Skip to content
 

María Shriver se sincera sobre el amor y la pérdida

En una exclusiva para AARP, habla sobre ser madre, vivir sola y "el poder de la pausa".

Maria Shriver fotografiada en sus oficinas en Brentwood, CA

Kwaku Alston

Algunas veces, dice María Shriver, "tienes que estar dispuesto a dejar de lado la vida que habías planeado a fin de vivir la vida que estás destinado a vivir".

In English | Todos conocemos su pedigrí: pertenece a la cuarta generación de la familia Kennedy. Hija de Eunice y Sargent Shriver. Separada de Arnold Schwarzenegger. Exprimera dama de California. Madre. Periodista. Escritora. Sin embargo, cuando María Shriver recibe visitantes en su iluminada oficina de Los Ángeles se presenta a sí misma simplemente como "María".

Mira también: ¡No puede ser que tengan más de 70!

En persona tiene una presencia imponente, alta y más curvilínea de lo que uno esperaría. Y es serena, con pocas probabilidades de alterarse. 

Fue criada católica, pero lleva pulseras de cuentas de oración al estilo tibetano y en medio de las imágenes de ángeles y cruces en su espacio de trabajo hay estatuas de Buda y la diosa de la compasión Guanyin, velas y mensajes inspiradores. "Las dificultades son oportunidades para el crecimiento interior", dice una. "Los dos días más importantes de tu vida son el día de tu nacimiento y el día en el que aprendes por qué naciste", dice otra. 

Hay fotos enmarcadas en toda la oficina: Shriver en el estrado en la Conferencia de la Mujer, una reunión en el sur de California que organizó desde el 2004 hasta el 2010; Shriver con Michelle Obama y Oprah Winfrey; Shriver y sus cuatro hijos: Katherine, de 23 años; Christina, de 22; Patrick, de 20; y Christopher, de 16 (Schwarzenegger está notablemente ausente en las fotos y hemos sido advertidos de que este tema de discusión está fuera de límites).

Cuando se le pregunta cuál de los muchos roles que desempeña es su favorito, Shriver toma una pausa y dice, "Estoy tratando de alejarme de los roles. Solía identificarme estrictamente en términos de mis roles, pero cuando éstos disminuyen, una parte de ti se mengua con ellos".  

A los 58 años, Shriver ha cosechado logros espectaculares, pero también su buena dosis de pérdidas. Ha perdido tías, tíos y primos trágicamente y en el 2009 murió su madre, seguida en el 2011 por su padre, quien sufría de la enfermedad de Alzheimer; hacia el final ya no sabía el nombre de su hija. 

Shriver abandonó su trabajo como presentadora de noticias de NBC News en el 2004, después de que su marido fuera elegido gobernador de California, para poder representarlo mejor. En mayo del 2011, apenas unos meses después de que él dejara el cargo, la pareja anunció su separación luego que Schwarzenegger admitiera haber concebido en secreto a un hijo 14 años antes con Mildred Baena, el ama de llaves de la familia de toda la vida. 

Aunque su divorcio no ha finalizado, queda claro que Shriver continúa con su vida. A pesar de que aún le da prioridad a sus hijos, ahora se toma el tiempo para concentrarse en sí misma. "Sin duda, ha sido una lucha para mí", dice.

Shriver acaba de firmar de nuevo con NBC. Tiene dos sitios web —Shriver Report— acerca de los problemas sociales que enfrentan las mujeres estadounidenses y María Shriver, que reseña a personas que ella llama "artífices del cambio". (Para más información mira el video en la parte inferior de las páginas 2, 3 y 4). En enero publicará su tercer "Shriver Report", acerca de las mujeres que viven al borde de la pobreza. 

Al referirse al 2011 como un año en el que "estaba tratando de reinventar mi vida", Shriver se mete un mechón de cabello largo y grueso detrás de una oreja y dice, "Tienes que estar dispuesto a dejar de lado la vida que habías planeado a fin de vivir la vida que estás destinado a vivir".

