Skip to content
 

5 artículos con precios que suben rápidamente, pero bajan lentamente

Como la inflación continúa en aumento, los economistas llaman "cohetes y plumas" al fenómeno.

Dos imágenes, un cohete despegando, una pluma cayendo del cielo

GETTY IMAGES

In English

El índice de precios al consumidor (CPI), el principal indicador de inflación del Gobierno, subió un asombroso 9.1% en junio desde donde estaba un año antes, según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

Es posible que hayas notado que durante la reciente ronda de inflación los precios han aumentado rápidamente hasta el punto en que un galón de gasolina podía aumentar 10 centavos o más cada día. Tal vez también notaste que los precios de la gasolina disminuyen muy, muy lentamente.

Los economistas tienen un término para esto: “cohetes y plumas”. Los precios a menudo se disparan como un cohete y bajan poco a poco como plumas. Y los precios de algunas cosas —generalmente las facturas por trabajos que requieren mucha mano de obra, como la reparación de autos— nunca parecen caer. ¿Por qué es esto, y qué facturas podemos esperar que caigan muy lentamente, o tal vez nunca?


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Cohetes y plumas

A los economistas les gusta usar los precios de la gasolina como ejemplo del fenómeno de los cohetes y las plumas, en parte porque las personas ven los precios de la gasolina casi todos los días, y porque el precio de la gasolina sigue en gran medida el precio del petróleo. Los precios del petróleo crudo explican el 59% del costo de un galón de gasolina. En general, los precios del petróleo y la gasolina van en la misma dirección, pero los precios de la gasolina suben más rápidamente y bajan más lentamente.

A modo ilustrativo. El precio promedio de la gasolina regular comenzó el año en $3.15, según la Reserva Federal. Alcanzó su máximo récord de $5.02 por galón el 14 de junio, según la AAA, un aumento del 60%. El precio de un barril de petróleo aumentó un 56% desde principios de año hasta su precio pico de $123.64 el 8 de marzo. ¡Cohetes!

El barril de petróleo ha visto su precio caer a $104.09, una reducción del 19%. Gasolina El precio se redujo un 7%. Plumas.

¿Por qué el retraso? Tres razones, en el caso de la gasolina.

  • La demanda. “En el mes de julio la demanda es alta”, dice Tom Kloza, director global de análisis energético del Oil Price Information Service. “Las personas sienten que tienen derecho a tomar vacaciones, ya sea que tengan que pagar $5 por galón o no”.
  • Viajes aéreos. A medida que miles de vuelos se cancelan cada día, conducir se ha vuelto cada vez más atractivo para los viajeros. “Es una pesadilla”, dice Kloza. Las personas prefieren considerar conducir 800 millas antes de tener que soportar largas filas en el aeropuerto y vuelos retrasados.
  • Oportunidad. Es decir, para las compañías energéticas. “Digamos que operas una tienda de sándwiches en un área vacacional”, dice Kloza. “Y súbitamente, los precios de la carne, el queso y el pan se reducen en un 20%. Pero es julio y es temporada alta. No hay ninguna razón de peso para reducir los precios. Aprovechas la oportunidad que se te presenta".

 

Tres imágenes, un distribuidor de gasolina, sección de vegetales en un supermercado, y sección de carnes

GETTY IMAGES

Precios flexibles vs. rígidos

Los economistas llaman “flexible” el precio de algunos bienes y servicios, lo que significa que pueden subir y bajar mucho, si bien otros, como el agua, los servicios de alcantarillado y de recolección de basura, son "rígidos”. No se ajustan con frecuencia. (Y cuando lo hacen, tienden a no volver a bajar). Estos son los cinco componentes más flexibles del índice de precios al consumidor, según el Banco de la Reserva Federal de Atlanta:

1. Combustible del motor. Como todos hemos visto, el precio de la gasolina, el diésel y otros combustibles de motores puede dispararse (y caer) drásticamente. En una semana extraordinaria en abril del 2020, el precio del barril de petróleo se redujo a $36.98, lo que significó que los vendedores, en teoría, tuvieron que pagar a los compradores $36.98 para poder venderlo. (Esto estaba en el mercado de futuros, donde las leyes normales de la economía no siempre se aplican). Durante los 12 meses que terminaron el 30 de junio, el combustible para motores subió un 60.2%. 

