Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

Cuántos productos de belleza realmente necesitas

¡Muchos menos de los que crees!

Mujer en bata de baño y aplicándose una crema en la cara

Tom Merton

En 1968, una revolución en el mundo de la belleza hizo su debut con un anuncio icónico en que aparecían un cepillo de dientes, un jabón, un tónico y una crema humectante. El eslogan era “Dos veces al día”. 

Así nació la marca Clinique —de la compañía Estée Lauder— que nos explicaba de forma directa y muy visual, lo sencilla y efectiva que podía ser nuestra rutina de belleza y lo que realmente necesitábamos para cuidarnos la piel: limpiarla, tonificarla y humectarla. Y aunque han pasado 50 años, las cosas no han cambiado mucho, pues si bien existen en el mercado cientos de productos —y todos los días aparece uno nuevo que promete milagros— aquella rutina de belleza, rápida y efectiva para las mujeres modernas que no tienen tiempo que perder, sigue siendo muy válida.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Hoy en día podemos disfrutar beneficios que no tenían nuestras madres y abuelas, porque los productos de belleza disponibles son mucho más efectivos que los de hace 40 años. Con fórmulas más eficaces, e ingredientes producto de años de investigaciones científicas —hasta la forma cómo penetran en nuestra piel, con sistemas técnicamente probados— son más rápidos y beneficiosos.  

Lo único que se recomienda agregar a estos tres pasos de limpiador, tónico e hidratante es un suero facial o reparador. Te explicaremos por qué.

¿Qué hace cada uno de estos productos y por qué los necesitamos?

Limpiador: Una limpieza a fondo es vital y un paso que no debemos saltarnos al levantarnos y al acostarnos. Al quitar la suciedad, dejamos respirar la piel, se destupen los poros y removemos acumulaciones de maquillaje, células muertas y polución. La limpieza deja el cutis listo para la aplicación de otros productos, permitiendo que funcionen mejor. Escoger un buen limpiador de acuerdo con el tipo de piel es muy importante, bien sea un jabón, crema, leche limpiadora o loción micelar.

El toque moderno, especialmente si andas con prisa, son las toallitas desmaquillantes, ¡que hasta retiran el maquillaje de ojos! Lo último en tendencias desmaquillantes, muchas marcas las tienen, como Neutrogena (ahora individuales, ideales para viajes), Dove, Nivea, Garnier, L’Oreal, Simple, Clinique, Cetaphil, Burt's Bees y Aveeno. Muchas contienen agua micelar, lo más moderno en desmaquillantes, pues contiene “micelas”, partículas pequeñitas que atraen la suciedad como si fueran imanes —y limpian a fondo sin dejar la piel seca o tirante—. ¿Un tip? No hales la piel al limpiarla, lo que al usar las toallitas ocurre mucho.

Tónico: Antes lo llamaban astringente, pero en realidad es un líquido que tonifica, limpia y “despierta” la piel. Los más nuevos tienen beneficiosos efectos exfoliantes, que renuevan la superficie de la piel, retirando células muertas y dejándote un cutis más fresco, lozano y sano.

Lociones como el Clinique Clarifying Lotion (en varias fórmulas) y las de Thalgo y Glytone son tónicos-exfoliantes excelentes. Si prefieres usar uno sin efectos exfoliantes —con o sin alcohol— tienes los de Lancôme, Clarins, Bobbi Brown, y muchos sencillos y muy económicos a base de agua de hamamelis (witch hazel), que tiene un efectivo efecto astringente.

Suero facial: Es un nuevo paso que comenzó hace pocos años —y ya es esencial—. Un suero es un líquido de textura ligera (muchos son aceites) que debes usar antes del humectante en una cantidad pequeña, pues contiene una potente formula concentrada de principios activos, ácidos y vitaminas antioxidantes, que reparan, hidratan a fondo y regeneran la piel. Se recomienda aplicarlo dos veces al día. Si solo lo usas una vez, debe ser en la noche.

El suero facial funciona mano a mano con el hidratante que vas a aplicar después, actuando con efectividad en las capas más profundas de la piel —reafirmándola y renovándola— lo que no hacen las cremas humectantes, que trabajan como emolientes en las capas más superficiales. Hay muchos y con distintos precios, desde los de marcas de lujo —como Chanel, La Prairie Estée Lauder y La Mer— a los más accesibles de Neutrogena, L’Oreal, Kiehl´s y otros. ¡Te lo recomendamos altamente!

Hidratante: Necesario dos veces al día, se recomienda lo uses con Protección Solar, de SPF 15 o más. Hay infinidad, de todos los precios y texturas, incluyendo algunos con “color” que son humectantes y base al mismo tiempo. Su labor es vital en mantener la superficie de la piel tersa, con un lindo resplandor y humedad, y contiene ingredientes muy beneficiosos que suavizan las pequeñas líneas y aportan una apariencia lozana. ¡No puede faltarte!

Otros detalles

Aunque te hayas limpiado, tonificado y humectado toda la cara, no olvides darle especial atención a la piel debajo de los ojos para controlar las líneas de expresión. Laneige, RoC, Neutrogena, True Botanicals y Olay ofrecen cremas excelentes a una variedad de precios.

Una buena exfoliación facial se recomienda en una piel normal al menos una vez a la semana. Usa un producto creado para ello, aunque evita ingredientes agresivos. Es un secreto de belleza que muchos dermatólogos recomiendan como un tratamiento “de choque” que mantiene la piel joven y libre de células muertas que le quitan brillo y lozanía. Verás lo bien que funciona y el cambio tan visible que notarás en tu piel.

Otro producto que te recomendamos es una loción exfoliante para todo el cuerpo, especialmente cuando la usas regularmente en la ducha. Dove, Curel, Neutrogena, Aveeno y otras marcas tienen magníficos productos.