Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

10 consejos para prevenir accidentes en casa

Sigue estos consejos y evita poner en riesgo a tu familia.

Casas seguras para los nietos

spinner image Un niño pequeño frente a una estufa
OCEAN/CORBIS

Hay cinco productos que son imprescindibles cuando los nietitos están de visita: cubre los enchufes con protectores (plug protectors); pon un protector en la estufa (como en la foto); pon una rejilla al pie de la escalera para bloquear el acceso; ten a mano una barandilla portátil (bed rail) para evitar caídas de la cama; y pon un seguro (safety lock) en los estantes donde guardas los limpiadores y otros productos tóxicos.

Envenenamientos por accidente

spinner image Cubo con productos de limpieza y plumero sobre el piso de madera.

Los niños pequeños, con su inagotable curiosidad e instinto de llevarse todo a la boca, son los más susceptibles de envenenarse en caso de estar expuestos a productos tóxicos. Por eso es tan importante que los envases de medicinas sean a prueba de niños y que todos los productos químicos, limpiadores, pesticidas y más, estén siempre fuera de su alcance. Manten los productos químicos en sus envases originales y nunca los transfieras a otras botellas o frascos, ya que darán lugar a confusiones.

 

Escaleras peligrosas

spinner image Persona usando el pasamanos de una escalera.
JENS HAAS/GETTY IMAGES

Como las escaleras son uno de los puntos más peligrosos del hogar para grandes y chicos, lo aconsejable es que tengan una barandilla sólida a cada lado y que, además de estar bien iluminadas y sin obstáculos, tengan un interruptor de luz tanto arriba como abajo. Si llevan alfombras o moquetas, comprueba regularmente que éstas no estén demasiado holgadas. Un buen truco para las escaleras que van al sótano es pintar de blanco el último escalón para hacerlo más visible.