2. Alquiler de autos y camiones. Las compañías de alquiler de autos recortaron sus flotas durante la pandemia de COVID-19 y se han demorado en reponerlas. Y no es sorprendente que los precios de los alquileres tienden a aumentar en el verano y durante las fiestas, y luego caen. “No vemos la inflación como necesariamente algo malo para nosotros, ya que esto crea más disciplina en toda la industria en términos de precios y asignación de activos”, dijo Kenny Cheung, directora financiera de Hertz Cheung durante una reunión de inversionistas en abril. Los precios de los alquileres de autos y camiones han bajado un 7.7% en los últimos 12 meses, después de un aumento del 15.9% en el 2021.

3. Frutas y verduras frescas. Las uvas que comes en febrero probablemente provienen de Chile o Sudáfrica. Sin embargo, si vas a comprar calabacines en julio, estás pagando muy poco —o los comes de gratis gracias a tu huerto casero—. El precio de las frutas y verduras frescas ha aumentado un 7% en los últimos 12 meses.

4. Gas y electricidad. Necesitas una fuente de energía para producir electricidad, y gran parte de la electricidad en Estados Unidos está fabricada con gas natural. Al igual que con el petróleo, los precios del gas natural dependen de una serie de factores, desde el clima hasta la demanda industrial y agrícola. (Producir la mayoría de los fertilizantes requiere cantidades prodigiosas de gas natural). El precio del gas natural ha aumentado un 38.4% en los últimos 12 meses.

Carnes, aves, pescado y huevos. Un verano caluroso o un invierno frío ártico pueden afectar el precio de estos productos básicos en tan solo unas semanas. El precio de las carnes, aves, pescado y huevos ha aumentado un 11.7% en los últimos 12 meses.

 

Tres imágenes, mujer detrás de una pila de libros, camión recolector de basuras, sección de licores en una tienda

GETTY IMAGES

Precios rígidos

Algunos componentes del CPI son casi glaciares en su aumento, y muchos de ellos requieren una gran cantidad de mano de obra o una acción del Gobierno. Los cinco componentes del CPI que aumentan con menos frecuencia:

  • Cargos de los vehículos motorizados. Es probable que el precio de tu auto no aumente mucho, principalmente porque generaría la mala voluntad del público. El costo de las tarifas de los vehículos motorizados ha aumentado un 1.5% en los últimos 12 meses.
  • Servicios de agua, alcantarillado y recolección de basura. No todos estos servicios son administrados por el Gobierno, pero sus precios tienden a aumentar lentamente. Estos cargos han aumentado un 4.4% en los últimos 12 meses.
  • Servicios de atención médica. La BLS los describe como servicios médicos profesionales, servicios hospitalarios, servicios en hogares de ancianos, cuidado diurno para adultos y seguro médico. Esta categoría puede incluir algunos servicios que aumentan más rápido que otros: Tu dentista puede aumentar los precios más rápido que el centro de cuidados diurnos para adultos. Combinados, estos han aumentado un 4.8% en los últimos 12 meses.
  • Educación. Sorprendentemente, el costo de la matrícula, los libros de texto y el cuidado diurno es relativamente estable. Aumentaron un 2.7% en los últimos 12 meses.
  • Bebidas alcohólicas. Puedes gastar mucho en cerveza artesanal y bourbon de Kentucky, pero la mayoría de los precios del alcohol aumentan relativamente lentamente, especialmente los de consumo en el hogar. En los últimos 12 meses, las bebidas alcohólicas han aumentado un 4%.