Skip to content
 

Maestra jubilada, de 77 años, pierde $45,000 en una estafa de tarjetas de regalo

El delincuente la convenció de que comprara tarjetas en Apple, Target y Macy's.

Mujer mayor sentada en un comedor donde ve su computadora para una reunión en línea con su familia

Getty Images

In English

Jo, una maestra jubilada de 77 años radicada en Los Ángeles, prefiere comenzar su día "con una sonrisa". Así, en una mañana de febrero, se sentó delante de su computadora para enviarles a sus amigos una tira cómica de Far Side.

Su sonrisa se borró cuando apareció en la pantalla un aviso, supuestamente enviado por Microsoft, de que había un problema y que debía llamar al número de teléfono indicado en la ventana emergente.

Así empezó un calvario de tres días, en el que unos delincuentes la convencieron de que su tarjeta de crédito se había usado para gastar $15,000 en pornografía infantil proveniente de China. Se trata de un engaño que existe desde hace mucho tiempo.

Uno de los ladrones le prometió a Jo que podía resolver el problema ficticio, pero solo si ella invertía una pequeña fortuna en tarjetas de regalo. Jo gastó $45,000 para cumplir con las instrucciones del estafador, quien le fue exigiendo cada vez más, mientras le advertía que podría ser descubierta por haber comprado pornografía infantil, que había una orden de arresto en su contra y que existían indicios de que ella había lavado dinero. Pero nada de eso era cierto.

"No puedo creer que yo haya hecho esto. Soy astuta", dice Jo, mientras se le quiebra la voz. "Todo parecía tan auténtico".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Llamó a la línea de ayuda de AARP

Jo llamó a la línea de ayuda de la Red contra el Fraude, de AARP, al 877-908-3360, y se dejó entrevistar para este artículo; con el fin de proteger su privacidad, no se publica aquí su nombre completo.

Según Microsoft, las estafas de asistencia técnica son un "problema mundial, cada vez más generalizado, que afecta a toda la industria; los delincuentes siempre están en busca de maneras nuevas y sofisticadas de estafar a los consumidores". 

Estas estafas suelen basarse en supuestos fallos informáticos que los estafadores afirman poder reparar. En el caso de Jo, el problema ficticio era el uso no autorizado de su tarjeta American Express.

Cuando Jo llamó al número (también ficticio) de Microsoft, contestó una mujer que, después de dar un nombre falso y un número de identificación de empleado, le preguntó: "¿Qué hacía usted hoy a las 4:30 de la mañana?".

"¡Estaba dormida, por supuesto!", le contestó Jo.

Delincuentes que trabajan en equipo

La mujer ofreció transferir su llamada a un "especialista" de American Express, quien se identificó con el nombre de Kevin Wright y dio un número de identificación de empleado. Cuando Jo negó haber comprado contenido pornográfico ese día antes del amanecer, él reaccionó como si no le creyera.

Tanto Wright como la mujer eran impostores. (Al comunicarse con Microsoft y American Express, Jo averiguó que ninguna de las dos empresas había tenido contacto reciente con ella).

Según Jo, en muchas ocasiones Wright le hablaba con calma y le transmitía tranquilidad. Él afirmó que investigaría el cargo de $15,000 pero que ella tendría que aportar tarjetas de regalo por el mismo valor, en caso de que el cargo resultara ser suyo. Después, Wright siguió insistiendo en que Jo comprara más tarjetas.

Gran parte de lo que él decía no tenía sentido, según Jo, pero ella sentía pavor. Cuando le pidió a Wright una explicación, este se exasperó. Además, Wright le advirtió repetidas veces que no hablara con otras personas sobre las tarjetas de regalo, supuestamente porque eso le dificultaría más comprobar su inocencia.

En ese primer día, Wright le dijo que esperaría en la línea telefónica mientras ella se vestía antes de ir a las tiendas. Jo utilizó su tarjeta American Express ese día para comprar $8,000 en tarjetas de regalo de Apple, $5,000 en tarjetas de Macy’s y $2,000 en tarjetas de Target, y le dio a Wright todos los códigos de canje. Además, Wright permaneció en la línea mientras ella conducía su auto de una tienda a otra.

A continuación, Wright le dijo que retirara $30,000 del banco para comprar más tarjetas. En el segundo día, Jo acudió a tres tiendas de Apple y en cada una gastó $9,000 en tarjetas de regalo, por un total de $27,000.

(De acuerdo con la ley federal, las tiendas deben informar al IRS sobre los pagos en efectivo que superen $10,000. Por lo tanto, es probable que el estafador le dijera a Jo que no gastara más de $9,000 en cada tienda de Apple, precisamente para evitar ese escrutinio adicional, según Jack D. Smith, especialista antilavado de dinero, y docente en la Facultad de Derecho de George Washington University).

En el tercer día, siguiendo las instrucciones de Wright, Jo gastó $3,000 en tarjetas de regalo de Target, con lo cual se agotó el monto que había retirado del banco. Así, el valor total de las tarjetas de regalo, cada una de entre $500 y $2,000, ascendía a $45,000.

