Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿El 2021 es el año para comprar un automóvil eléctrico?

Bajaron los precios y aparecieron las estaciones residenciales para recargar la batería.

Hombre conectando un auto eléctrico a la estación de carga

Huntstock/Getty Images

In English | Son silenciosos. No desprenden ningún olor. No necesitan mucho mantenimiento.

Además, pueden funcionar como autos deportivos. Los autos eléctricos finalmente se han ganado el lugar codiciado entre las principales fábricas de automóviles, comprometidas a producir más modelos, como compactos, camionetas y otros.

¿Será entonces el momento de encender y conectar un auto eléctrico y abandonar el mercado de automóviles a gasolina?

Los vehículos eléctricos han capturado la imaginación popular, en gran parte debido a Tesla. Pero ¿están realmente preparados para el mercado en masa? Las cosas han cambiado mucho en poco tiempo.

Ya no se limitan a modelos de lujo o compactos básicos. Si bien el mercado ofrece sedanes costosos, como el Porsche Taycan de más de $100,000, también hay numerosos modelos 2021 de precios razonables como Hyundai, Kia y Volkswagen por alrededor de $30,000, y hay más en camino.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Solo $20 por 2 años con renovación automática. Obtén acceso instantáneo a descuentos, programas, servicios y más. 

Para responder a las preocupaciones en cuanto a quedarse sin energía —la llamada “ansiedad de autonomía”— casi todos los vehículos eléctricos ahora pueden recorrer 250 millas con una sola carga y recargar el 80% de su capacidad en tan solo 30 minutos.

Es cierto que todavía predominan los automóviles y las camionetas con motor de combustión. Según un informe de junio de la International Energy Agency, con sede en París, en el 2019 las ventas de autos eléctricos representaron solo el 2.6% del mercado y alrededor de uno de cada cien autos en circulación en todo el mundo.

Además, la disponibilidad de estaciones públicas de carga en Estados Unidos varía ampliamente, ya que hay menos en los estados donde hay llanos y en las zonas montañosas del oeste, donde puede haber más distancia entre las zonas pobladas. Según una encuesta que realizó la Oficina del Censo de EE.UU. en el 2018, en el país hay más de 112,000 estaciones de gasolina. Sin embargo, solamente hay unos 28,000 estaciones de carga eléctrica con cerca de 94,000 conexiones de carga, según datos de noviembre del 2020 del Departamento de Energía de EE.UU.

No obstante, muchos propietarios de vehículos eléctricos están evitando las estaciones públicas de carga gracias a los nuevos cargadores residenciales, que son más económicos. Estos cargadores permiten hacer viajes locales o recorrer unos cientos de millas sin preocuparse por encontrar una estación de carga.

Carga eficiente en casa

Hubo un tiempo en el que una estación de carga residencial para vehículos eléctricos debía conectarse al sistema eléctrico de la casa, solo funcionaba con ciertos automóviles y la instalación costaba miles de dólares. Hoy en día, hay una nueva clase de estaciones de carga residenciales que se pueden conectar a ciertos tomacorrientes de la casa, que funcionan prácticamente con todos los automóviles eléctricos —incluso los Tesla, con un adaptador de $95— y cuestan tan solo $600.

Las empresas de servicios públicos de varios estados ofrecen precios con descuento, como un reembolso de $300 por un cargador para los clientes residenciales de Eversource, en Connecticut. Y por lo menos hasta fines del 2020, el Gobierno federal ofrece un crédito por bienes de reabastecimiento de vehículos con combustible alternativo (en inglés) que otorga a los propietarios un crédito fiscal federal de hasta $1,000 por instalar una estación de carga residencial.

Muchos propietarios de vehículos eléctricos optaron por tener un cargador residencial, y así crearon una versión eléctrica de lo que equivale a una estación de servicio privada. Conectas el automóvil cuando llegas a casa, lo programas para que comience a cargar durante la noche cuando los precios de la electricidad son más bajos, y estará listo a la mañana siguiente. Según el Departamento de Energía de EE.UU., el costo anual de la electricidad necesaria para cargar el automóvil en casa puede ser menos de lo que pagas para que funcione el aire acondicionado.

El Enel X JuiceBox 40 es un cargador rápido, conocido como nivel 2, que cuesta $599. Se puede controlar con una aplicación para teléfono inteligente gracias a una conexión wifi, e incluso funciona con comandos de voz de Alexa como “Alexa, ¿ya está cargado el auto?” La carga completa de casi todos los vehículos tarda de cuatro a cinco horas.

