Skip to content
 

Qué efecto tendrán los aumentos de las tasas de interés de la Reserva Federal

Tus ahorros se beneficiarán con mejores tasas, pero el costo de pedir dinero prestado será mayor.

Números del año 2022 con una flecha en diagonal hacia arriba para indicar incremento en los intereses

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

La Reserva Federal aumentó los costos de pedir un préstamo para bajar un poco la inflación más alta de los últimos 40 años. El miércoles, el banco central aumentó la tasa de fondos federales llamados a un rango de 0.75 a 1%, en el segundo de lo que la Reserva prevé que sea una serie de aumentos este año.

Esas tasas mínimas que han contribuido prácticamente nada a tus cuentas de ahorro —pero te facilitaron la toma de préstamos — se anticipa que aumenten gradual pero constantemente en el 2022 y después, de acuerdo con la Reserva. Eso significa que este es el momento de que quienes están cerca de la jubilación o ya se han jubilado comiencen a planificar una estrategia para mantener sus finanzas en orden.

Por qué se proyecta el aumento de las tasas

En el 2020, cuando comenzó la pandemia, la economía cayó en una recesión breve y abrupta. La Reserva Federal, cuya tarea es combatir la inflación y mantener la economía en crecimiento, redujo marcadamente su influyente tasa de interés de fondos federales a corto plazo a un valor de casi cero e incrementó su programa de compra de bonos para reanimar la economía.

El organismo ahora se inclinó hacia una política menos estimulante para enfriar la economía y combatir la creciente inflación originada por la demanda acumulada, los problemas en la cadena de suministro y el aumento de los precios del petróleo debido a la invasión de Ucrania por parte de Rusia. En marzo, los precios al consumidor aumentaron en un 8.5% con respecto a un año atrás, el aumento más rápido desde 1982. Al mismo tiempo, el índice de desempleo del país cayó al 3.6%, lo que coloca al mercado laboral cerca del objetivo de la Reserva Federal de llegar al nivel máximo de empleo.

Las proyecciones de la Reserva indican que planea aumentar la tasa de fondos federales —una tasa fundamental— seis veces más este año, con incrementos del 0.25% cada vez. "Claramente, es el momento de aumentar las tasas de interés", dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, en una rueda de prensa en marzo, añadiendo que la economía es muy fuerte y está preparada para soportar unos costos más altos de tomar préstamos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Un beneficio para los ahorristas que reciben retornos mínimos

A pesar de que el estímulo federal ayudó a recuperar la economía luego del cierre causado por la COVID-19 en el 2020, fue un castigo para los ahorristas, particularmente para los jubilados que dependen de un ingreso seguro y estable. El dinero depositado en cuentas de ahorros o del mercado monetario, por ejemplo, actualmente paga solo entre el 0.06 y el 0.08% de interés, respectivamente, y un certificado de depósito (CD) a doce meses rinde apenas el 0.17%, según los últimos datos de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC).

“La verdad es que los bajos rendimientos han sido fantásticos para quienes desean tomar préstamos, pero las bajas tasas de interés han sido muy penosas para los ahorristas”, dice Warren Pierson, director gerente y codirector de inversiones en la firma de gestión monetaria Baird Advisors.

Algo del sufrimiento de los ahorristas desaparecerá a medida que la Reserva Federal aumente las tasas. “Los jubilados tienden a beneficiarse cuando aumentan las tasas”, dice Gary Schlossberg, estratega global en Wells Fargo Investment Institute.  

De todos modos, los ahorristas no deben esperar una ganancia de un día para otro, como en la lotería. Las tasas aumentarán en el 2022, el 2023 y el 2024 hasta llegar a alrededor del 3%, pero están partiendo de una base tan baja que las ganancias que verán los ahorristas sobre el dinero en efectivo depositado en cuentas del mercado monetario o en certificados de depósito serán modestas. Por ejemplo, un certificado de depósito de $10,000 a doce meses, que dentro de un año pagaría alrededor del 2%, igualmente generaría solo $200 de interés cada año. Y si la inflación continúa siendo alta, los retornos de tus ahorros no se mantendrán a la par del aumento de los precios de las cosas que compras, como gasolina, alimentos y muebles, dicen los profesionales de finanzas personales.

