Skip to content
 

Cómo calcular las ganancias y las pérdidas de capital en tu declaración de impuestos

Si tuviste resultados excelentes con operaciones inmobiliarias, acciones o criptomonedas, el Tío Sam reclama su parte.

Formulario 1040 del IRS que muestra ganancias y pérdidas de capital

Getty Images

In English

El 2021 fue un buen año para la mayoría de los activos financieros. El índice bursátil S&P 500 —una medida general del mercado de acciones de Estados Unidos y un componente primordial de muchas cuentas de corretaje y planes 401(k)— aumentó casi un 27% el año pasado. Muchas acciones individuales tuvieron ganancias aún mayores: Moderna, el fabricante de la vacuna contra la COVID-19, creció un 143%, y el fabricante de vehículos Ford Motor aumentó un 136%. Los propietarios de bienes inmuebles también vieron un marcado aumento en el valor neto de las viviendas; a noviembre del año pasado, la mediana de precio de una vivienda existente —es decir, el punto medio, donde la mitad de los precios fueron más altos y la otra mitad más bajos— había aumentado un 13.9% durante el año y llegó a $353,900.  

¿Las consecuencias? Toda esa apreciación de activos significa que las personas jubiladas que vendieron activos con grandes beneficios para pagar sus gastos mensuales o consolidar las ganancias, podrían esperar una cuenta considerable del IRS por ganancias de capital en el 2021. En términos simples, una ganancia de capital es un impuesto sobre el rendimiento (menos la base de costo) que obtienes al vender un activo financiero.

“La buena noticia es que ganaste mucho dinero el año pasado en múltiples inversiones; la mala noticia es que el Tío Sam viene a reclamar lo que le corresponde”, dice Daniel Genter, presidente, director ejecutivo y director de inversiones de RNC Genter Capital Management. Y cuando se trata de retornos sobre la inversión, añade, “lo que importa no es lo que ganas, sino lo que conservas”.

Para que tengas una idea de cuán grande es la tajada de las ganancias de inversión del año pasado con la que se quedará el IRS, te presentamos información básica acerca de las tasas de impuestos sobre las ganancias de capital en distintas inversiones, desde acciones hasta metales preciosos.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Distribuciones jubilatorias

Si tienes 59 años y medio o más y retiraste dinero de cuentas tradicionales de jubilación —como un plan 401(k) o una cuenta IRA, que contienen dólares sobre los que no has pagado el impuesto a los ingresos—, se aplicará la tasa ordinaria de impuestos sobre los ingresos que te corresponde. Por lo tanto, toda distribución de un fondo jubilatorio que hayas realizado en el 2021 formará parte de tu ingreso imponible, tal como sería un cheque de nómina o el interés que ganas en una cuenta de ahorros o en un certificado de depósito. Las categorías de impuestos del IRS para el 2021 (que se basan en categorías de ingresos) son del 10%, 12%, 22%, 24%, 32%, 35% y 37%. El sistema de impuestos sobre los ingresos es escalonado: los contribuyentes individuales solo pagarán la tasa máxima sobre el ingreso imponible por encima de $523,600, y las parejas casadas que presentan una declaración conjunta pagarán la tasa máxima sobre el ingreso que supere $628,300.

Algo a lo que debes estar atento: cuando retiras una distribución grande para pagar cosas como la matrícula de la universidad de tus nietos o el anticipo de una casa para la jubilación, corres el riesgo de pagar más en impuestos debido a ese retiro de fondos. “Puedes pasar a una categoría de impuestos más alta”, dice Daniel Milan, socio gerente de Cornerstone Financial Services. Eso podría significar que una mayor parte de tus ingresos pagará una tasa más alta de impuestos.

Por supuesto, los retiros de cuentas Roth IRA y planes Roth 401(k) no están sujetos a impuestos porque esas cuentas de ahorro jubilatorio contienen dinero que ya ha sido gravado. Por eso, si retiras $100,000 de una cuenta Roth IRA para comprar una casa en la playa, por ejemplo, no adeudarás ningún impuesto sobre esa distribución.