Siguiente: La entrevista. »

Maria Shriver (derecha) con sus padres Eunice Kennedy Shriver y Sargent Shriver

Ron Galella/WireImage

2001: Maria Shriver con sus padres Eunice Kennedy Shriver y Sargent Shriver.

AARP: Durante un tiempo, tú, como muchos de la generación sándwich, hiciste malabarismos para cuidar de tus hijos y tus padres simultáneamente. ¿Cómo fue esa experiencia?

María Shriver: Es emocionalmente retador tratar de criar a tus hijos y ser padre de tus padres a la vez. Eso es un reto sin importar el grupo económico al que pertenezcas. Tenía un vacío en el día, que utilizaba para hablar con mis hermanos acerca de mis padres, hablar con los médicos acerca de ellos, viajar de costa a costa, gestionar cosas. Pero no pasa un solo día en el que no me hagan falta mis padres. Si pudiera tenerlos acá de nuevo conmigo, lo haría todo igual.

Tus hijos mayores ya se graduaron de la universidad. ¿Aún sigues involucrada en su crianza?

MS: Siento que mi trabajo diario es amar a mis cuatro hijos incondicionalmente y concentrarme en ellos. Todavía tengo un hijo en la escuela secundaria. Mi trabajo se adapta a él y a su horario.

Recientemente regresaste al periodismo televisivo. ¿Cómo encaja esto?

MS: Me siento afortunada de que me dejen volver en forma limitada. Mi meta es regresar poco a poco al periodismo de tal modo que cuando Christopher se vaya a la universidad, tendré algo que pueda convertirse en tiempo completo.

¿Ha sido difícil regresar a este trabajo?

MS: Cuando dejas tu carrera, es difícil retomar el camino. Las personas siguen con su vida. Las cosas cambian. La tecnología es diferente.

Recientemente hiciste una serie sobre la enfermedad de Alzheimer. ¿Qué mensaje te interesaba comunicar principalmente?

MS: Que el Alzheimer es una enfermedad de los boomers. Y que los jóvenes deben preocuparse por el Alzheimer porque terminarán cuidando a sus padres financiera, emocional y físicamente. Sacude toda la dinámica familiar y no es algo que va a ocurrir en otro momento. Está ocurriendo ahora, cada 68 segundos alguien en Estados Unidos desarrolla la enfermedad de Alzheimer.

En NBC haces reportajes sobre temas que impactan a las mujeres. ¿Por qué concentrarte en eso?

MS: Pasé mucho tiempo viviendo esos temas al ser hija del movimiento de la mujer y madre de hijas que quieren algo distinto. Y esos temas incluyen reportajes sobre mujeres y hombres: el cambio de roles de género en los hombres; la salud financiera, emocional y espiritual de la mujer. Cómo interactuamos con los hombres. Cómo criamos a nuestros hijos varones. 

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, con la esposa Maria Shriver, juramentado para su segundo mandato durante una ceremonia de inauguración en Sacramento.

AP Images

2007: María Shriver y su esposo Arnold Schwarzenegger, entonces gobernador de California.

Hay una conexión obvia en tu próximo "Shriver Report". 

MS: Setenta millones de mujeres y los niños que dependen de ellas están viviendo en la pobreza o al borde de ella en Estados Unidos.

En la Conferencia de las mujeres, poderosas mujeres discutieron el tema "¿Lo puedo tener todo en la vida?" Comencé a pensar en las mujeres que se quedan fuera de esta discusión. Están inmersas, haciéndolo todo y mirando a su alrededor diciendo: "¿Dónde está la ayuda? ¿Cómo se supone que lo logremos?" No las invitan a las conferencias de gente prominente. ¡Apenas les queda tiempo para lavarse el cabello! Quería averiguar qué necesitan estas mujeres y qué podríamos hacer diferente.

Gran parte de tu trabajo parece concentrarse en lograr cambios positivos en la vida de las personas. 

MS: Me encanta impulsar a la gente. Siempre les digo a mis hijos "nuestra meta es impulsarnos el uno al otro. El mundo te derriba". Quiero que ese sea mi trabajo. Para eso creo que soy buena.

Hace poco hablaste en la graduación universitaria de Katherine sobre "el poder de la pausa", la importancia de detenerte y evaluar dónde estás en la vida. ¿Siempre has podido hacer esto?

MS: No, no. He tenido que trabajar muy duro en ello. Algunas veces la gente me pregunta: "¿Te acuerdas de eso?" Y yo pienso, "No". Vivía tan de prisa que no me acuerdo en lo absoluto. Mi recorrido estaba tan centrado en el periodismo. Me he esforzado para entender que yo no soy mi trabajo y que las cosas cambian más allá de tu control y que no valgo por lo que hago. Les digo a mis hijos que su valor proviene de su autoestima.

Es difícil cambiar esos patrones tan arraigados.

MS: Pero sí puedes. Mis hijos dicen, "Es difícil". Y yo les digo, "Bueno, ¿y acaso alguien les dijo que todo tenía que resultarles fácil?" Y "las dificultades", como les digo a mis hijos, "ayudan a aumentar la autoestima".

Entonces, ¿cómo logras aumentar tu autoestima?

MS: Primero, tienes que desacelerar tu vida para averiguar si estás viviendo la vida que realmente estás destinado a vivir. ¿Estás solo deslizándote por la vida? ¿Eres un muerto en vida? Conozco a muchas personas que dicen que se sienten así. Detestan sus trabajos y sus vidas. Es un comentario tan triste sobre nuestra sociedad. No fui educada para ponerme a mí primero, pero tienes que hacerlo porque si no te sientes íntegra, no vas a ser una buena madre, una buena pareja, no vas a ser buena en tu trabajo. 

Es tu responsabilidad saber quién eres. ¿Qué tiene valor para ti? ¿Cuál es tu misión? ¿Qué te hace feliz? Es tu responsabilidad averiguar eso hoy, porque eso es lo que realmente deberías estar haciendo acá.

¿Cómo aprendiste a hacer estas cosas?

MS: [Pone los ojos en blanco.] Hay que leer, hablar y escuchar mucho. El dolor también enseña mucho estas lecciones.

¿Cuán importante es la fe en tu vida?

MS: Es esencial. Pero es una fe en Dios, en un poder mayor, y una fe en ti mismo de que podrás sobrevivir.

Presidente Kennedy a bordo del 'Honey Fitz

Corbis

1963: María Shriver (centro) a bordo del Honey Fitz con su prima Caroline Kennedy y su tío, el presidente John F. Kennedy.

Has hablado de quitarte la armadura, abandonar las expectativas y ser fiel a ti misma.

MS: Eso es un trabajo de toda la vida y probablemente la cosa más difícil que tiene que hacer alguien. Si no lo haces, te ahogas con todo eso.

¿Y el dolor y la pérdida? ¿Forman parte de la armadura que las personas se ponen?

MS: No puedes vivir tu vida sin haber pasado por dolor ni pérdida, pero no tenemos una buena cultura de duelo. Las personas no se visten de luto por un año. Se muere alguien y 48 horas después es, "Ya estás bien, ¿no?" A las personas no les gusta sentir su dolor. Quieren que todo regrese a la normalidad. Si estás despierta y no estás medicada, el dolor te consume. Comprender que tú no estás mal, y que lo superarás, es probablemente una de las cosas más importantes que puedes hacer.

Mi hija me dio recientemente una cita excelente: "Sé amable con las personas porque todo el que conoces está librando una batalla muy fuerte". Creo que todo el mundo va por la vida de este modo. Solo tienes que arrancar la costra, para que veas como sale todo. Creo que eso es bueno. Que salga todo.

¿Qué opinión tienes sobre envejecer? 

MS: Envejecer es un proceso normal de la vida, pero nunca estamos preparados para ello. Pero no pienso mucho en eso. Trato de rodearme de muchas personas jóvenes que están llenas de vida, energía e ideas. Mis padres hicieron eso también y siempre pensé que era algo inteligente.

