Skip to content
 

7 maneras de organizar las especias para facilitar la preparación de comidas

Desecha las que ya se caducaron, usa etiquetas y guárdalas en orden alfabético.

Especias en frascos transparentes con etiquetas

Suzanne Oesterling/Getty Images

In English

Si quieras probar una novedosa receta de curry o preparar la tarta de batata como te enseñó tu tía, sería desagradable descubrir, en plena preparación, que no tienes canela.

Ahora que se acercan las fiestas —cuando se prepararán comidas caseras de todo tipo—, es un buen momento para revisar y organizar tus especias. Si las guardas de la manera y en el lugar adecuados, ayudarás a conservar su sabor, optimizar tu cocina y facilitar la preparación de comidas.

"Cuanto más eficiente puedas ser en tu manera de organizarte, más tiempo ahorrarás más tarde en la preparación de comidas", afirma Alex Wilkens, director de productos y compras de The Spice House, empresa con sede en Chicago que se dedica a las ventas por internet y cuenta con cuatro sucursales en la región central del país.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Además, "cuando tienes tus especias bien organizadas y puedes ver lo que tienes, es menos probable que compres dos del mismo producto, y puedes ver fácilmente qué te hace falta surtir", señala Eric Greathouse, especialista de compras para The Container Store.

A continuación se explica paso por paso cómo organizar tus especias.

1. Evalúa: primero, saca todas las especias de donde las tienes guardadas, para revisarlas.

Luego, consulta sus fechas de caducidad y desecha las ya caducadas. "Sin embargo, esa fecha es menos importante que su olor y sabor", dice Wilkens. "Abre cada frasco y, si no se nota mucho el olor o si los colores se ven apagados, es hora de desecharlo".

Por lo general, las especias molidas y mezcladas conservan su frescura entre 6 y 12 meses. En cambio, las especias enteras, como los palitos de canela, retienen sus aceites naturales y suelen conservarse entre dos y tres años. Los expertos aconsejan revisar las especias dos veces al año para resurtirlas según sea necesario. 

2. Limpia: después de evaluar tus especias, aprovecha cuando los estantes estén vacíos para limpiarlos con agua y jabón o desempolvarlos con un paño de microfibra.

3. Elige los recipientes: los frascos para especias vienen en una variedad de formas, tamaños y materiales; entre ellos vidrio, plástico y aluminio. Wilkens recomienda usar recipientes herméticos con tapas. Él prefiere los frascos de vidrio con tapas roscadas. Los recipientes herméticos también protegerán las especias de los pequeños escarabajos que buscan alimentarse de ellas, sobre todo de las que son picantes, como la paprika y el chile en polvo.

Frascos transparentes de especias etiquetadas

Cortesía The Container Store

Dondequiera que guardes las especias, usa etiquetas para que las puedas identificar fácilmente.

Si bien no es necesario transferirlas a otros recipientes, con ello se puede lograr un aspecto más uniforme y ayudar a conservar las especias en bolsas o cajas. Los recipientes apilables son excelentes herramientas de organización. O puedes divertirte utilizando pequeños tarros de conservas, frascos reciclados de comida de bebé, tubos de ensayo o frascos magnetizados sobre el refrigerador.

4. Etiqueta las especias: con tan solo mirarlos, puede ser difícil distinguir entre la albahaca seca y el orégano. Por eso se recomienda etiquetar tus especias si decides echarlas a otros recipientes. Considera anotar la fecha de caducidad en la etiqueta o en la parte inferior de cada recipiente. Para ello se pueden comprar calcomanías o trozos de cinta adhesiva, usar una etiquetadora o crear un sistema propio de códigos por colores. En Pinterest se ofrecen muchas ideas al respecto.

5. Encuentra un lugar para guardarlas: "elige tus accesorios de organización de acuerdo con el espacio que tengas disponible, para que puedas organizar las especias de una manera visible", aconseja Greathouse. "Si tienes poco espacio en los gabinetes, pero más espacio en los cajones, esos organizadores que se colocan dentro del cajón funcionan muy bien. Si tienes espacio en los gabinetes, puedes buscar una solución que te permita colocar las especias a distintos niveles [como unos estantes escalonados o una bandeja giratoria]. Así podrás ver lo que tienes con un solo vistazo, sin tener que tumbar los frascos en busca de algo que esté en la parte posterior del gabinete". 

En esa situación se encontraba Derek Bourcy (52 años), de St. Paul, Minnesota, antes de que reorganizara sus especias después de haberse mudado a la casa de su pareja. Ahora, Bourcy guarda sus especias en una estantería de siete niveles colgada en la puerta de una despensa cerca de la cocina.

Estante con especias montado en la parte posterior de la despensa

Cortesía Derek Bourcy

Derek Bourcy organiza sus especias en una estantería colgante de la despensa.

"Cuando cocino, me gusta saber dónde está cada cosa para que pueda agarrar [las especias] rápidamente sin tener que pensarlo", dice Bourcy, a quien le gusta preparar comidas al horno. "Prefiero que todo esté visible para que pueda encontrar lo que busco con un solo vistazo".

Aun así, podría ser recomendable guardar las especias de uso frecuente en una pequeña bandeja (giratoria o no) sobre la encimera.

6. Protégelas: guarda las especias en un lugar oscuro y seco —alejado del calor, de la luz solar directa y de la humedad— para conservar su sabor y textura. No las guardes encima ni cerca de una estufa. Si guardas las especias en las encimeras o en la pared, protégelas de la luz que entra por las ventanas.

"Mucha gente cree erróneamente que las especias se conservan más tiempo si se guardan en el refrigerador o congelador", dice Wilkens. "Yo no lo haría porque eso podría crear condensación".

7. Ponlas en orden: los expertos aconsejan colocarlas de una manera que sea lógica para ti: en orden alfabético, según la frecuencia de uso o por su categoría (por ejemplo, las especias para hornear y las especias picantes, como el pimiento rojo molido y la cayena). Considera reconfigurar tus especias con el cambio de temporada, de modo que las que suelen usarse en el invierno (como los clavos y el curry) estén más hacia el frente durante los meses más fríos.

Sheryl Jean colabora con artículos sobre envejecimiento, negocios, tecnología, viajes, salud y temas de interés humano. Fue reportera de varios periódicos metropolitanos y su trabajo también se ha publicado en el Chicago TribuneThe Dallas Morning News y el sitio web de la American Heart Association.