Skip to content
 

'Suscríbete y ahorra': ¿vale la pena comprar con estos planes?

Las ventajas y desventajas de suscribirte a las entregas regulares de productos.

Ilustración de una mujer y un cartero arrastrando 3 cajas y al fondo un calendario con las fechas de entrega de cada producto

BEN MOUNSEY-WOOD

In English

Los programas de suscripción de compras son populares por un buen motivo: con ellos, es más fácil obtener buenos precios en los productos que quieres, sin la molestia de comparar en varios lugares y pagar gastos de envío. No tienes más que darles tu tarjeta de crédito y aceptar la facturación automática; a partir de allí, puedes recibir buenos descuentos, el envío automático de cosas que usas regularmente y otros beneficios, según el comerciante.

Por un lado, estos servicios pueden hacer que comprar sea más fácil y placentero. “Hay muchísimos productos muy buenos que puedes comprar de esta manera, especialmente en pequeñas empresas y negocios emergentes”, dice Kevin Brasler, director ejecutivo de Consumers’ Checkbook, una organización sin fines de lucro que informa a los consumidores. Por otro lado, los planes de suscripción pueden ser una vía de drenaje para tus finanzas. Una vez que las empresas te convencen de que te suscribas, tienen la luz verde para hacer cargos a tu tarjeta de crédito indefinidamente, y también para aumentar los precios. “Las compañías se aprovechan al 100% de tu indolencia”, agrega Brasler. Por ejemplo, si tienes un plan de suscripción con un proveedor, es menos probable que compares precios en otro lado, observa. “Han eliminado el proceso de decisión”.

Otra señal de lo que puede salir mal: la Comisión Federal de Comercio (FTC) anunció recientemente medidas enérgicas para algunos servicios de suscripción y citó un aumento de quejas sobre tácticas engañosas de inscripción, incluidos cargos no autorizados o facturación continuada, imposible de cancelar. Entonces, ¿cómo decides si una suscripción es apropiada para ti? Antes de ingresar la información de tu tarjeta de crédito, hazte las cuatro preguntas siguientes.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. ¿Mejorará esto mi vida?

La entrega automática y regular de arena para gatos te ahorra el trabajo de cargar con bolsas pesadas desde la tienda hasta tu casa. Y si te gusta el café o probar nuevos productos de belleza o recetas nuevas, por ejemplo, un plan de suscripción podría ser un buen regalo para hacerte a ti mismo.

2. ¿Puedo confiar en que usarán bien mi tarjeta de crédito?

Siempre es bueno probar antes de comprar, pero ten cuidado con las ofertas introductorias que dificultan la cancelación del servicio. Busca la empresa en el sitio web del Better Business Bureau (BBB.org) para ver no solo las clasificaciones, sino también las quejas y denuncias. Lee la letra pequeña de la empresa sobre todos los costos, incluso cómo y cuándo cancelar. Mi marido tuvo mucha dificultad cuando trató de cancelar un popular servicio de suscripción de kits de comidas que compró para su madre cuando lo que él creía era una oferta introductoria de $20 terminó costándole $180. Una vez que se dio cuenta de su error, le resultó difícil encontrar un número de teléfono o una manera fácil de cancelar en la aplicación del servicio. Tuvo que soportar una larga conversación en línea con un terco agente de servicio al cliente antes de poder cancelar.

3. ¿Qué sucede si quiero saltarme un mes?

Busca términos que sean flexibles, aunque tal vez no sea fácil encontrarlos. La empresa de limpieza y atención personal Grove Collaborative te permite personalizar tu pedido, por ejemplo. Misfits Market, que vende frutas y verduras orgánicas, envía recordatorios por correo electrónico cuando es hora de hacer un pedido, y si no lo haces, no recibes nada. No hay ninguna presión.

4. ¿Es buen negocio?

Los planes al estilo “suscríbete y ahorra” tienen sentido cuando ofrecen descuentos en cosas que comprarías igualmente a precios sin descuento. Los envíos automáticos de Chewy, por ejemplo, te permiten ahorrar un 5% en los productos para tu mascota. La entrega automática de Amazon viene con descuentos de hasta el 15% (debes comprar cinco artículos para recibir esos ahorros). Sin embargo, puede ser difícil determinar si las cajas de suscripción como HelloFresh o Birchbox son una buena compra. Es casi imposible comparar cosas iguales —manzanas con manzanas— debido a las diferencias de modelos, tamaños y otros factores.

Hasta resulta difícil determinar si los programas de envío automático de un mismo artículo son eficaces con relación al costo. Yo tuve un plan de suscripción para la entrega de tinta HP Instant Ink para la impresora durante unos años, que te envía tinta automáticamente cuando se está acabando. Era cómodo, y HP dice que su plan les ahorra mucho dinero a los suscriptores. Pero yo no tenía forma de verificar en forma práctica que había hecho una buena compra. Terminé quedándome con el plan de todas formas porque era sumamente cómodo. La conclusión es que, normalmente, la comodidad se paga, de una u otra manera.


Lisa Lee Freeman, experta en consumidores y compras, fue fundadora y jefa de redacción de la revista ShopSmart de Consumer Reports.