El modelo más simple de JuiceBox viene con un enchufe de cuatro puntas llamado NEMA 14-50 que se adapta a lo que ahora es un tomacorriente común para cargadores, un tomacorriente de 240 voltios en un circuito de 50 amperios que con frecuencia se encuentra en las casas nuevas que están equipadas para cocinas eléctricas. Si tu casa ya tiene un tomacorriente de este tipo cerca de la caja de circuitos en el garaje, todo lo que debes hacer es instalar el cargador y enchufarlo.

Sin embargo, por lo general deberás contratar a un electricista para instalar el tomacorriente. El costo varía entre $200 y $800 según el lugar donde vivas y si hay que instalar una nueva caja de interruptores.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los cargadores que se enchufan también tienen la ventaja de que son portátiles. Si te mudas, te puedes llevar el cargador. ChargePoint, Siemens y Tesla también tienen modelos similares.

Costo: gasolina vs. electricidad

En comparación con la gasolina, la carga completa de la batería del automóvil eléctrico tiene un menor costo por milla. Si bien los precios varían en todo el país, la carga del automóvil en general cuesta alrededor de la mitad de lo que gastas anualmente en gasolina.

El costo promedio de combustible para un vehículo eléctrico en Estados Unidos es de $485 por año, mientras que el costo promedio para un vehículo a gasolina es de $1,117, según un estudio que llevó a cabo University of Michigan en el 2018. Incluso en Hawái, que tiene los precios más altos de electricidad y gasolina, un vehículo eléctrico típico representa un ahorro de alrededor del 25% en el costo de combustible. En Washington, el estado que tiene la mayor diferencia entre los precios de electricidad y gasolina, un vehículo eléctrico se podría cargar con casi el 72% menos.

También está el tema del mantenimiento. Dado que los vehículos eléctricos utilizan motores eléctricos de bajo mantenimiento en vez de motores de combustión, requieren menos mantenimiento. Esto significa que harás menos viajes al concesionario. Consumer Reports calcula que los propietarios de automóviles eléctricos ahorrarán un promedio de $4,600 en costos de mantenimiento durante la vida útil del vehículo, en comparación con un automóvil a gasolina.

Es cierto que el costo inicial para comprar un vehículo eléctrico es aún varios miles de dólares más alto que para comprar un vehículo con motor de combustión. Sin embargo, hay muchos más vehículos eléctricos a precios razonables que se conducen de maravilla.

Uno de los autos eléctricos más amenos para conducir que hemos probado durante varios días es el Kona Electric, de Hyundai. Su cómodo interior, su larga lista de funciones básicas y su autonomía de 258 millas son admirables para un modelo con un precio inicial de $38,085, que incluye el costo del envío al concesionario.

Tesla también ha continuado mejorando su convencional modelo 3. El modelo Standard Range Plus actual tiene una autonomía de 250 millas y cuesta $39,115, incluido el costo del envío al concesionario. La pantalla principal está montada en el centro y no tiene indicadores directamente frente al conductor, pero los propietarios que entrevistamos dijeron que se sintieron a gusto con el diseño.

“Creo que el auto es maravilloso”, señala Ed Adler de Rye, Nueva York, quien ha sido propietario de un Tesla Model 3 durante alrededor de tres meses. “Pero lleva un tiempo acostumbrarse a la pantalla”.

Quienes buscan un estilo extranjero y una conducción ágil pueden considerar modelos de lujo, como el Jaguar I-Pace. Este compacto y elegante SUV se conduce de maravillas en circuitos de prueba, luce espléndido y tiene una autonomía de 234 millas. Tiene un precio inicial de $70,845, que incluye el costo de envío al concesionario.

Los créditos fiscales reducen el precio de compra

Los créditos fiscales federales y estatales (en inglés) pueden reducir el precio inicial de compra en miles de dólares. Sin embargo, estos créditos no están disponibles para todos los modelos, lo que complica la comparación de precios.

Por ejemplo, el nuevo Mustang Mach-E, de Ford, reúne los requisitos para recibir el crédito fiscal federal total de $7,500, pero el Chevy Bolt, de GM, no reúne los requisitos porque GM alcanzó el límite de 200,000 vehículos autorizados en el 2018. Además, en California, el Mustang Mach-E reúne los requisitos para recibir un reembolso de $2,000 por vehículo limpio y una recompensa de $1,500 por combustible limpio, un reembolso en el punto de venta. El automóvil eléctrico Bolt, de GM, también reúne los requisitos para recibir los dos descuentos de California.