Acciones

Cuando vendes acciones y ganas dinero en la transacción, esa ganancia está sujeta a impuestos sobre las ganancias de capital. (Eso supone, por supuesto, que la venta no se realizó dentro de una cuenta con protección tributaria, como un plan 401(k)). Y si ganaste mucho dinero en criptomonedas, como el bitcóin, también deberás pagar el impuesto a las ganancias de capital. El monto de impuestos que deberás desembolsar dependerá de cuánto tiempo conservaste el activo antes de venderlo y de cuál es tu ingreso imponible. Las ganancias sobre activos que se mantienen por un año o menos son ganancias de capital a corto plazo y pagan impuestos a la misma tasa que los ingresos ordinarios, es decir, entre el 10 y el 37%.

Las ganancias derivadas de la venta de activos que se mantienen más de un año son ganancias de capital a largo plazo. Estas pagan menos impuestos, y cuanto más bajo sea tu ingreso imponible, menor será la tasa del impuesto a las ganancias de capital a largo plazo. El IRS dice que el impuesto a las ganancias netas de capital para la mayoría de las personas no supera el 15%. Estas son las tasas de impuestos sobre las ganancias de capital para el año fiscal 2021.

  • 0% de impuesto sobre ganancias de capital: si tu ingreso imponible es de $40,400 o menos (contribuyente soltero) o de $80,800 o menos (contribuyente casado que presenta declaración conjunta), pagarás 0% en ganancias de capital.
  • 15% de impuesto sobre ganancias de capital: el impuesto del 15% sobre las ganancias de capital se aplica a quienes tienen ingresos moderados y altos de más de $40,400 y hasta $445,850 para contribuyentes solteros; más de $80,800 y hasta $501,600 para contribuyentes casados que presentan declaración conjunta; más de $54,100 y menos de $473,750 para jefes de familia, y más de $40,400 y hasta $250,800 para contribuyentes casados que presentan declaración separada.
  • 20% de impuesto sobre ganancias de capital: la tasa del 20% se aplica cuando el ingreso imponible supera los límites establecidos para la tasa del 15% sobre las ganancias de capital.

Este es un ejemplo sencillo que ilustra los beneficios de mantener las acciones más de un año. Supongamos que se trata de una pareja casada con ingresos imponibles de $150,000. La tasa marginal de impuestos es del 24%, lo que significa que si venden acciones que tuvieron menos de un año, y la transacción les aporta una ganancia neta de $10,000, pagarán $2,400 en impuestos. Por el contrario, si conservan esas mismas acciones al menos un año antes de venderlas, pagarán solo $1,500 en impuestos porque se aplicará la tasa más baja sobre las ganancias de capital a largo plazo. De modo que, con solo mantener el activo más de un año, les quedarán $900 más de ganancias después de impuestos.

“Si conservas el activo por un año y un día, la factura impositiva es totalmente diferente que si lo mantienes un día menos”, dice Hayden Adams, director de planificación tributaria y financiera en el Schwab Center for Financial Research.

Las ganancias de capital derivadas de la venta de acciones por lo general se documentan en el Formulario 1099-B que te envía tu agente de corretaje, tu banco o la empresa que administra tu fondo.

Impuesto a los ingresos de inversión netos

El impacto impositivo es aún mayor para quienes ganan mucho dinero y además tienen altos ingresos por inversiones. Si tu ingreso bruto ajustado modificado (MAGI) supera los $200,000 (contribuyente soltero), $250,000 (contribuyente casado que presenta declaración conjunta) o $125,000 (contribuyente casado que presenta declaración separada), es posible que adeudes también un impuesto del 3.8% sobre el ingreso de inversión neto, o NIIT, además del impuesto a las ganancias de capital que ya debes pagar. “Eso a menudo es una gran sorpresa para muchas personas”, dice Genter.

Este impuesto adicional se estableció en el 2013 para ayudar a financiar la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio (ACA). Si esto encierra algún aspecto positivo, es que el 3.8% adicional de impuestos se aplica solo al valor que sea menor: el total de tus ingresos de inversión netos o la porción de tu ingreso bruto ajustado modificado (MAGI) que excede el límite de ingresos para tu categoría de contribuyente.  Y no se aplica a las ganancias derivadas de la venta de tu residencia personal.

