Skip to content
 

7 maneras de mantenerte fresco sin gastar una fortuna

Hazle frente al exceso de calor sin salirte de tu presupuesto.

Mujer recoge su cabello con sus manos mientras está sentada en un sofá frente a un ventilador

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English 

Mantenerte fresco es difícil durante una enorme ola de calor, pero a eso añádele el aumento de precios de la energía y la inflación, y el resultado también puede ser realmente costoso. La última vez que verificamos, los costos de la energía habían subido un 41.6% en comparación con el año pasado, y los alimentos ahora cuestan un 10.4% más.

Para los adultos mayores con un presupuesto limitado, tener el aire acondicionado al máximo todo el día y un suministro inagotable de agua embotellada puede no ser ideal, pero existen otras formas de mantenerte fresco sin que te cueste demasiado, como las que se explican a continuación. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


1. Cierra las cortinas

Una de las maneras más fáciles de mantenerte fresco sin tener prendido el aire acondicionado todo el día es cerrando las cortinas durante el día. Esto evitará que entre el sol y que las habitaciones se sobrecalienten. Si tienes cortinas opacas, mejor aún. También hay láminas disponibles para las ventanas, que evitan que entre el calor sin sacrificar la vista. “Hacer lo que puedas para eliminar la fuente de calor que viene del sol realmente puede marcar una diferencia”, dice Mallory Micetich, experta en cuidados del hogar en Angi, la compañía de recomendaciones por internet para mejoras del hogar. 

2. Hazle mantenimiento al aire acondicionado

Si tienes que prender el aire acondicionado, asegúrate de que funcione los más eficazmente posible. De lo contrario, la unidad tiene que trabajar más duro, lo que significa que se gasta más dinero en energía. Un mantenimiento sencillo, como cambiar los filtros, puede mejorar el rendimiento de la unidad. “Con los costos en aumento, estamos tratando de extender la vida útil de las unidades para no tener que reemplazarlas a corto plazo”, dice Emily Irwin, directora principal de asesoría y planificación para Wells Fargo. Si tu aire acondicionado cuenta con un modo de ahorro de energía, úsalo, dice Irwin. 

3. Usa los ventiladores

Los ventiladores tienen mala fama en comparación con los aires acondicionados, pero pueden ser una excelente manera de mantenerte fresco sin gastar demasiado dinero. “Los ventiladores usan una fracción de la energía que usan las unidades de aire acondicionado”, dice Micetich. “Puedes mantener los ventiladores prendidos todo el día y no aumentar la cuenta de la luz como lo haría un aire acondicionado”. La mayoría de los ventiladores de techo son direccionales, lo que significa que puedes cambiar la manera en que giran las aspas y fluye el aire. Para mantener la habitación fresca, Micetich dice que las aspas deben girar en el sentido contrario de las manecillas del reloj. Eso ayuda a dirigir el aire frío de modo descendiente, es decir, hacia ti. En el invierno, las aspas de los abanicos deben girar en el sentido de las manecillas del reloj, para dirigir el aire frío hacia arriba. Crear una ventilación cruzada al usar un ventilador de techo y uno de ventana al mismo tiempo también es una forma económica y eficiente de enfriar tu espacio habitable. “Usar dos ventiladores puede reducir el calor por la casa”, dice Micetich. 

4. No uses el horno

Cocinar una comida de tres platos durante una ola de calor probablemente no es la mejor forma de usar tu tiempo y energía. Los hornos emiten calor y calientan la cocina en un par de grados. Lo mismo ocurre con otros electrodomésticos, como el lavaplatos o la secadora, que emiten calor cuando se usan. Evitarlos cuando la temperatura está candente puede ser una estrategia de enfriamiento. “Durante el verano nunca uso una secadora; esto reduce el uso de energía”, dice Micetich. “Aprovecha el calor y seca tu ropa al aire libre”. 

5. Pon atención al vestuario

En el invierno usa un suéter, pero en el calor extremo, mientras menos ropa uses, mejor. Ponerte ropa holgada y ligera, y dormir con sábanas en vez de mantas pesadas puede ayudar mucho para mantenerte fresco. Mantenerte hidratado al beber bastante agua y usar hielo reducirá la temperatura de tu cuerpo. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


6. Aprovecha las actividades que refrescan

Si no tienes los medios económicos para hacerte miembro de la piscina de tu vecindario o ir a la playa, todavía hay formas gratuitas de refrescarte. Muchas comunidades del país ofrecen maneras para que los adultos mayores se mantengan frescos durante los meses de verano, eso incluye los centros comunitarios, estaciones de enfriamiento, centros comerciales y bibliotecas, dice Irwin. Generalmente tienen aire acondicionado y no cobran una cuota de entrada. Los museos, cines y teatros a menudo ofrecen descuentos y actividades gratuitas a los adultos mayores, y pueden ser excelentes lugares para mantenerte fresco y entretenido. 

7. Compara los precios para poder ahorrar

Abastecerte de agua, helado, hielo o lo que sea que necesites para mantenerte fresco tampoco tiene que costarte una fortuna. Sin duda, la inflación está haciendo que los comestibles sean más caros, pero hay varias formas de encontrar descuentos y gangas; ya sea que eso signifique recortar cupones, hacerte miembro del programa de lealtad de tu supermercado local o aprovechar los días de adultos mayores. Pon atención al precio por unidad al comprar agua, dice Irwin. Querrás asegurarte de obtener el máximo valor por el costo. Si es posible, compra agua al por mayor para maximizar los ahorros. 

“No hay una solución única que sirva para todos” para mantenerte fresco sin gastar mucho, dice Micetich. “Se trata de acumular acciones pequeñas para que tengan un efecto mayor”.

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.