Según Jo, algunos de los empleados de las tiendas la cuestionaron acerca de las compras, e incluso un supervisor de Macy's se negó a autorizar la transacción. El delincuente instó a Jo a que probara otro departamento de la misma tienda, donde sí se autorizó la compra. En ese momento, explica Jo, ella se molestó porque las tiendas le "hacían la vida difícil" y ante esos obstáculos ella "se inventó una historia sobre la marcha" y les explicó que algunas de las tarjetas eran para su sobrina.

Wright recurrió a otro truco: envió a Jo a dos ubicaciones para comprar criptomonedas pero, afortunadamente, ella no pudo lograr que las máquinas funcionaran.

Una enorme estafa

Después de que terminara todo, Jo entendió la situación tal como era: una enorme estafa. Y por fin pudo ver con claridad las señales de peligro. Wright le preguntó una vez dónde iba a almorzar, pero no parecía saber que McDonald's era un restaurante. Cuando Jo le preguntó acerca de su acento, él negó que lo tuviera. Y cuando él le dijo que consultara su computadora para ver si había recibido la orden de arresto en su contra, Jo dudó que un documento tan importante se enviara por correo electrónico.

Jo denunció la estafa a la policía local, al FBI y a American Express. La empresa emisora de la tarjeta de crédito indicó que le expediría un crédito provisional mientras investigaba las compras realizadas el primer día en Apple, Macy’s y Target. Sin embargo, la empresa no descartó la posibilidad de cobrarle por los $15,000 que cargó a su tarjeta. (American Express no respondió a varias solicitudes de comentar para este artículo).

Además, Jo llevó su computadora a un experto, quien detectó un programa malicioso utilizado por los estafadores para acceder al dispositivo en forma remota.

Hoy se lamenta de haber gastado tanto dinero a petición de un delincuente; podría haberle regalado esos fondos a su sobrina.

Cicatrices duraderas

Más allá del dinero perdido, el delito ha dejado heridas emocionales. En algún momento Wright le dijo que alguien de su oficina iba rumbo a la casa de Jo para verificar los números de las tarjetas de regalo. Ella se asustó tanto que le pidió a una persona de confianza que se quedara con ella esa noche, y en los días siguientes se sintió ansiosa por todos los autos estacionados cerca de su casa.

Jo no sabe bien cómo esto pudo haber pasado, pero la exmaestra espera que otras personas puedan aprender de las fechorías cometidas por los delincuentes. Ella dice: "No quiero que nadie más caiga en ese engaño".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Declaraciones de las tiendas acerca del fraude relacionado con las tarjetas de regalo:

(Algunos enlaces en inglés)

Target

"Por desgracia, las estafas con tarjetas de regalo son un problema persistente en todo el sector minorista", expresó la vocera Kayla Castañeda. Target utiliza un "enfoque integral y de múltiples capas para combatir el fraude", el cual abarca la tecnología, la colaboración con las autoridades policiales y la capacitación de nuestro personal.

Macy's

"Para abordar este problema, es esencial que los consumidores estén bien informados", dijo un vocero. "Estamos haciendo lo posible por informar a nuestros clientes interesados en comprar tarjetas de regalo".

Cuando la víctima de una estafa se comunica con Macy's acerca de sus tarjetas de regalo, la empresa congela el saldo restante de las tarjetas pero, lamentablemente, los montos de estas suelen agotarse rápidamente.

Apple

La empresa no respondió a las solicitudes de AARP para que comentara al respecto.

En su sitio web se advierte: "No divulgues los números en el dorso de la tarjeta a personas desconocidas". Si crees haber sido víctima de una estafa relacionada con tarjetas de regalo de Apple, llama al 800-275-2273 y di "gift cards" ("tarjetas de regalo") cuando escuches la indicación correspondiente..

Microsoft, por su parte, comentó lo siguiente acerca de las estafas de asistencia técnica::

  • Cuando veas una ventana emergente que parece sospechosa: detente. No hagas clic. Denúnciala.
  • No llames a un número telefónico que aparezca en una ventana emergente. Jamás se incluye un número de teléfono en los avisos de Microsoft que informan acerca de errores o problemas.
  • Si crees que puedes haber sido víctima de una estafa, denúnciala en www.microsoft.com/reportascam.

Marie Rohde es una escritora que ha trabajado para el Milwaukee Journal Sentinel. También ha colaborado con Bloomberg News, Los Angeles Times, Chicago Tribune y la revista Milwaukee.

 

La Red contra el Fraude, de AARP, puede ayudarte a identificar y evitar las estafas. Inscríbete para recibir nuestras Alertas de vigilancia, consulta nuestro mapa de rastreo de estafas (en inglés) o llama gratis a nuestra línea de ayuda especializada en fraudes al 877-908-3360 si tú o un familiar sospechan que han sido víctimas de una estafa.