Bienes raíces

Sin lugar a duda, el mercado del 2021 estuvo dominado por los vendedores. Los precios de las viviendas han estado aumentando constantemente desde que comenzó la pandemia, ya que las personas buscan más espacio y mejor ubicación, lo que ha empujado la mediana de precios hasta las siete cifras en muchas ciudades en todo el país. Pero muchas personas que vendieron una vivienda que había sido su residencia principal durante muchos años recibieron una importante factura de impuestos sobre las ganancias de capital. Eso se debe a que, si eres soltero, solo los primeros $250,000 de ganancias están libres de impuestos, y ese límite aumenta a $500,000 en el caso de parejas casadas que presentan una declaración conjunta. “Con el tipo de apreciación que hemos visto en algunos mercados, esos números no cubren mucho”, dice Genter.

De hecho, cuando las casas se venden por millones de dólares, la ganancia neta derivada de una venta puede superar en mucho las exenciones libres de impuestos que ofrece el IRS.

“Si estás casado y compraste una vivienda por $500,000 más de un año atrás y la vendes por $1,000,000, no deberás impuestos; tu ganancia de $500,000 no será gravada”, explica Milan. “Pero si la vendes por $1,250,000, tendrás una ganancia de capital de $250,000”. Esa ganancia pagará impuestos a la tasa que se aplica a las ganancias de capital a largo plazo, entre un 15 y un 20%, según tu nivel general de ingresos imponibles.

Segundo hogar

Es más difícil encontrar ahorros impositivos cuando tienes una segunda propiedad, como una casa de vacaciones en la playa o en la montaña. El IRS considera los segundos hogares como un activo de capital y, por lo tanto, cuando vendes este tipo de viviendas, las ganancias se gravan como ganancias de capital, tal como sucede con las acciones. De modo que si no eres rico y compraste una casa de vacaciones por $500,000 y la vendiste dos años después por $600,000, lo más probable es que pagues un impuesto del 15% por ganancias de capital a largo plazo sobre tus ganancias de $100,000. El impuesto sería de $15,000.

Metales preciosos

Si has estado intentando compensar las consecuencias de la creciente inflación y has comprado y vendido activos como oro, plata y otros metales preciosos, el impuesto sobre las ganancias de capital no es el máximo normal del 20% que se aplica a las acciones, sino del 28%. Eso se debe a que el IRS considera el oro y la plata como “artículos de colección” y aplica un 28% de impuestos sobre las ganancias de capital a las ganancias que derivan esos metales. La misma tasa del 28% sobre ganancias de capital se aplica a las ganancias obtenidas de los fondos cotizados en bolsa (ETF) que invierten en oro y plata físicos, arte y monedas raras.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Consejos para ahorrar en tus impuestos

Entonces, ¿qué puedes hacer si quieres recortar el impuesto sobre las ganancias de capital en el 2022? Adams, de Schwab, ofrece varios consejos: de ser posible, mantén activos durante más de un año para que puedas recibir el tratamiento impositivo más favorable que se aplica a las ganancias de capital a largo plazo. Piensa antes de hacer clic en el botón “Vender”. “Es muy fácil comprar y vender hoy en día”, dice. “Clic, clic, clic, y listo. Pero piensa antes de vender, para que puedas minimizar tus impuestos”.

Y agrega que no siempre se deben vender los valores ganadores. Vender una acción con pérdidas puede ahorrarte impuestos. Con las pérdidas, puedes compensar las ganancias de capital. Si tienes más ganancias que pérdidas, puedes deducir hasta $3,000 de tus ingresos por las pérdidas. Y si las pérdidas son más de $3,000, puedes trasladar el saldo a años futuros.

“Tómate tiempo y prepara una estrategia”, dice Adams.

Adam Shell es un periodista independiente; su carrera incluye trabajos como reportero especializado en mercados financieros en USA Today e Investor’s Business Daily, y contribuciones como editor adjunto y escritor en la revista Personal Finance, de Kiplinger.