Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo saber si tienes demasiadas deudas

Conoce las primeras señales de advertencia de los problemas económicos.

Cuentas por pagar junto a un buzón.

Moment/Getty Images

In English | En las finanzas personales, los planificadores financieros dicen que hay una palabra que define los problemas económicos: deuda.

Pero, ¿cómo sabes si todo el dinero que debes (y todo el dinero que necesitas para pagar las cuentas cada mes) es demasiado? ¿Cuál es el punto crítico? ¿Cuál es el desencadenante que te hace enfrentar los números reales y admitir que tienes un problema?

Los asesores financieros sostienen que si observas la proporción entre la deuda y los ingresos puedes descubrir señales de que estás excedido. Pero antes de comenzar con las proporciones que debes calcular entre tu deuda y tus ingresos, compartimos algunas señales de advertencia que indican que tienes un problema con tus deudas.

Señales de advertencia

Si no te animas a abrir la cuenta de la tarjeta de crédito cada mes o empiezas a ocultarle las cuentas a tu pareja, es una señal de que debes demasiado. Usar una línea de crédito sobre el capital de tu vivienda o tarjetas de crédito con intereses altos para llegar a fin de mes es otra señal de estrés financiero. Pagar solo el mínimo de la tarjeta de crédito o pagar después de la fecha de vencimiento (y así acumular recargos por pagos atrasados) también es señal de peligro.

Otras señales que indican problemas incluyen una disminución de tu calificación crediticia que te lleva a la categoría del llamado “mal crédito”, no pagar una cuota de la hipoteca o del auto, o abandonar de pronto tu nuevo plan de pago de la deuda como abandonas una dieta de moda. “Cuando la deuda causa ansiedad y estrés, en general es porque has llegado a la categoría problemática”, señala Bryson Roof, asesor de inversiones del Roof Advisory Group, una división del Fort Pitt Capital Group.

El paso más importante que debes dar es admitir que tienes un problema de deudas y tomar medidas para resolverlo, indica Chrisanna Elser, planificadora financiera y fundadora de ThefinU, un sitio web de finanzas personales.

“Reconocer que tienes una deuda es como subirte a la balanza después del Día de Acción de Gracias: tal vez no sientas que has subido de peso (deuda), pero los números no mienten”, señala.

Hablando de números, en Estados Unidos la deuda familiar alcanzó un récord de $14.15 billones en el último trimestre del 2019, según el Federal Reserve Bank de Nueva York. Si bien la deuda hipotecaria de $9.56 billones representa la mayor parte de la deuda de los estadounidenses, la deuda de tarjetas de crédito aumentó el 5.3% en los últimos tres meses del 2019, lo que llevó los saldos adeudados a las tarjetas de crédito a $930,000 millones.

Además, los hogares que tienen deudas tan altas que han buscado asesoramiento financiero tienen saldos de un promedio de más de $20,000 en tarjetas de crédito sin garantía y tienen 5.6 tarjetas de crédito, según un análisis reciente de American Consumer Credit Counseling (ACCC). En Estados Unidos, el hogar promedio tiene una deuda de tarjetas de crédito de alrededor de $6,194, según ACCC, que cita datos de la agencia de calificación crediticia Experian.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Comienza a preparar tus hojas de cálculo

Ahora es el momento de usar la calculadora para sumar todos los pagos mensuales y determinar si tu deuda se puede pagar o si está descontrolada. Aquí incluimos algunas proporciones entre la deuda y los ingresos que pueden indicar que hay dificultades económicas en tu hogar.

La regla del 28%: deuda total del hogar/costos de vivienda

Una simple regla básica es mantener los costos de vivienda por debajo del 28% de tu ingreso mensual bruto. Por ejemplo, si ganas $60,000 al año y tu ingreso mensual bruto es de $5,000, el costo del alquiler o la hipoteca, los impuestos inmobiliarios y el seguro para propietarios debe ser de $1,400 o menos.

La desventaja de este cálculo es que no incluye otras deudas que puedas tener que pagar cada mes y que disminuyen más el flujo de efectivo.

La regla del 36%

Una proporción común que se usa en la industria financiera es la llamada regla del 36%, que dice que el total de la deuda mensual (que incluye todas las deudas de vivienda y las deudas de consumo, como tarjetas de crédito y préstamos estudiantiles) no debe superar el 36%. Por lo tanto, si tu ingreso mensual bruto es de $5,000, las facturas mensuales de las deudas no deben ser más de $1,800.

La mayoría de los bancos usan la proporción más inclusiva del 36% entre la deuda y el ingreso como uno de los factores para determinar si te otorgarán un préstamo hipotecario, señala Elser.

Sin embargo, debes tener en cuenta que estas proporciones se basan en el ingreso bruto y no consideran el ingreso neto, que es menor debido a los impuestos. Es muy posible que de todos modos tengas problema para pagar las cuentas después de incorporar los impuestos a la ecuación.

“Una proporción de servicio de deuda del 36% que se basa en el ingreso bruto fácilmente puede escalar a una proporción de más del 50% del ingreso neto y no dejar mucho dinero disponible para pagar los gastos diarios o para responder a otras emergencias financieras”, señala Elser.

Su consejo es actuar de forma más conservadora y aplicar la regla del 36% al ingreso neto, es decir, a la suma que cobras.

Deuda total vs. patrimonio neto

Otra manera de considerar tu situación financiera es comparar la cantidad de dinero que debes con tu patrimonio neto. En primer lugar, calcula tu patrimonio neto.

(El patrimonio neto es el total de los activos menos el total de las deudas).

Suma todos tus activos, como el valor líquido de tu vivienda, los saldos de las cuentas corrientes y de ahorros, las cuentas de inversión y los planes 401(k), la ropa, los muebles y cualquier otra cosa de valor. Luego resta de esa cantidad lo que debes de la hipoteca, lo que debes de las tarjetas de crédito, préstamos estudiantiles o dinero que hayas tomado prestado para comprar un automóvil.

El próximo paso es calcular la proporción entre tu deuda y tu patrimonio neto.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Proporción entre la deuda y el patrimonio neto = total de deudas/patrimonio neto

Es decir que si debes $250,000 y tus activos suman $500,000, la proporción entre tu deuda y tu patrimonio neto sería del 50%.

Cuanto más baja sea la proporción, mejor, ya que significa que tu deuda es mínima con respecto a tu patrimonio. Sin embargo, no es raro que los grupos familiares más jóvenes tengan un resultado peor debido a que cobran menos al comienzo de su carrera y a la vez hacen compras importantes con pagos mensuales altos, como una vivienda o un automóvil. Las personas mayores que tienen planes 401(k) considerables y ya han pagado toda la hipoteca suelen tener una proporción menor entre la deuda y el patrimonio.

Otra señal de que tienes demasiadas deudas es cuando tu puntaje de crédito comienza a bajar y los bancos y otros prestamistas te consideran un prestatario de alto riesgo o alguien que probablemente no pague los préstamos a tiempo o en su totalidad, agrega Joseph Polakovic, propietario y director ejecutivo de Castle West Financial.

“El objetivo siempre debe ser lograr un puntaje de crédito de 720 (que la agencia de calificación crediticia Experian considera “bueno”) o más”, señala Polakovic.

En resumidas cuentas, cuanto más alta sea tu deuda y más debas pagar mensualmente, mayor será el impacto en tu flujo de efectivo, es decir, el dinero que puedas disponer para saldar todas tus deudas.

“Debes asegurarte de que tienes ingresos suficientes para cubrir las deudas”, señala Polakovic.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO