Skip to content
 

27 platillos deliciosos para alimentar a una multitud

A la hora de planear el menú para una reunión grande, ten en cuenta las siguientes precauciones.

Invitados sirven platos con carne y fruta en una comida al aire libre informal de verano.

LindasPhotography/Getty Images

In English

Las reuniones familiares grandes suponen el reencuentro, la conexión y la diversión. Pero seamos sinceros, también se trata de la comida.

La comida tiene un papel fundamental en las familias, ya que define el tono de las fiestas y contribuye a crear recuerdos en torno a ese platillo favorito o a esa receta que ha pasado de generación en generación. Por eso, elaborar el menú de una reunión familiar, o de otro tipo, requiere mucha preparación y planificación.

"Las recetas favoritas de la familia [...] llenan los corazones de amor y de sonrisas", dice Melissa Johnson, vicepresidenta de Cameron Mitchell Premier Events, empresa de banquetes para eventos especiales con sede en Ohio. En esos eventos, la comida contribuye a esos "momentos tan especiales que se convierten en recuerdos duraderos". Para que la comida, ya sea casera o de un servicio de banquetes, esté a la altura de las circunstancias, Johnson sugiere crear un comité de planificación al principio del proceso para concretar los detalles del evento, como la comida.

¿Platillos para compartir o servicio de banquetes?

27 platillos para deleitar a una multitud

¿Te preguntas qué tipo de platillos para compartir son buenos para una reunión familiar o una reunión grande? Concéntrate en platillos sencillos que pueden hacerse fácilmente en grandes cantidades, dice Shane Jackson, chef ejecutivo adjunto de Jubilations Catering en Estes Park, Colorado. "A nuestra familia le encanta una buena comida de platillos compartidos", dice. "Nos gusta mucho que sea comunitaria y personal".

Aquí tienes algunos platos clásicos, y otros que pueden ser nuevos, para tu festín.

​1. Arroz con pollo

2. Frijoles horneados

3. Costillitas a la barbacoa

4. Pecho de res

5. Charcutería y queso

6. Brochetas de tomates cereza, albahaca y bolitas de queso mozarela

7. Enchiladas de pollo

8. Chili (con carne y para vegetarianos) con un bufé de tacos

9. Salsa de almejas

10. Ensalada de repollo

11. Budín de maíz

12. Huevos rellenos

13. Pollo frito o alitas de pollo

14. Brochetas de fruta

15. Ensalada griega de pasta

16. Mazorcas de maíz a la parrilla

17. Minihamburguesas hawaianas de jamón y queso

18. Pan de maíz y chile jalapeño

19. Macarrones con queso

20. Pastel de durazno

21. Ensalada de papa

22. Pastel esponjoso

23. Arroz con frijoles

24. Papas gratinadas

25. Conchas de pasta rellenas

26. Pastel de chocolate y nueces

27. Ensalada de sandía con queso feta y pepino

Las reuniones y otros grandes eventos pueden centrarse en comidas caseras, platillos de servicios de comidas o una mezcla de ambos, especialmente si la reunión es local y hay acceso a instalaciones de cocina. Decidir qué configuración prefieren los invitados es un buen punto de partida a la hora de hacer planes. Haz una encuesta sobre las preferencias de los miembros de la familia o de los invitados con aplicaciones y herramientas como SurveyMonkey para recopilar opiniones con anticipación.

"La cuestión de elegir entre la comida para compartir o el servicio de banquetes se reduce realmente al presupuesto", dice la escritora con sede en Oregón Marie Bostwick, que ha escrito sobre la organización de reuniones familiares en su blog, Fiercely Marie. ¿Su recomendación? Empieza a organizar un gran evento, especialmente una reunión familiar, con seis meses o un año de anticipación, para tener tiempo de recolectar información.

Si [en una reunión] se utiliza un servicio de banquetes, los costos serán más altos", señala Johnson. "Pero el servicio de banquetes reduce la carga de trabajo de los asistentes y garantiza que todos los alimentos estén preparados [...] de forma confiable por profesionales, lo que puede ser una preocupación en las reuniones donde los invitados llegan con platillos para compartir".

Alergias y restricciones alimentarias

Si esperas invitados con alergias alimentarias graves o tienes que lidiar con muchas restricciones alimentarias, como las dietas vegetarianas, veganas o sin gluten, podría valer la pena el costo añadido del servicio de banquetes para garantizar que la comida cumpla con las restricciones y que los comensales se sientan tranquilos.

Además de preparar platillos para satisfacer necesidades de la dieta, un servicio profesional de banquetes también sigue las mejores prácticas para evitar la contaminación cruzada cuando se trata de alergias alimentarias, dice Oleh Pereverziev, chef ejecutivo de Jubilations Catering en Estes Park, Colorado.

Además, "organizar y saber cuánto hay que servir también puede ser un reto para la mayoría de las familias", dice Pereverziev. Contratar un servicio de banquetes significa que los organizadores del evento no tienen que proporcionar platos, utensilios y todo lo que se requiere en los grandes eventos para mantener los alimentos calientes o fríos.

Concéntrate en la seguridad de los alimentos

Si tu grupo opta por una reunión en la que los asistentes lleven platillos para compartir, Johnson sugiere que el comité de planificación organice categorías de alimentos, como bocadillos y refrigerios, platos principales, acompañamientos, bebidas y postres, y determine qué cantidad de cada uno se necesita. Utiliza un formulario de inscripción en línea, como SignUpGenius, para que los asistentes puedan elegir y hacer un seguimiento de lo que les corresponde llevar.

En el caso de los platillos para compartir, es esencial prestar atención a la seguridad de los alimentos. Cuando hace calor, algunos alimentos que se dejan al sol pueden echarse a perder, y las carnes crudas para la parrilla deben permanecer separadas para evitar la contaminación cruzada por bacterias, según la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.

Los alimentos perecederos deben mantenerse a 40 °F (en una hielera o sobre hielo) hasta que se sirvan y no deben permanecer fuera más de dos horas, o una hora si la temperatura exterior es superior a 90 °F, según la FDA. Los alimentos calientes deben mantenerse calientes, a 140 °F o más.

"Alguien del comité de planificación debe tomar la iniciativa en materia de seguridad y vigilar que toda la comida fría que se reciba esté en un mostrador con refrigeración o que se controle el hielo y las temperaturas", aconseja Johnson.

Asimismo, es útil y prudente procurar que cada platillo lleve una etiqueta informativa para que todos sepan qué es y qué alérgenos, como frutos secos o lácteos, podría contener.

Y no olvides colocar un recipiente con desinfectante de manos al principio y al final de la fila del bufé para evitar la propagación de gérmenes en los artículos que se tocan con frecuencia, como los utensilios para servir y las tapas de los recipientes, dice Johnson.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Incorpora la cultura y la tradición

Ya sea que tu familia o tu grupo represente una sola cultura o refleje una mezcla de varias, incorporar esas recetas o sabores únicos y queridos en un menú hace que un evento sea más especial. Y cuando se trata de una comida donde los comensales llevan todos los platillos, anotar quién llevó cada platillo es otro buen detalle.

Johnson dice que durante la fase de planificación de una reunión familiar hay que pensar en preguntarles a los participantes: "¿Cuáles son los artículos favoritos e imprescindibles en los que todo el mundo piensa al considerar sus vacaciones o momentos en familia?".

Las bebidas también pueden resaltar la cultura o la tradición familiar, dice Johnson. Inventa bebidas con temas, con o sin alcohol, y ponles el nombre de un antepasado querido o de un acontecimiento de la historia familiar.

¿Y después? ¡Que fluya la diversión!

"Una reunión no es para sentarse a la mesa y que alguien sirva la comida", eso puede limitar la movilidad y las conversaciones, dice Bostwick. "Es mucho mejor que la disposición de los asientos sea informal y fluida, para que los asistentes puedan moverse durante la comida y hablar con el mayor número posible de familiares".

Terry Ward es una escritora colaboradora que cubre temas de comida, bebida y viajes. Su trabajo se ha publicado en National Geographic TravelerThe Washington Post y CNN.