Cuando fuimos a ver universidades con mis hijos, pensaba, "¡Cuánto no daría por tener su edad!" Pero realmente, no. He vivido una vida maravillosa. He tenido grandes experiencias y cumplido muchos de mis sueños y más. He sido amada y he amado. No cambiaría mi vida por la de nadie.

¿Te arrepientes de algo?

MS: Probablemente todo el mundo se arrepiente de algo, pero no puedes dejar que los arrepentimientos te consuman. Puedes decir, "Ojalá que esto no hubiera sucedido. Es una experiencia que no quisiera repetir".

¿Qué más te gustaría hacer que no hayas hecho todavía?

MS: Mucho. Me gustaría asistir a un retiro silencioso, porque hablo mucho. ¡Sería un verdadero reto! Me gustaría ser realmente buena en la meditación. Me gustaría ser realmente buena aceptando amor. Me gustaría ser realmente buena respecto al amor incondicional.

Maria Shriver en la Conferencia de la Mujer en Long Beach, CA, con sus cuatro hijos, 2010.

Cindy Gold

2010: María Shriver con sus hijos (de izquierda a derecha) Katherine, Patrick, Christina y Christopher.

Parece que estás haciendo un buen trabajo en ese aspecto con tus hijos. ¿Tu madre es el modelo de estilo de crianza?

MS: Admiro mucho a mi madre, pero soy un tipo distinto de madre. Mi madre no me acarició, pero no puedes dar lo que no hayas recibido. Estoy segura de que mis hijas serán madres diferentes a mí. Les dije anoche: "serán imperfectas. Todos lo somos. Y tratarán de dar lo mejor de sí. Abran su corazón. Sigan aprendiendo".

¿Te da miedo quedarte con un nido vacío?

MS: Creo que si estás despierta en la vida, temes quedarte sola. Pero si te enfrentas a ese miedo, dándote cuenta de que en última instancia todos venimos solos al mundo y terminaremos solos, podrás disfrutar de tu soledad.

¿Preferiría una casa con 20 niños? Sí. ¿Siento que no veo la hora de que se vayan? No. Pero, ¿estaré bien cuando todos se hayan ido? Sí. Y me he esforzado para que ellos lo sepan.

¿Te entusiasma la idea de tener nietos algún día?

MS: Christina dice que cuando tenga hijos me los va a dar a mí. ¡Cuento con eso! Si no, ¡probablemente acepte a los hijos de otros! ¡Podría comenzar una guardería infantil! ¿Quién sabe?

Al venir de una familia grande, probablemente te sientes muy cómoda en una casa llena de personas.

MS: No me gusta vivir sola. Durante el verano comparto una casa con dos de mis hermanos y me encanta. ¡Tal vez algún día me una a una comunidad! ¡Constantemente busco a gente que quiera vivir conmigo! 

¿Eres feliz?

MS: Sí, muy feliz. Estoy feliz aquí, hablando contigo. Pero no creo que ser feliz signifique andar "Feliz, feliz, feliz" todo el tiempo. Creo que solo puedes saber si eres feliz si sabes lo que es estar triste y si no te mientes a ti misma. El otro día una mamá en el torneo de polo acuático de mi hijo dijo: "la conformidad se subestima tanto". Le dije, "Vaya, es verdad. Estoy conforme. Tengo una buena vida". Mira, gran parte del mundo se muere de hambre. Nosotros estamos bien.

¿Quieres encontrar el amor de nuevo?

MS: He sido bendecida por el amor de mis padres, por el amor que tuve con Arnold, por el amor de mis hijos y mis amigos. Creo que eso te sostiene. Las preguntas "¿Tienes novio?" o "¿Estás casada?" nos consumen tanto en nuestra sociedad. No vemos el amor que tenemos en nuestras narices. Me siento rodeada de amor. Me siento bendecida en este momento en mi vida.

Meg Grant es la editora de la Costa Oeste para AARP The Magazine.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO