencia a las drogas o al alcohol es, en la jerga del Seguro Social, "relevante" para determinar si tú estás discapacitado. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


 

Puntos clave a considerar

  • ¿Están las drogas o el alcohol causando o empeorando tu deterioro físico o mental?
  • ¿Tu enfermedad mejoraría hasta el punto de poder volver a trabajar si dejaras de consumirlos?

Si la respuesta a ambas preguntas es no, la SSA considera que el abuso de sustancias no es "relevante"; es decir, que seguirías estando suficientemente discapacitado sin las limitaciones relacionadas con el consumo de alcohol o drogas, y puede autorizar tu reclamación. Si la respuesta a ambas es afirmativa, no se te considerará discapacitado y se te denegará la reclamación.

En algunos casos, aún podrías recibir beneficios por una discapacidad en la que el abuso de sustancias haya jugado un papel importante si el Seguro Social considera que tu enfermedad es irreversible y que haberte abstenido de consumirlas no la habría afectado.

Por ejemplo, si padeces una enfermedad hepática avanzada o una pancreatitis crónica debido al alcoholismo, puedes obtener beneficios por discapacidad si el Seguro Social concluye, en efecto, que el daño ya está hecho y que no podrías volver a trabajar aunque dejaras de beber.

Prescripciones que son tratadas diferente

Las reglas son un poco diferentes para los medicamentos recetados. Aún no puedes obtener beneficios por discapacidad sobre la base de una adicción a los analgésicos u otros narcóticos recetados. Pero el Seguro Social no aplica la prueba "relevante" o "no relevante" a los medicamentos recetados siempre que los tomes con la frecuencia y en la cantidad que te haya indicado tu médico.

Esto significa que el Seguro Social puede considerar los efectos que tienen los medicamentos recetados en tu capacidad laboral de una manera que no puede con otras sustancias. El Seguro Social ignorará cualquier limitación de este tipo que esté relacionada directamente con el consumo de alcohol o de drogas ilícitas. Pero si los efectos secundarios de los analgésicos recetados, como la fatiga o la incapacidad para concentrarse, son parte de lo que te impide trabajar, la SSA puede tenerlo en cuenta para determinar si estás discapacitado, siempre que tomes los medicamentos estrictamente como se te recetaron.

Ten en cuenta que

  • Si el Seguro Social aprueba una reclamación de discapacidad para alguien con un problema de abuso de sustancias, puede exigir que la persona siga un tratamiento como condición para recibir los beneficios y que tenga un representante que administre los pagos de sus beneficios.
  • El Seguro Social también puede considerar el efecto del uso de drogas o alcohol en la enfermedad de un beneficiario al hacer evaluaciones periódicas o revisiones de la discapacidad para evaluar si alguien que recibe SSDI o SSI sigue sin poder trabajar.

Publicado el 19 de abril del 2021