Skip to content
 

¿Quién se quedará con tu mascota?

Cómo asegurar el cuidado de un querido animal si te enfermas o falleces inesperadamente.

Mujer con un gato y un perro sobre su cama

Drazen_/Getty Images

In English

Cuando la dueña de Luna, una perrita de ojos solitarios, mezcla de Staffordshire terrier y boxer, empezó a recibir cuidados paliativos en The Villages en Florida, el futuro de Luna era incierto. La habían albergado en una clínica veterinaria local y tuvieron que ponerla en adopción cuando su dueña falleció. Luna encontró un nuevo hogar con Peggy Maina, una maestra jubilada de educación especial de 69 años, quien había estado buscando por internet una mascota que le hiciera compañía.

“Esta perrita se veía como un animal con el que podría llevarme bien”, recuerda Maina, quien vive en The Villages.

Cornerstone Hospice and Palliative Care, una organización local de atención médica, hizo arreglos para la adopción a través de su programa de mascotas, el cual está afiliado a Pet Peace of Mind, una organización nacional.

“Nuestro objetivo es realmente que todos nuestros pacientes tengan un plan para su mascota”, dice Lisa Gray, coordinadora del programa de Cornerstone. Pero cuando no existe un plan, el programa tratará de encontrar un nuevo hogar para un perro o gato, a veces con publicar fotos de la mascota en su página de Facebook.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Aunque no existen estadísticas confiables, la historia de Luna es muy común, según revelan organizaciones para el bienestar de los animales.

“Ocurre casi todos los días. Hay personas que se comunican conmigo y me dicen que su madre o padre fue internado en un centro de cuidados terminales y que tienen que encontrar un lugar para los perros que se quedaron solos”, dice Amy Shever, fundadora y directora de 2nd Chance 4 Pets, una organización no lucrativa con sede en Sacramento, California, que ayuda a la gente a planificar para la posibilidad de que sus mascotas vivan más tiempo que ellos. “Eso es lo difícil; cuando se convierte en una situación desesperada”.

Hay ayuda

No tiene que ser así. Los defensores de animales aconsejan a todos los dueños de mascotas, especialmente a los adultos mayores, que aprovechen los numerosos sitios web y las organizaciones que pueden ayudar a prepararlos para cuando llegue el momento en que ya no puedan cuidar a una mascota en su hogar.

Vicki Stevens, directora de gestión de programas y comunicaciones para animales de compañía en Humane Society of the United States (HSUS), dice que la gente que no puede cuidar a sus mascotas tiene otras opciones además  de dejarlos en albergues, lo que puede ser estresante para los animales.

  • El sitio web Rehome de Adopt-a-Pet.com (en inglés) ofrece al dueño de una mascota la posibilidad de anunciar que hay una mascota disponible para adopción. El personal de Rehome puede ayudar a seleccionar los mejores adoptadores potenciales y arreglar encuentros.
  • De manera similar, Home to Home (en inglés) puede ayudar a los dueños de mascotas que necesitan dejar ir a sus mascotas y ofrecerles nuevos hogares.

Prepárate para lo inesperado

“Todos deberían tener un plan listo para el cuidado de mascotas”, dice Stevens. HSUS recomienda que los dueños de mascotas tomen las siguientes medidas para proteger a su mascota en caso de muerte o si una enfermedad o un accidente inesperado los deja incapacitados:

  • Encuentra a dos amigos o parientes responsables que estén dispuestos a actuar como cuidadores de emergencia temporales. Dales las llaves de tu casa, instrucciones de cuidados y alimentación, y la información de contacto del veterinario. Infórmales sobre cualquier problema de comportamiento o salud de la mascota, así como cualquier estipulación sobre el cuidado permanente. Puedes escribir un contrato (en inglés) para reembolsarles cualquier costo en el que incurran.
  • Asegúrate de que tus vecinos, amigos y parientes sepan cuántas mascotas tienes, y dales la información de contacto del cuidador designado.
  • Escribe la información de contacto del cuidador de emergencia en una tarjeta de alerta que puedes llevar en tu cartera.
  • Coloca letreros de “in case of emergency” (en caso de emergencia) acerca de tus mascotas en tus puertas o ventanas para el personal de primeros auxilios, y coloca información de contacto de los cuidadores designados adentro de las puertas.

Prepárate lo antes posible

Cuando envejecemos, es importante estar conscientes de los problemas de salud que pudieran dificultar el cuidado de las mascotas. Stevens recuerda que su suegro comenzaba a preocuparse de que sus perros llenos de energía pudieran hacer que él perdiera el equilibrio y se cayera. “Nos encomendó que les buscáramos un nuevo hogar”, dice ella. La dificultad para limpiar la caja de arena de los gatos o llenar un plato de comida del perro pudiera ser otra señal de advertencia.

Es posible que un dueño de mascotas con problemas de salud pueda recibir asistencia. Pet Peace of Mind, en Salem, Oregón, ayuda a los centros de cuidados terminales a organizar programas de voluntarios para el cuidado de mascotas. “Se ofrecen desde servicios diarios para las mascotas, como llevarlas a caminar y alimentarlas, hasta transportarlas al veterinario o cualquier cosa que el paciente necesite”, dice Dianne McGill, fundadora y presidenta. Si es necesario, los voluntarios también pueden ayudar a buscar un nuevo hogar para la mascota.

Cómo ayudar a que se adapten las mascotas y los dueños

No es fácil para una persona dejar ir a su querida mascota, pero una transición gradual puede hacer que sea menos doloroso.

En Cornerstone, Gray dice que adoptó a Scrat, un perrito, mezcla de Chihuahua de pelo largo, de un paciente en las instalaciones que se preocupaba por el futuro de su mascota. Gray continuó llevando a Scrat para que viera a su dueño anterior y eso le levantaba el ánimo. Hizo eso hasta el momento en que falleció el paciente. Además, Gray “llegó a aprender tanto sobre Scrat y su personalidad, y sobre lo que necesitaba saber para cuidarlo bien”, recuerda ella.

Las transiciones también pueden ser difíciles para las mascotas. Lindsay Hamrick, experta en la conducta de mascotas y directora de difusión y participación de albergues en HSUS, dice que pudiera tardar un mes o más para que un perro se adapte.

“Los nuevos adoptadores de mascotas pueden preparar al perro para que tenga éxito con establecer una rutina predecible para el perro y buscar la ayuda de un profesional si el perro está teniendo dificultades con algún miembro de la familia o con otras mascotas en la casa”, dice Hamrick.

Cuando Maina se dio cuenta de que Luna ladraba constantemente y que halaba la correa cuando salían a caminar, ella contrató a un entrenador experto en comportamiento, quien le ayudó a calmar a la perrita.

“Ahora es una perrita mucho más diferente que cuando recién la adopté”, dice Maina, quien añade que son compañeras constantes y pasan la mayoría de las tardes sentadas juntas en una silla reclinable.

Patrick J. Kiger es un colaborador de AARP. Ha escrito para una amplia variedad de publicaciones, incluidas Los Angeles Times Magazine, GQ, Mother Jones y sitios web de Discovery Channel y National Geographic.