Skip to content
 

Asistente de tecnología ayuda a mayores con los teléfonos inteligentes y las computadoras

Las comunidades de jubilados se hacen a la idea de contar con especialistas como Frank Diaz.

Frank Diaz en el Watermark de Napa Valley asiste a una mujer mayor con un visor de realidad virtual

Cortesía de Annie Tritt

Frank Diaz, de 23 años, acompaña a un residente de Watermark at Napa Valley, en California, a un viaje de realidad virtual a Europa.

In English

La primera vez que probamos la realidad virtual, los residentes de la comunidad de jubilados donde trabajo se burlaron de mí cuando me puse las gafas. Pero entonces le puse las gafas a uno de los residentes y lo envié a Roma. Hay una pantalla para que los demás puedan ver lo que él ve mientras explora las calles de la ciudad. Y luego todos pidieron su turno.

Trabajo como asistente de tecnología en el Watermark at Napa Valley, en California. Es una comunidad de jubilados de tres pisos, con unos 40 residentes, de entre 70 y más de 90 años. Ayudo a los residentes con sus problemas tecnológicos cotidianos, como la configuración de impresoras y el envío de correos electrónicos, y a realizar videollamadas.

En mis primeros días, recorrí toda la comunidad para explicarles a los residentes que podían acudir a mí si tenían algún problema. Poco a poco empezaron a acercarse y me pedían algunas cosas, como si podía imprimir un documento o ayudarlos con su iPhone. Pero a medida que aprenden más, sus encargos van cambiando.

Un guía para la vida digital

Una residente dirige una fundación sin fines de lucro para niños, y aún pensaba que necesitaba bolígrafo y papel. La ayudé con las redes sociales y el correo electrónico para que pudiera hacer la transición al mundo digital.

Otra de las residentes es artista y escritora. La ayudé a escanear e imprimir documentos y a hacer investigación para su trabajo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


También he hecho videos con algunas de las fotos antiguas de los residentes. Han tenido una vida muy interesante. Hasta los residentes escépticos traen a sus amigos y me piden que les muestre la presentación de diapositivas en el televisor que está encima de mi escritorio. Es muy bonito ver cómo se acercan a la tecnología y a los demás.

También es satisfactorio ver que un residente toma lo que le he enseñado y lo utiliza. Veo que empiezan a hacer sus propios pedidos por internet y saben dónde están guardadas sus contraseñas.

Antes de que llegara yo, los residentes no sabían a quién dirigirse, ya que parte del personal sigue teniendo problemas con la tecnología y con frecuencia las familias de los residentes se frustran al explicarles las cosas. Creo que las personas de mi edad esperan que los estudiantes mayores entiendan al instante, como si nada. Pero tienen que aprenderse los iconos y los símbolos con los que crecimos. Para ellos, es casi otro idioma.

Descubrir el valor de la paciencia

La clave es tener paciencia. De lo contrario, la idea los desanima y no querrán tocar la tecnología. Entonces, no tendrán todos los beneficios, como encontrar recetas o música, o conectarse con sus familias en línea, lo cual fue especialmente importante durante la pandemia.

Muchos residentes se disculpan cuando me piden ayuda para resolver problemas técnicos. No es necesario. No tienen que sentirse avergonzados ni incómodos. Para eso estoy aquí.

Y ellos me enseñan cosas a mí también.

Lo más sorprendente de este trabajo es hablar con los residentes y enterarse de sus logros desde que eran jóvenes. Están muy dispuestos a darme consejos de vida y a explicarme cómo pudieron lograr lo que hicieron cuando eran jóvenes. Tomo todos los consejos que puedo de ellos.

—Según lo relatado a Jenna Gyimesi

Convierte el aprendizaje en diversión

Una manera de superar la intimidación que se siente cuando se aprende a usar la tecnología es "verla como un juego", dice Roberto Enamorado, instructor de Senior Planet, organización afiliada a AARP.

"La idea de aprender a usar tecnología se puede abordar como algo formal, serio y difícil. Lo más probable es que entonces provoque aprensión o miedo. Sin embargo, hasta las pequeñas mejoras pueden ser un gran estímulo para la autoestima", afirma.

"Mi principal consejo de tecnología para los estudiantes mayores es que traten la experiencia como un juego. El objetivo de un juego es resolver problemas, crear estrategias y encontrar soluciones para ganar", dice Enamorado. "Empieza por establecer un objetivo y visualizar cómo sería 'ganar'. Piensa en cómo llegar ahí, y cuando lo logres, piensa en lo que has disfrutado en el camino. Diviértete".

Más información: Senior Planet ofrece clases gratuitas en internet y tiene una línea de asistencia tecnológica en el 888-713-3495.

Jenna Gyimesi es editora asociada del AARP Bulletin, y trabaja como becaria de Columbia University.