Traducción: esto reduce el precio inicial del Mustang Mach-E de $43,995 a $32,995 en California. El precio del Bolt EV 2021 no está disponible, pero el precio inicial del modelo 2020 es de $37,495, por lo que costaría $33,995, incluido el costo de envío al concesionario, con los incentivos. En conclusión: un Mustang elegante termina costando menos que un Bolt de líneas cuadradas. Tesla también ha alcanzado el límite de sus créditos fiscales federales.

Los argumentos acerca de si cuesta menos un automóvil eléctrico o uno a gasolina pueden tornarse irrelevantes ahora que estados como California insisten en que en el futuro los automóviles nuevos tengan cero emisiones, y los conductores suelen sentirse frustrados con los inconvenientes de los vehículos a gasolina. Adler, que solía comprar BMW, dice que se cansó del costo de mantenimiento. Eso lo llevó a comprar un Tesla.

“Y no creo que vuelva a tener otro automóvil con motor de combustión”, señala.

Incluso si conservas un automóvil durante solo tres años, el costo total de titularidad de un auto eléctrico y uno a gasolina es casi el mismo, según un informe de mayo de Car and Driver que examinó dos modelos disponibles en ambas versiones, totalmente eléctricos y totalmente a gasolina. En última instancia, ese puede ser todo el incentivo que muchos necesiten para hacer el cambio.

Tim Edmonson posa para una foto junto a la estación de carga de su auto eléctrico

Patrick Traylor/Getty Images

Algunos estados ofrecen un reembolso para los consumidores que tienen una estación de carga para vehículos eléctricos en el hogar.

Aprovecha los incentivos para adquirir cargadores de vehículos eléctricos

Cuando busques reembolsos por las estaciones de carga residenciales para vehículos eléctricos, no dejes de usar la frase clave del Departamento de Energía federal, “electric vehicle supply equipment” (EVSE, equipo de suministro para vehículos eléctricos). Aquí hay más de doce incentivos de empresas de servicios públicos de nueve estados (enlaces en inglés).

• California. Sonoma Clean Power, que presta servicios en los condados de Mendocino y Sonoma, ofrece un cargador inteligente para vehículos eléctricos de nivel 2 si pagas la mitad del costo del cargador, el impuesto sobre las ventas y el costo del envío. Te envían un reembolso una vez que activas el cargador, pero debes pagar la instalación.

• Connecticut: el Connecticut Green Bank ofrece préstamos con tasas de solo 4.49% al año por medio de prestamistas locales para mejorar la eficiencia energética, lo que incluye las estaciones de carga de vehículos eléctricos. Eversource ofrece a los clientes una recompensa de $300 por la compra de un cargador Enel X JuiceBox o ChargePoint de nivel 2 y un compromiso de tres años con su programa ConnectedSolutions. Norwich Public Utilities ofrece a sus clientes un reembolso de $500 por la compra de un cargador de nivel 2.

• Luisiana: Entergy y Southwestern Electric Power ofrecen un reembolso de $250 a los clientes que compran un cargador de nivel 2.

• Maryland: Potomac Edison, que presta servicios en el oeste de Maryland, ofrece un reembolso de $300 por la compra y la instalación de un cargador inteligente de nivel 2.

• Massachusetts: El Braintree Electric Light Department ofrece un reembolso de $250 a los residentes para ayudar a compensar el costo de la instalación de un sistema de carga de nivel 2 con la inscripción en otro programa que requiere la carga durante las noches de menor demanda o los fines de semana.

• Míchigan: DTE Energy, que presta servicios en el sureste de Míchigan, ofrece un reembolso de $500 por la instalación residencial de una estación de carga de nivel 2 autorizada.

• Minnesota: La Dakota Electric Association, que presta servicios en partes de cuatro condados al sureste de Minneapolis, ofrece un reembolso de hasta $500 por la instalación de un cargador de nivel 1 o 2 y la inscripción en uno de sus programas de carga fuera de las horas pico. La Lake Region Electric Cooperative, en el centro-oeste de Minnesota, ofrece un reembolso de hasta $500 por la instalación de un cargador de nivel 1 o 2.

• Carolina del Norte: Randolph Electric Membership Corp., que presta servicios en zonas de cinco condados en el centro de Carolina del Norte, ofrece un reembolso de $500 por un cargador de nivel 2 a los miembros que participan en su programa piloto.

Texas: Austin Energy ofrece a sus clientes hasta $1,200 por la compra y la instalación de una estación de carga de nivel 2 habilitada para wifi. Southwestern Electric Power ofrece un reembolso de $250 por la compra de un cargador de nivel 2.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.