“Las tasas están bajas, y los aumentos modestos no van a modificar eso”, dice Greg McBride, analista financiero jefe en Bankrate.com (en inglés).

No esperes que los grandes bancos del país aumenten rápidamente el interés que pagan por el dinero en efectivo cada vez que el banco central de la nación aumente las tasas en un 0.25%, agrega McBride. Los bancos ya tienen una gran cantidad de depósitos y no necesitan aumentar las tasas para atraer más dinero, dice. Si estás decidido a obtener el mejor rendimiento de tus ahorros en efectivo, la mejor opción es usar uno de los bancos en línea, que ofrecen tasas mucho más competitivas, sugiere McBride.

Advertencia para los usuarios de préstamos: los costos están aumentando

Si debes dinero, el costo del interés aumentará en las cosas que están vinculadas con el aumento de la tasa clave de la Reserva Federal: hipotecas con tasa ajustable (ARM), líneas de crédito sobre el valor neto de la vivienda (HELOC), préstamos para automóviles y tarjetas de crédito, por ejemplo. “El costo de todas esas cosas que compras con un préstamo será más alto”, dice Bill Schwartz, director gerente y planificador financiero certificado en Wealthspire Advisors. “Tal vez esa casa más grande que ibas a comprar al 3.25% ya no sea asequible a una tasa del 4 o 5%”. Una manera de contrarrestar el impacto de los intereses más altos sobre tu billetera es mantener un puntaje crediticio tan alto como sea posible, ya que los bancos y las compañías de tarjetas de crédito ofrecen tasas más bajas a sus clientes que representan un riesgo menor porque tienen un buen puntaje crediticio.

Y si tienes deuda de tarjetas de crédito, también pagarás más en intereses. “Las tasas más altas son otra forma de inflación”, dice McBride, de Bankrate. “Achican el ingreso disponible y es más difícil reducir la deuda”. Pero hay maneras de evitar pagar más intereses, incluso cuando la Reserva Federal avance en su ciclo de ajuste de tasas. Si tienes una tarjeta de crédito, por ejemplo, la mejor manera de mantener un tope sobre el costo de los intereses es pagar la deuda tan pronto como puedas, dice Ross Mayfield, analista de estrategias de inversión en Baird. Aprovechar una oferta de 0% de interés al transferir el saldo de una de tus tarjetas también puede facilitar el pago de esa deuda de altos intereses.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


A las personas que desean refinanciar sus hipotecas, se les está terminando el tiempo. Si tienes una hipoteca ajustable (ARM) o un crédito HELOC —productos hipotecarios cuyas tasas de interés aumentan según los aumentos de tasas que dicta la Reserva Federal—, podría ser buena idea pasar a una hipoteca con tasa fija ahora, antes del próximo aumento, agrega McBride, de Bankrate.

“La refinanciación sigue siendo muy atractiva”, dice McBride. “Y, especialmente para las personas mayores que tienen ingresos fijos y ven que la inflación está aumentando sus costos, la posibilidad de refinanciar la hipoteca para reducir el pago mensual es una forma de aliviar sus presupuestos”.

En definitiva, los aumentos de las tasas no son el fin del mundo. Y es importante mantener las noticias sobre el cambio de estrategia de la Reserva Federal en perspectiva, dice Andy Smith, director ejecutivo de planificación financiera en Edelman Financial Engines. “Haz todo lo que puedas para asegurar que enfocas esto de la manera correcta y que dejas de lado la emoción tanto como sea posible”, dice Smith. Eso significa hacer pequeños ajustes aquí y allá para aprovechar las tasas más altas de ahorro o reducir el costo de tus préstamos, pero mantener tu cartera a largo plazo —la cual debe incluir bonos y acciones— en piloto automático. Y si bien los aumentos de las tasas asustan al mercado a corto plazo, "la mayoría de los sectores en el índice bursátil S&P 500 logran obtener resultados positivos en el año siguiente al aumento", dice Gargi Chaudhuri, presidente de iShares Investment Strategy Americas.

Adam Shell es un periodista independiente; su carrera incluye trabajos como reportero especializado en mercados financieros en USA Today e Investor’s Business Daily, y contribuciones como editor adjunto y escritor en la revista Personal Finance, de Kiplinger.